El Consejo Nacional del Movimiento aprobó el documento-base sobre "desarrollo político"  :   
 "Se harán las reformas políticas que deban hacerse -dijo-, pero sin olvidar las reformas sociales". 
 ABC.    23/07/1974.  Página: 19-20. Páginas: 2. Párrafos: 34. 

EL CONSEJO NACIONAL DEL MOVIMIENTO APROBÓ EL DOCUMENTO-BASE SOBRE «DESARROLLO POLÍTICO»

La sesión plenaría estuvo presidida por el ministro secretario general, señor Utrera Molina

«SE HARÁN LAS REFORMAS POLÍTICAS QUE DEBAN HACERSE —DIJO—, PERO SIN OLVIDAR LAS REFORMAS SOCIALES»

Se reunió ayer el Pleno del Consejo Nacional «Del Movimiento, presidido por su vicepresidente y ministro secretario general del Movimiento, don José Utrera Molina.

Asistieron a la sesión el presidente de las Cortes y del Consejo del Reino, don Alejandro Rodríguez de Valcárcel; el Gobierno en pleno (con excepción de su presidente, señor Arias Navarro) v 88 consejeros nacionales.

Una vez sometida a aprobación el acta de la sesión anterior, el señor Utrera Molina, que ostentaba la representación del jefe nacional del Movimiento, Francisco Franco, tomó la palabra para pronunciar un discurso en el que, entre otras cosas, dijo:

EL EJEMPLO DE FRANCO

«Fraileo ha dado, una vez más. ejemplo de mesura política, de patriotismo, de clarividencia y de templanza, virtudes que jomas le abandonaron. Su grandesa histórica ha ofrecido un nuevo fruto al adoptar las medidas necesarias vara aue la vida política de la nación no se interrumpa. Las Instituciones por él creadas han funcionado y la marcha de España y los mecanismos del sistema actúan con normalidad. Don Juan Carlos de Barbón, conforme a lo establecido en nuestras Leyes Fundamentales, ha asumido el ejercicio de las funciones que competen a Ja más alta magistratura del Estado. Por eso, al solicitar los fervorosos votos de esta, Cámara por e>l pronto restablecimiento de nuestro Jefe Nacional y Caudillo, hemos de añadir nuestra gratitud por la continua lección de fidelidad al destino de España que Franco nos está dando.»

«En estas horas —añadió— la figura del Principe de España ha cobrado no sólo todo el relieve institucional que nuestras Leyes Fundamentales le otorgan, sino también el singular valor de su categoría humana y política, que confirman, una vez más, él acierto de las previsiones sucesorias adoptadas por el Caudillo.»

APERTURA HACIA EL FUTURO

«Hay un tema —afirmó el vicepresidente del Consejo— que está en todos los Zafios. apertura. Pero no queremos jugar con las palabras: la apertura, para nosotros, no puede ser otra cosa que un proceso en

el gue culminen, al nivel del tiempo que hemos alcanzado, los ideales germinadores del 18 de julio de 1936.»

«La apertura ha de hacerse hacia adelante —prosiguió—, desde nosotros mismos hacia el futuro. Ha de ser la que nazca de nuestra propia realidad, asentada en Za fortaleza de nuestras instituciones y en la madurez de nuestro pueblo; y esta apertura, así concebida, constituye la esencia misma del Movimiento que, desde José Antonio, no guiso atarse a la rigidez de programas circunstanciales, haciendo de su clara visión de España una idea dinámica y activa, en permanente proyección de futuro.»

Mencionó después el señor utrera Molina Zes temas sometidos a estudio del Consejo destacando, en primer lugar, el del desarrollo político, objeto del documentábase que, aprobado por la Sección Primera del Consejo, se sometía ahora al pleno: «Estamos empeñados, en un desarrollo político progresivo, que supone la aceptación de unos valores que para el Movimiento están inscritos en sus principios fundamentales: respeto a la persona humana, perfeccionamiento de sus derechos; carácter representativo del orden político; afirmación y defensa de la unidad y grandeza de la patria.»

