Constitución del Consejo Económico Sindical de Cataluña, con asistencia del Príncipe Juan Carlos y cuatro ministros. 
 Los Órganos sindicales de abitraje no pueden ser representativos, según García-Ramal     
 
   12/01/1970.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

CONSTITUCION DEL CONSEJO ECONOMICO SINDICAL DE CATALUÑA, CON ASISTENCIA DEL PRINCIPE JUAN CARLOS Y CUATRO MINISTROS

Los Órganos sindicales de arbitraje no pueden ser representativos, según García-Ramal

BARCELONA.—A las doce de la mañana el Príncipe Juan Carlos presidió la constitución del Consejo Económico Sindical de Cataluña en el salón de actos de la Casa Sindical. Le acompañaban en la presidencia los ministros delegado nacional de Sindicatos, Comercio, Agricultura, comisario general del Plan de Desarrollo, asi como las primeras autoridades barcelonesas y las jerarquías sindícales.

Don Juan Carlos llegó, procedente de Madrid, en el expreso, acompañado de su ayudante de campo, teniente coronel Dávila. En la estación de Barcelona fue recibido por los ministros y primeras autoridades regionales. Desde allí se trasladó al palacio de Capitanía General, donde se aloja durante su breve estancia en nuestra ciudad. Poco después fue cumplimentado por los generales con mando en plaza que le fueron presentados por el capitán general de Cataluña.

Abierto el acto de constitución del Consejo Económico Sindical de Cataluña por el Príncipe, tomó la palabra el delegado provincial de Sindicatos de Barcelona, y a continuación, el secretario general de la Organización Sindical. Sucesivamente intervinieron en el acto constitutivo los ministros de Agricultura, de Comercio, comisario general del Plan de Desarrollo y el ministro delegado nacional de Sindicatos.

Don Enrique García-Ramal se dirigió a los presentes, diciendo: "Creedme si os digo que como modernos seremos sociales, como cristianos seremos sociales y como españoles seremos juiciosamente actuales."

En su discurso el ministro expuso las realidades de Cataluña y pasó revista a los problemas y realidades de la Organización Sindical. Dio la cifra de 1.239 convenios concertados en toda Cataluña, que incluyen el 88 por 100 de la población trabajadora, y dijo que la negociación colectiva, sin ocultar las dificultades que aún le afectan, es básica para el buen entendimiento entre el capital y el trabajo. Se inclinó por los convenios de ámbito empresarial y de dos años de vigencia como los mas aptos, y a la larga, mas beneficiosos para las Empresas y los trabajadores.

Señaló después de preocupación del Gobierno por la política exportadora y la política del pleno empleo junto con la reestructuración empresarial y se refirió a los precios, señalando la necesidad de algunas intervenciones por lo que está próxima a aparecer la regulación de los mismos. El Gobierno, dijo, no admitirá movimientos especulativos ni tirones de los precios que hagan nula la política salarial.

Respecto a la ley Sindical dijo que las Cortes Españolas van a darnos este año la ley Sindical que precisa un país en desarrollo, una nación cristiana. El Gobierno, al no haberla retirado, ha dado pruebas de respeto al Organismo legislativo. Deseamos llevar la representatividad y la electividad a donde la llevan los demás sistemas sindicales del mundo occidental, que, en nuestro caso, son los Consejos de trabajadores y empresarios, las Secciones, las Asociaciones, los grupos, las Federaciones... Lo que no es permisible es que la representatividad se exija también a los titulares de los órganos interclase y de composición y avenencia entre los trabajadores y empresarios, y esto porque el Estado mismo no podría hacer dejación de las funciones de composición, arbitraje y vigilancia que le corresponde como intérprete del bien común.

Contestó a la pregunta que tantos sé hacen de por qué la existencia de un ministro al frente de la Organización Sindical, diciendo que "conviene, porque supone disponer de un cauce directísimo y eficaz para el diálogo cotidiano entre la Organización Sindical y el Poder". Y continuó diciendo que allí donde se gobierne el país debe estar un ministro de los Sindicatos que—se demuestra en la práctica—actúa más como intérprete de éstos ante el Poder que como agente del Poder ante los Sindicatos.

Indicó también el señor García-Ramal la oportunidad de referirse al tema de las Cámaras de Comercio, ante la presencia de varios, ministros, y en especial del titular de la cartera de Comercio, y dijo que el llegar a un acuerdo que conexione Cámaras y Sindicatos lo creía conveniente y no veía razón para que en la enorme plataforma que es la Organización Sindical no existan o quepan las Cámaras, con sus nobles tradiciones e importantes servicios.

(Resumen de Cifra.)

 

< Volver