El señor Silva Muñoz aclara a "El Correo Catalán". 
 "No soy un ex ministro contestatario"     
 
 Informaciones.     Páginas: 1. Párrafos: 8. 

VIDA POLÍTICA

EL SEÑOR SILVA MUÑOZ ACLARA A «EL CORREO CATALÁN»:

«NO SOY UN EX MINISTRO CONTESTATARIO»

MADRID, 19. (INFORMACIONES.) — El pasado día 1 de marzo, «El Correo Catalán», de Barcelona, a

través de su articulista de política nacional Wifredo Espina, publicó el siguiente comentario: «Ahora van

poniéndose de moda los ex ministros que se pasan al campo «contestatario». Y no carecen, ciertamente,

de alguna razón quienes les echan en cara que las cosas que dicen ahora no las dijeran y, sobre todo, las

practicaran, cuando estaban en el Poder.

Pero creemos que no deja de ser un testimonio verdaderamente elocuente el hecho de que quienes un día

no lejano vivieron con poder de decisión la vida política oficial del país —como Ruiz Giménez, Fraga

Iribarne y Silva Muñoz, por ejemplo— sean precisamente los que ahora, con un poder de convocatoria

popular importante, hagan una fuerte crítica de instituciones, métodos y personas que conocieron muy de

cerca.

¿Quiénes, en cierta forma, más autorizados que ellos? Y esto es, por lo menos, lo que hay que

agradecerles.

SEÑOR SILVA MUÑOZ: «NO SOY UN EX MINISTRO CONTESTATARIO»

Por su parte, el mismo diario barcelonés publicó ayer una carta del señor Silva Muñoz, en la que éste

señala:

«Con sorpresa he leído el comentario firmado por Wifredo Espina y publicado en «El Correo Catalán» de

fecha 1 de los corrientes, al incluirme entre los ex ministros pasados al «campo contestatario», citarme

entre los que han hecho una fuerte crítica de «instituciones, métodos y personas que conocieron muy de

cerca» y asociarme a quienes se les puede «echar en cara que las cosas que dicen ahora no las dijeran y,

sobre todo, las practicaran cuando estaban en el Poder.

Naturalmente, que si me siento aludido es tan sólo porque se me cita personalmente. De otro modo, jamás

hubiera podido pensar que se refería a mi. En todo caso, tenga esta carta escrita a título exclusivamente

personal. ¿Cómo se me puede considerar «contestatario»?, ¿qué crítica de instituciones, métodos y

personas que conocí muy de cerca he hecho yo?

La única declaración política, propiamente dicha, desde mi salida voluntaria del Gobierno, ha sido la

conferencia de Barcelona del 14 de enero último, y de ella no puede rectamente inducirse otra cosa , que

mi deseo de que se organice la libertad personal y política con el efectivo y real funcionamiento de

nuestras Leyes Fundamentales, y todo ello, sin «contestaciones», lisa y llanamente con lealtad y

consecuencia. Precisamente por estimar como valor político el ser consecuente con unos principios, pocos

pero básicos, no creo se me pueda atribuir la frase de la doble actitud dentro y fuera del Poder.

Todo ello lo digo en legítima defensa de mi posición política, sin ánimo alguno de polémica y procurando

la mayor objetividad posible. Créame que he huido de cualquier frase o adjetivo que pudiera ser mal

interpretado, pues es grande la admiración que tengo por su periódico y su trabajo de director que tanto

recuerdo de mi época ministerial.»

 

< Volver