Resumen del pleno del Consejo Nacional. 
 "Afirmo por mi honor que el Opus no es un partido político", declaró el ministro comisario del Plan de Desarrollo, señor López Rodó  :   
 El separatismo, el marxismo, el orden público y las asociaciones políticas fueron temas de amplios debates. 
 ABC.    26/02/1971.  Página: 19-20. Páginas: 2. Párrafos: 49. 

RESUMEN DEL PLENO DEL CONSEJO NACIONAL

«AFIRMO POR MI HONOR QUE EL OPUS NO ES UN PARTIDO POLÍTICO», DECLARO EL MINISTRO COMISARIO DEL PLAN DE DESARROLLO, SEÑOR LÓPEZ RODO

«En España no habrá comunismo, pero tampoco un miserable aislamiento», dijo el ulular de Asuntos Exieriores al referirse a la apertura española a los países del Este

EL SEPARATISMO, EL MARXISMO, EL ORDEN PUBLICO Y LAS ASOCIACIONES POLÍTICAS FUERON TEMAS DE AMPLIOS DEBATES

La Cámara, puesta en píe, rindió homenaje a las Fuerzas Armadas en la persona del ministro del Ejército

A las once y media de la mañana del día 17 de febrero, dio comienzo la sesión plenaria del Consejo Nacional del Movimiento, convocada por el Jefe Nacional y Presidente del mismo, que es el Jefe del Estado, como consecuencia de una solicitud firmada por cuarenta y tres consejeros nacionales. El objeto era la deliberación sobre un conjunto de cuestiones y problemas con el fin de fijar criterios sobre la situación política española, que, elevados al Jefe Nacional del Movimiento, servirían para establecer la labor ulterior inmediata del Consejo.

En orden a establecer una sistemática para los trabajos de dicho Pleno, y por acuerdo fie la Comisión Permanente del Consejo de 7 de enero de 1971, se constituyeron tres Ponencias. Y fue redactado un amplio informe. La primera de las sesiones del Pleno se desarrolló el miércoles 17, en dos jornadas. El jueves, 18. se celebraron igualmente sesiones de mañana y tarde.

En la jornada del viernes, 19, hubo sólo sesión de tarde La última de las sesiones se desarrolló el martes, 23, en horas cíe mañana y tarde, asimismo.

«ES MENESTER RESTABLECER LA CONFIANZA»

He aquí, en síntesis, las manifestaciones de algunos consejeros durante la sesión plenaria:

El señor Nieto Antúnez señaló que el planteamiento de la situación política ante el Consejo Nacional fue consecuencia de ataques exteriores planificados cuidadosamente, e incluso de injerencias extranjeras en nuestros asuntos, «El pueblo español se pregunta por la. cap acidad de contramaniobra de nuestros servicios—dijo—señalando que es menester restablecer la confianza, emplear a los mejores, a los que sientan el orgullo de ser españoles, porque es la hora de la decisión y de la firmeza.» Proclamó la necesidad de un programa basado en la defensa del honor nacional, un programa de fortalecimiento de las instituciones, otro de auténtica justicia social y otro de´participación popular, movilizando las mejores energías de una sociedad sana y un pueblo leal, con especial atención a la apertura de cauces a la juventud.

«La dejación produce el vacio, y la revolución espera siempre estos vacíos», afirmó el consejero nacional señor Gibernau, y el consejero nacional señor Ibáñez Freiré puntualizó que el vacío político es campo de cultivo para la subversión, ya que las medidas de orden público no son de acción política.

Para el consejero señor Valero Bermejo, desmontar la subversión es tarea harto difícil porgue está muy enraizada; para, desterrarla hay que llevar al convencimiento de los jóvenes el pensamiento de que el separatismo es una loca aventura. En la Universidad hay que implantar una disciplina que ahora no existe.

Para el mantenimiento del orden publico hay que acrecentar los medios de que se dispone para ello, y aplicarlo con eficacia para asegurar la libertad personal.

