Autor: Sáenz-Díez, Margarita. 
   Primeras manifestaciones del grupo Tácito en Barcelona     
 
   02/08/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

PRIMERAS MANIFESTACIONES DEL GRUPO TÁCITO EN BARCELONA

Por Margarita SAENZ-DIEZ

BARCELONA, 2.—Con una cena informativa, celebrada el miércoles por la noche en un restaurante

barcelonés, el grupo Tácito, ha intentado establecer una «cabeza de puente» en la Ciudad Condal. Para

reforzar la «operación desembarcos» los tácitos se disponen —salvo cambios de última hora— a publicar

semanalmente una columna en uno de los periódicos catalanes más prestigiados. Sin embargo, los tácitos

en el acto inaugural, departieron con unos comensales que acaso por la fecha elegida o acaso porque la

selección de los mismos respondía a unas directrices determinadas, no representaban a sectores notables

de opinión. Asistieron, al parecer, a título exclusivamente personal y sin que por los demás puedan ser

calificados de momento de tácitos en ejercicio. Entre los 30 asistentes recordamos los nombres de don

Narciso de Carreras, don Manuel Bulto, don Jorge Trías Sagnier, don José María Artigas, don Ramón

Masó, don Agustín de Luna, don José María Benlloch y don Sebastián Auger, etc.

La identificación con las denominadas «democracias cristianas» y su proyecto de convertirse, en cuanto

las circunstancias lo permitan, en asociación política, fueron los temas que se trataron con más amplitud

durante el coloquio presidido por don Andrés Reguera —procurador en Cortes por Segovia—, don Juan

Antonio Ortega Díaz-Ambrona —letrado del Consejo de Estado y alto cargo de la Presidencia de

Gobierno--y don José Luis Navarro —empresario—, llegados ex profeso de Madrid para la prospección

de tácitos barceloneses.

Al término de la cena los señores Ortega Díaz-Ambrona y Ruiz Navarro, al ser entrevistados por un

redactor de «La Vanguardia», abordaron una serie de temas en idéntico sentido al expresado a través de

las páginas del diario «Ya». «Tácito considera —dijeron— que un asociacionismo político que hubiera de

moverse exclusivamente dentro de la organización del Movimiento no supondría una respuesta adecuada

ni a las exigencias de regular un derecho público subjetivo ni al real pluralismo de la sociedad española.»

«Creemos —subrayaron a continuación— que deben funcionar asociaciones dentro y fuera del

Movimiento-organización, y que debe poder elegirse libremente entre una y otra posibilidad.»

Pusieron especial énfasis, más adelante, en definir el principal objetivo político del grupo al que

pertenecen: «Propugnar una real democratización de la vida política española.» Preguntados sobre si la

reinstauración de la monarquía influiría en la democratización de la vida del país, respondieron: «La

monarquía puede ser impuesta, pero si no conecta con el consenso del pueblo carece de futuro. Si logra

este consenso popular, efectivamente, puede presidir y aun potenciar la evolución democrática del sistema

político español.»

El tema de la interinidad también fue tratado por los tácitos madri1eños. «Seria deseable —insistieron—

que la interinidad cesase lo antes posible, ya que los problemas del país no permiten soluciones desde

situaciones eminentemente transitorias, ni es razonable hacer compartir a nadie responsabilidades públi-

cas sin la contrapartida de ejercer poderes reales, propios y definitivos.»

2 de agosto de 1974

 

< Volver