El Príncipe preside un almuerzo ofrecido a los Premios Nacionales "Fin de carrera"  :   
 "Hemos de buscar el desarrollo de todos los estamentos del país con justicia y con orden", dijo. 
 ABC.    18/12/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

JUEVES 18 BE DICIEMBRE DE 1969.

El PRINCIPE PRESIDE UN ALMUERZO OFRECIDO A LOS PREMIOS NACIONALES «FIN DE CARRERA»

«Hemos de buscar el desarrollo de todos los estamentos del país con justicia y con orden», dijo

"Termináis una etapa en la que habéis forjado vuestra propia personalidad y habéis estudiado la disciplina intelectual que elegisteis por vocación. Os enfrentáis ahora con un nuevo período de la vida, lleno de ilusiones y esperanzas, y si importante fue la época de preparación, más importante es sin duda la futura, pues la sociedad española espera mucho de vosotros", dijo el Principe Don Juan Carlos a los componentes de la XXVI promoción de premios nacionales Fin de Carrera, al termino del almuerzo que, presidido por Su Alteza, fue ofrecido por la Delegación Nacional del S. E. U. a los mencionados premios.

Acompañaron al Príncipe Don Juan Carlos en el almuerzo los ministros secretario general del Movimiento, don Torcuato Fernández-Miranda y de Educación y Ciencia, don José Luis Villar Palasí.

El Príncipe dijo, entre otras cosas:

"Tened presente que para que un país progrese es necesario que sus hombres trabajen con una entrega total y con un gran espíritu de servicio. Vivimos con la ilusión de hacer una España mejor cada día, y en esta tarea vosotros tendréis, estoy seguro, puestos de gran responsabilidad, que habréis de cubrir con eficacia, ya que tenéis condiciones para ello.

En la España del porvenir, que hoy vislumbramos con esperanza, hemos de buscar el desarrollo de todos los estamentos del país con justicia y con orden. La prosperidad nacional no debe alcanzar al campo económico solamente, sino también es necesario que en lo social y en lo cultural España progrese.

Al plantearse vuestro problema personal pensad en primer lugar en el servicio a la comunidad, ya que al estar dotados de cualidades extraordinarias debeis emplearlas al servicio del bien común, subordinando vuestras propias ventajas y apetencias a los intereses de la sociedad de la que formamos parte.

Al daros hoy la enhorabuena de todo corazón, os pido que penséis en la gran responsabilidad que tenéis con la patria y con nuestro pueblo."

 

< Volver