«NO ME LLEVO AL OPUS NINGUNA APETENCIA POLÍTICA»

El señor Pinar López subrayó que no sé tomaron a tiempo medidas para atajar Id subversión en la Universidad y otros campos. Le preocupa la apertura de representaciones de países del Este en España, porqué por ellas penetra la subversión, y citó diversas situaciones registradas en centroá docentes.

El consejero señor Elola-Olaso señaló que, junto a avances realmente importantes en el orden material, se ha producido la despolitización, que ha creado un vacío, llenado con fuerzas de signo contrario que han llegado a la acción subversiva terrorista, que afecta a la seguridad y unidad de la Patria, Precisó aue en los primeros tíempos se abrió una política que supo despertar la conciencia del pueblo y que la política actual no mantiene enhiesto ese espíritu; Hizo referencia a un grupo integrado por hombres pertenecientes a una institución: el OPUS Del, a quien en el consenso general se toma por un partido político.

A esta intervención contestó el consejero nacional señor López Rodó, afirmando: «Conozco bien al Opus Dei, del que formo parte desde hace treinta y un años, cuando estudiaba tercero de Derecho en la Universidad de Barcelona. Bien se puede comprender que no me llevó al Opus Dei ninguna apetencia política. Es esta una cuestión que afecta exclusivamente a mi intimidad personal, a mi modo de entender la vida cristiana de un hombre corriente y moliente. Pero jamás he ocultado que soy del Opus Dei, ni dentro ni fuera de España, ni antes ni después de ser ministro. Con toda cordialidad., con toda sinceridad y con toda energía afirmo por mi honor que el Opus Dei no es un partido político. Y digo más: si existiera en el Opus Dei algo que de cerca o de lejos se asemejara a un partido político, yo me daría inmediatamente de baja.»

«LA CONVIVENCIA SIGUE AMENAZADA» El señor Bailarín Marcial opinó que la convivencia sigue amenazada y hay que hallar remedio a la situación no por la vía de la represión, sino por el camino justo y acertado del desarrollo social. El consejero señor Planelles Guerrero señaló a su vez que es una simplificación excesiva la señalización de que sólo el comunismo y el inmovilismo son agentes de la erosión del sistema. Cree que debe tenerse en cuenta los siguientes aspectos: la debilitación de las convicciones ideológicas que figuran en la base de nuestro sistema político, un europeismo sin las matizaciones suficientes y la. posible erosión de los factores de unidad entre los distintos sectores que forman parte de nuestro sistema político.

«La distensión—afirma don Emilio Romero—no es un hecho de diciembre, sino bastaníe más antiguo, y manifiesta que son factores de este proceso la llegada de otras generaciones, ya que un 60 por 100 de los españoles no han vivido la guerra civil, la contíneiitalización del país frente al viejo hermetismo y aislamiento, la nueva configuración del mundo después de la guerra mundial y la ley de Prensa de 1966.»

«SIN CORTAPISAS Y TUTELAS»

Al tratar el tema de la libertad y seguridad de la comunidad nacional, el consejero señor Maten ¿e Ros afirmó que el pueblo español quiere participar en las tareas de Gobierno a través de los cauces establecidos: familia. Municipio y Sindicatos, pero sin cortapisas y tutelas.

El consejero señor Aizpurúa puso de relieve ante el Consejo Nacional la urgencia de que por parte del Estado español se intervenga cerca del. Gobierno francés para hacer desmontar del Sudeste francés todos los tinglados que tienen montados los terroristas vascos y que amenazan la pos y la tranquilidad española de las provincias limítrofes.

El señor Salas Pombo, en cuanto a las asociaciones políticas, alegó que nadie las postuló en la manifestación de diciembre y que no hay interés popular por ellas, y manifestó que si el pueblo no piensa en ellas es artificioso crearlas. No llenarían el vacío político que pretendían cubrir. «El pueblo no quiere partidos: no nos engañemos creando asociaciones que no dicen nada.»

El consejero señor Fernández-Cuesta manifestó que las asociaciones que defienden ideologías políticas terminarán en partidos, cualquiera que sea el nombre que se les de. Aceptó que caben asociaciones que defienden matices, puntos de vista sobre temas concretos de la vida nacional, pero si las asociaciones políticas han de estar dentro de los Principios del Movimiento, nunca podrán tener ideología propia, pues irían contra esos Principios o serían una repetición innecesaria de los mismos.