DESARROLLO POLÍTICO, ECONÓMICO, SOCIAL Y CULTURAL

«Este desarrollo —añadió el ministro— no sería tal si no se propusiera, además, avanzar en profundidad en el orden económico, social y cultural. Se nos piden reformas políticas y se harán Zas que deban hacerse, pero sin olvidarnos de las reformas sociales, que son el cimiento indispensable de toda política.»

«Para nosotros —continuó— el desarrollo político adquiere, por otra parte, una dimensión nueva: la de dar al problema de la convivencia política una respuesta original, de tal modo que la democracia social española responda a la singular concepción de nuestras instituciones. No se trata, pues, de ser diferentes, sino del convencimiento de qwe se puede articular la democracia desde las básicas estructuras sociales, como han previsto nuestras Leyes Fundamentales.»

EL MOVIMIENTO EN CABEZA

«Este desarrollo político —afirmó el señor Utrera Molina— tiene que obrar en todas tos frentes, aunque, naturalmente, marcando prioridades y el Movimiento, comunidad política de los españoles, en cuanto participan y se sienten responsables de Za cosa pública, se sitúa en cabeza de estas prioridades «requiere de nosotras una afirmación positiva, que proalame su carácter de organización constitucional al servicio de todos los españoles.»

«£ü reto que aquí aceptamos y encaramos —continuó diciendo el ministro y vicepresidente del Consejo Nacional— es diferir ancho espacio en el Movimiento para m interpretación generosa de cuanto sea posible; para la propuesta de opciones posibles en Tas tareas de la gobernación y eíflpír, desde estas bases, los rumbos del futuro, vara la promoción de ideas y homoret nuevos —en renovada convocatoria a la juventud— que impriman a cada hora eí sello v el aire de su tiempo, sin que, a falta de ese eje conductor, de ese reducto üe fidelidades, se distorsione o altere la sustancia misma del sistema.»

CINCO GRANDES TEMAS

Destacó en otro momento de su intervención los grandes temas sometidos al Consejo y dijo: «Desarrollo político; actualización de las estructuras organizativas del Movimiento; política sindical, social y económica; estatuto jurídico del derecho de asociación política, y el estudio de la concepción política del Movimiento y su proyección frente a la subversión ideológica, son tos cinco grandes temas sometidos ahora mismo al Consejo y que necesitan de toda nuestra atención. El rigor, la serenidad y el espíritu abierto a los tiempos, deben presidir la andadura de estos trabajos.»

Dijo también el ministro que «sólo el Movimiento, en su comunión, acoge e integra la dimensión puramente política del hombre en nuestro sistema; es, por tanto, en él, y desde él, donde esta vocación politíca puede ejercerse, sin quebrantar nuestras estructuras de representación». «Es en este Consejo Nacional —continuó diciendo— donde, por imperativo constitucional, hay que configurar el libre juego del pluralismo que está en la base de toda comunidad y la regulación del derecho de asociación política gue, como dijo el presidente del Gobierno, se halla en el frontispicio de todo desarrollo democrático.»

Más adelante afirmó el ministro: «Hemos de afrontar con decisión la delicada tarea de completar el cuadro participativo español. Creemos que la vitalidad de nuestro pueblo y la estabilidad de nuestras instituciones no sólo permiten el intento, sino que lo exigen. La continuidad de Franco y su obra se fundamenta en las instituciones que estructuran la Monarquía social nueva. Vna Monarquía integradora, defensora del pueblo frente a los nuevos feudalismos, en la que las ´instituciones han de sostenerse con la aportación del plural conjunto de actitudes y aspiraciones de los españoles.»

«INTEGRAR Y NO EXCLUIR»

«Nuestro deseo -—dijo el ministro— es integrar y no excluir, sumar y no restar. Queremos liquidar para siempre las frustraciones de nuestra historia y concluir las fratricidas divisiones que han llenado siglos de esterilidad. Nada sería más grave para los hombres de mi generación que reabrir las heridas que la paz ha cicatrizado, y no nos perdonaríamos que la seguridad de, nuestro bienestar social nos llevara, frivolamente, a dilapidar en la persecución de vanas utopias un futuro que es ya de nuestros hijos.»

