Autor: Salas y Guirior, José. 
 En el día de San Juan. 
 "Siempre he afirmado que no deseaba que mi persona fuese motivo de discordia entre españoles" (Don Juan de Borbón)  :   
 "Eso no quiere decir que yo no continúe, como siempre, a la disposición y al servicio del pueblo español". 
 ABC.    25/06/1970.  Página: 35. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

«SIEMPRE HE AFIRMADO QUE NO DESEABA QUE MI PERSONA FUESE UN MOTIVO DE DISCORDIA ENTRE ESPAÑOLES» (Don Juan de Borbón)

«Eso no quiere decir que yo no continúe, como siempre, a la disposición y al servicio del pueblo español»

Lisboa 24. (De nuestro corresponsal, por teléfono.) A los varios millares de telegramas recibidos en unión de numerosas cartas en "Villa Giralda" el día 20, con motivo del cincuenta y siete cumpleaños del Conde de Barcelona, se han unido en el día de hoy muchísimos más para felicitarle en su fiesta onomástica.

Don Juan de Borbón, que oyó misa en familia a primera hora de la mañana, almorzó en un hotel de Estoril con unos 150 españoles venidos de distintos puntos de nuestra patria para ofrecerle e1 homenaje de su respeto y afecto en el día de su santo patrono. La mesa, presidida por Don Juan y Doña María de las Mercedes, estaba adornada con los colores españoles.

A los postres, el Conde de Barcelona pronunció las siguientes palabras: "Señoras, señores, queridos compatriotas: Quiero que mis primeras palabras sean para agradeceros muy sinceramente, tanto en nombre de Doña Maria como en el mío propio, el que hayáis venido en tan gran número a este almuerzo.

Sé que provenís de muchos puntos y regiones de mi querida España. A unos y a otros llevo muy cordialmente en mi pensamiento y os ruego transmitáis mi sincero saludo. Estoy seguro también de que estáis aqui no por mero afecto personal: os ha traído la lealtad a la Institución que represento.

Desde que acepté la sucesión de mi padre y la irrenunciable Jefatura de la Dinastía he procurado siempre encarnar con dignidad la Institución para que llegara un día en el que ésta pudiera ser útil al interés general de la nación. Siempre he afirmado también que no deseaba que mi persona fuese un motivo de discordia entre españoles. Lo repito. Pero eso no quiere decir que yo no continúe, como siempre, a la disposición y al servicio del pueblo español. Muchas gracias."

Una larga ovación coronó sus últimas palabras.

A la hora de comunicar, una gran cantidad de compatriotas, bien venidos de España con este motivo o pertenecientes a la colonia española residente en Lisboa, se encuentra en "Villa Giralda" testimoniando a Don Juan sus mejores deseos de felicidad en este día.

 

< Volver