LAS ASOCIACIONES DEBEN SACARSE ADELANTE

Para otros consejeros, en perfecto contraste de pareceres, las asociaciones deben sacarse adelante. Paira eJ señor Labadíe Otermín son necesarias y aparecen como la medida más propia para conseguir un camino distante del partido único. Para el señor Palomares Díaz son la única forma de dar unos cauces a la forma de pensar diferente de los españoles, y para el señor Gibernáu deben ser instrumentos para la participación en el desenvolvimiento político de los principios inmutables del Movimiento Nacional.

También se mostró partidario del asociacionismo el consejero señor Herrero Fontana, que consideró que debe ser el Consejo Nacional quien regule dichas asociaciones.

También intervinieron en el debate en torno a las asociaciones los consejeros señor Pinar López, que se pronunció contra ellas, por entender que no podrían ser diferenciadas de los partidos políticos; el señor Fraga Iribarne, que expresó su fe en las asociaciones para mejorar Jo que existe y proyectarlo hacia e] futuro, y el señor Pedresa Latas, que señaló cómo las asociaicioiies en el Movimiento podían constituir un medio para v promover y animar una más intensa y activa participación popular en las tareas políticas.

«ALGO NO FUNCIONA BIEN»

El consejero señor Labadíe Otermín estima que la subversión en el mundo laboral, en los Colegios profesionales y en determinados sectores eclesiásticos es síntoma de que algo tío funciona bien, subrayando que el Movimiento ha de estimular suficientemente ía base popular.

Otro punto del orden del día el de la «Política Juvenil», fue también objeto de examen de algunos consejeros.

El consejero señor Ibáñez Freiré estima que las manifestaciones de diciembre probaron que la gran masa juvenil desea participar en la culminación del nuevo Estado.

El señor Salgado Torres planteó las siguientes cuestiones:

1.ª ¿Qué implicaciones políticas ha tenido el Gobierno francés y sus órganos policíacos en la escandalosa permanencia en su territorio, bajo secuestro, del cónsul alemán Beihl, y motivos que han dado lugar a la cancelación por parte española del viaje del ministro de Asuntos Exteriores francés y cual ha sido la verdadera intervención de algunos clerigos en este asunto?

2.ª Igualmente interesa saber cuáles han sido las posturas de los Gobiernos alemán y norteamericano en este caso, y cuáles las medidas tomadas por otros Gobiernos que se nos aseguraba eran amigos ante las ofensas a nuestras representaciones diplomáticas.

EL PROBLEMA SEPARATISTA

_ Sobre el problema separatista en las provincias vascongadas hizo un amplio estudio el consejero señor Varillas, quien tras analizar sus orígenes, evolución y pervi-vencia de manera muy detallada, valoró también el separatismo en la hora actual y afirmó que está plenamente demostrada su conexión con el marxismo-leninismo y, por ello, el devenir histórico del separatismo vasco está lleno de incongruencias y contradicciones. El consejero señor Pardo Canalís estudió los planes subversivos de la organización separatista, marxista, terrorista, E. T. A., caracterizada por su odio a España, y pasó revista a las actividades desarrolladas por esta organización. Como cierre de su intervención, este consejero pidió al Consejo que estimulara al Gobierno para proceder con la mayor energía a la defensa de la integridad nacional, reclamar a Francia sobre la actitud de sus autoridades y servicios, aue denotan parcialidad y beligerancia incalificables, reconsiderar a fondo el origen y trayectorias de las tensiones regionales, postular una política claramente integradora, sin desconocer las peculiaridades de las regiones y acometer una sana descentralización.

E] consejero nacional señor Fernández-Cuesta precisó que respecto al separatismo, es táctica equivocada atacar expresiones de las peculiaridades regionales, y añadió que la unidad de España empezó a ser atacada cuando nos quedamos sin tarea colectiva que cumplir. España, como nación, es portadora de una unidad de destino total y no de la de cada uno de los pueblos que la integran.