Por último, el señor Utrera Molina subrayó: «Pidamos a Dios, desde la sinceridad de nuestras conciencias, que preserve para España la salud de Francisco Franco y que ilumine al Príncipe en la responsabilidad de su alta misión histórica. La Providencia ha querido someternos a esta prueba y nosotros debemos responder con el ánimo tenso y el pulso firme, con el corazón conmovido y con nuestra fe inquebrantable en España, en su futuro y en la obra de Franco, de la que nadie está excluido, para que España, su España, nuestra España, siga adelante resueltamente, juvenilmente, y sepa salvar escollos en un mundo dolorido, confuso y arbitrario.»

El discurso del señor Utrera Molina fue Interrumpido en tres ocasiones por los aplausos de los consejeros nacionales, y al final fue también muy aplaudido.

Acto seguido, el Consejo Nacional aprobó los siguientes nombramientos de presidentes: de la Sección primera. Principios Fundamentales y Desarrollo Político, don Jesús Fueyo Alvarez; de la Sección quinta, Formación y Promoción de la Juventud, don Miguel Primo de Rivera, y de la Sección novena, Orientación Política Exterior, don Antonio Pedrosa Latas. Para esta última Sección estaba propuesto don Adolfo Muñoz Alonso, fallecido en Santander, a quien el señor Utrera dedicó elogiosas palabras.

Asimismo, el Consejo aprobó las nombramientos de los señores Elola-Olaso (como vicepresidente de la Sección especial de Contrafuero) y Herrero Tejedor (como vicepresidente de la Sección primera).

También aprobó expedientes de trámite. la liquidación de presupuestos anteriores y el estado de los previstos para él presente ejercicio. Por último fueron rechazados dos recursos de otras tantas Asociaciones de Cabezas de Familia de Valencda, a Quienes SP les había negado la Inscripción.

DEFENSA DEL DOCUMENTO SOBRE DESARROLLO POLÍTICO

Seguidamente el Consejo Nacional pasó al estudio del documento base, elaborado por la Sección primera, acerca del «Desarrollo político desde la base constitucional de las Leyes Fundamentales del Reino». En nombre de la Ponencia, lo presentó a la Sección, e hizo su defensa, el señor Ortí Bordas, afirmando que se trata de tin «marco», sin carácter normativo, y se limita, por tanto, a señalar los grandes temas del desarrollo político y a proporcionar unas orientaciones generales, dentro, desde luego, de la base constitucional, punto de partida que son las Leyes Fundamentales. Afirmó también que el documento parte de la propia capacidad de Innovación del régimen, sujeto, como cualquier régimen, a la necesidad de defender su legitimidad y desarrollar las notas potenciales de sus normas constitucionaJes. El objetivo de la Sección al elaborar el documento —dijo— era «vitalizar las instituciones, y en primer lugar, el propio Consejo Nacional. Razonó los motivos por los que se consideran líneas maestras del"desarrollo político los diferentes puntos enumerados en el documento. «Se propugna aquí —dijo— el fortalecimiento de nuestra democracia orgánica y social y el rearme ideológico, doctrinal, estructural y operativo del régimen y del Movimiento, de cara a ampliar su base humana, que es tanto como decir de cara a asegurar el futuro colectivo.»

RENUNCIA AL USO DE LA PALABRA

Acallados loe largos aplausos que acogieron la intervención del señor Ortí Bordas, el secretario primero del Consejo, señor Palomares, anunció que los consejeros que habían solicitado hacer uso de la palabra para debatir el documento habían renunciado, «por respeto y emocionada adhesión —dijo— y por entender que priva en estos momentos la básica unidad del Consejo Nacional».

Los consejeros que habían solicitado intervenir eran las señoritas Primo de Rivera y Plaza de Prado, y los señores Salas Pombo, Oreja Aguirre, Adán García, Oriol (don Antonio), Franco y Pascual del Pobil, Suevos Fernández, Fueyo Alvarez. Herrero Tejedor, Pedrosa Latas, Solís Ruiz, Labadíe Otermín, Cisneros Laborda, Palomares, Navarro, Hernández Gil, Sánchez de León y Pínilla Turiño.

Finalmente fue sometido a votación el documento base, que fue aprobado con el único voto en contra del consejero don Blas Pinar, después de lo cual fue levantada la sesión.

Europa Press.

 

< Volver