Interrogantes sobre un decreto     
 
 Madrid.    14/02/1970.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Interrogantes sobre un decreto

El decreto aparecido en el "B. O. E." el pasado martes sobre estructuración de la Guardia de Franco ha representado para algunos un nuevo desencanto en la ya quebrada esperanza de poder organizar el juego político por medio de un asociacionismo como el definido por el mismo órgano político del Movimiento el pasado año. Los miembros de la Guardia, que "tienen puesto de vanguardia en el Movimiento", a tenor del preámbulo del texto que comentamos, se constituyen en hermandad, por manifestación expresa de voluntad, con el fin de desarrollar "la acción política para la transformación y desarrollo de las estructuras económicas, sociales y culturales basta lograr plenamente una sociedad más libre y más justa".

Si todos estos móviles son los generales del Movimiento, que se define como participación de todos los españoles, ¿cabe realmente la constitución de una agrupación específica para llevarlos a cabo? ¿Es que acaso quienes no hicieran esa "manifestación de voluntad" no estarían legitimados para ello?

Por otra parte, ordenar por decreto una estructuración como ésta, si bien no es más que desarrollo de la general planificada para toda la Secretaría General, no ha dejado de resultar extraño cuando el régimen para asociarse los d«nás ciudadanos se halla congelado. Todo eno hace pensar que se configura esta peculiar hermandad como brazo de la misma Secretaría, pero ¿qué tipo de brazo? ¿A qué medios se refiere el decreto cuando dice que le serán proveídos para su buen funcionamiento?

Además, la organización queda rígidamente jerarquizada, "bajo la directa responsabilidad del ministro secretario general", según se dice en el artículo primero. Y este hecho reviste dos peculiaridades fácilmente calificables como anómalas. Por una parte, resulta extraño organizar el juego político de participación dentro de unas estructuras de mando, que ñ «e argumenta no tienen por qué ser exclusivistas, ponen ea difícil titilación a la misma Guardia, que se vería obligada en determinadas circunstancias a adoptar posiciones no acordes con la perfilada ideología que la configura.

 

< Volver