Frente al separatismo, afirmó el consejero señor García Hernández, no cabe más que una reacción firme de oposición, pero hay aue dar a las autonomías de carácter regional toda la importancia que merecen desde el punto de vista administrativo y cultural, evitando todo motivo que pueda herir sentimientos regionalistas, conseguidos por la vía de la, tradición y de la herencia.

Aunque minoritario, ha reaparecido el fantasma separatista, manifiesta el consejero señor Aznar Cerner, del que «en parte somos culpables por confundir un sano regionalismo con el separatismo enemigo

de la unidad nacional. Una verdadera descentralización administrativa ayudaría a resolver estos problemas».

El ministro de Información, señor Sánchez Bella, hizo especial referencia a la labor realizada por los medios informativos en orden a la popularización de la Imagen del Príncipe.

El ministro de la Gobernación, señor Garicano Goñi. al abordar la cuestión del ordfen público puso de relieve que la paz española ha sido difícil y costosa, que continuamente se ha visto agredida, aunque la subversión haya fracasado siempre. Manifestó la más completa seguridad en que también ahora serían vanos los intentos de subversión. Informó extensamente sobre las medidas tomadas en estos últimos meses, con precisión d« datos y cifras, de cara al mantenimiento de! orden público, y llamó la atención de la Cámara sobre la escasez de los medios con que se cuenta en comparación con los de otros países, e hizo elosrio, por deber de justicia, al ejemplar cumplimiento de los medios de Policía y orden, que la Cámara subrayo adhiriéndose a él.

NI COMUNISMO NI AISLAMIENTO

El ministro de Asuntos Exteriores, señor López Bravo, dijo respecto a las reacciones externas provocadas por el proceso de Burgos que se había protestado tres veces ante Francia en diciembre y, al no producirse Ja necesaria reacción, fue cancelada la invitación al ministro galo de Asuntos Exteriores. Posteriormente, el presidente de la República ofreció la reparación pública que el Gobierno español solicitaba y que él estimaba razonable. Por último, se refirió el señor López Bravo al secuestro del cónsul honorario alemán en San Sebastián. Se refirió después con gran detalle al viaje de los Príncipes a Estados Unidos, que constituyó un verdadero éxito, del que deben enorgullecerse todos los españoles.

Más adelante indicó que «no se puede culpar al Gobierno anterior de abandonismo en África, pero niego todavía más que se pueda decir que se ha "ensanchado" ese "abandonismo"». Señaló que la autodeterminación del Sabara sólo tendrá lugai cuando la soliciten los saharauíes y cuando desaparezca toda presión exterior.

Sobre la apertura al Este, dijo que no existe una política de capitulación, ni siquiera de mera coexistencia ideológico. Con la U. R. S. S, sólo intentamos conseguir un Tratado comercial, y existe un importante forcejeo porque ellos pretenden llegar a las normales relaciones diplomáticas. En España no habrá comunismo ni satelización. pero tampoco un miserable aislamiento.

Por último, abordó el tema de las actuales negociaciones con la Santa Sede en torno al Concordato.

Intervinieron asimismo los ministros de Trabajo y de Educación y Ciencia.

FIDELIDAD DE LAS FUERZAS ARMADAS

El ministro del Ejército, teniente general Castañón de Mena, hizo referencia a los intentos marxistes en relación con las Fuerzas Armadas por medio de la propaganda subversiva, manifestando que, a pesar de la modernidad de las técnicas por aquélla empleadas, el Ejército permanece inquebrantable en la fidelidad, garantía y servicio del orden institucional. Afirmó que si bien el Ejército no es el mismo por su evolución pnra orfecunrse a las exigencias modernas, si es el mismo ere cuanto id espíritu y la fidelidad al 18 de lidia. «En este aspecto es el mismo Ejército que muchos de vosotros servísteis en nuestra guerra de Liberación, Os aseguro que todos los intentos de la subversión han fracasado ante la inquebrantable fidelidad de nuestras Fuerzas Armadas.»

La Cámara, puesta en pie, tributó un ha menaje a las Fuerzas Armadas en la persona del ministro del Ejército.

 

< Volver