Vida política. Tras celebrar una "cumbre" en Madrid. 
 ANEPA hace público su "manifiesto" político  :   
 Inserta en el Movimiento, sí; pero no subordinada. 
 Informaciones.    29/10/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 21. 

TRAS CELEBRAR UNA «CUMBRE» EN MADRID

A.N.E.P.A. HACE PUBLICO SU "MANIFIESTO" POLÍTICO

INSERTA EN EL MOVIMIENTO, SI; PERO NO SUBORDINADA

MADRID, 29. (LOGOS.)

Se ha celebrado una reunión de la Asociación Nacional para el Estudio de los Problemas Actuales (A.N.E.P.A.), con asistencia de los rectores nacionales y de los residentes de las Secciones Provinciales, y otras destacadas personalidades de la organización. Durante la reunión ae pernio el pensamiento actual de A.N.E.P.A., sin renunciar a su ampliación y concreción en los aspectos no contenidos en el documento que fue entregado a los asistentes.

A.N.E.P.A., INSERTA, PERO NO SUBORDINADA AL MOVIMIENTO

La Asociación se constituyo en el año 1969, al amparo de la legislación entonces vigente y como «asociación no estrictamente cultural» quedó inscrita en el Registro de la Delegación de Acción y Participación Política. La inscripción —hace constar el documento repartido— no significa subordinación, ya que A.N.E. P.A. quiere actuar en el terreno que está mas allá del Poder y más allá de la oposición; es decir, defiende el actual sistema constitucional, se adhiere totalmente al régimen, pero se reserva la crítica de la acción publicaren cada caso. Ofrecemos una sintesis del pensamiento actual de A.N.E.P.A.

La Asociación tiene una presencia indudable en el campo político, en el doble sentido «Promover y redactar estudios sobre el desarrollo constitucional de la realidad española, en el orden político, y coordinar actividades para participar de acuerdo con las disposiciones legales en el desarrollo de las instituciones públicas.» Para servir estos fines, la Asociación se ha preocupado de agrupar hombres que estén convencidos de la necesidad de organizarse para mantener la continuidad constitucional con un afán constante de perfección.

De otra parte, la Asociación es consciente de la pluralidad de opciones en esa zona entre lo que es idea sustancial y la realidad concreta de los hechos, y se preocupa de recogerlas para someterlas a reflexión, tendente a la búsqueda de soluciones nuevas y equilibradas que, partiendo de los principios enraizados en la esencia de la Patria, pueda ofrecer a la sociedad formulas válidas para el futuro político.

FIDELIDAD A LA CONSTITUCIÓN

La asociación mantiene un acatamiento total a la Constitución y considera que esta actitud es Ineludible para toda actuación política que merezca tal nombre. Las ideas básicas de coincidencia ideológica común recogidas en las Leyes Fundamentales son las que forman la Constitución.

INMUTABILIDAD Y REFORMA CONSTITUCIONAL

Pese a lo dicho, no ignoramos que en la Constitución existen dos clases de normas. Forman la primera las que podríamos considerar inmutables, por ser estás las que constituyen la esencia del propio Estado.

Muchos consideran que estas normas inmutables son las contenidas en la ley de los Principio; del Movimiento, pero ello ha de matizarse. En dicha ley hay declaraciones dé futuro, como las del principio XII, que pueden ser susceptibles de modificación o normas que significan una reserva legal que habrá de completar, como el principio VIII, que en sí mismo postula su desarrollo.

Pero lo que constituye la esencia de dichas normas, lo que, en frase de la asociación, se ha llamado «princioio de los principios», resulta inmutable, y si ello se modificase no nos encontraríamos ante una reforma constitucional, sino ante una ruptura revolucionaria que acabaría con .una persona jurídica, el Estado español, para crear «ex novo» otro distinto.

Otro grupo de normas constitucionales son las puramente estructurales de los organismos de Gobierno, que, evidentemente, pue den ser modificadas en la forma que para ello se ha previsto.

La asociación proclama su respeto total a los principios constitucionales y formula sus criterios de aplicación de los mismos en este momento en la forma que vamos a explicar.

En el primer punto, la unidad nacional, la asociación. es exigente. No sólo no lo considera discutible, sino la esencia misma del ser nacional. Ahora bien, la unidad nacional no implica unitarismo, sino que admite peculiaridades de todo orden. Estas peculiaridades son parte del alma nacional. Pero la peculiaridad regional, provincial, comarcal; municipal o de otro orden, tiene que quedar siempre .ordenada a la unidad nacional y a sus superiores intereses.

JUSTICIA

A. N. E. P. A. proclama la justicia como exigencia primaria de toda acción pública. Y demanda una acción politica, social y laboral eficaz, participativa, amplia y general que propicie la permanente mejora cultural y económica, el derecho a una Seguridad Social de futuro digna y suficiente, la estructura de 1a empresa en forma que participen los que la integran en su gestión y beneficios y la defensa del pequeño propietario rural, industrial o comercial.

DIGNIDAD DEL HOMBRE

La asociación considera que el hombre es la causa y fin da toda acción pública y el impregnar de ese sentido humanístico a la acción política, rechazará todo totalitarismo panteista de cualquier signa y toda doctrina que olvide la supremacía espiritual que el hombre entraña. También rechaza el sometimiento del hombre a supuestas normáis de progreso basadas en la economia

MONARQUÍA

A. N. E. P. A. considera las instituciones monárquicas y la personal que la encarna fuera de toda discusión y de todo partidismo, y proclama su sentimiento de adhesión indiscutible a la institución y a la persona de Su Alteza Real el Principe de España.

LIBERTAD Y ESTADO DE DERECHO

La libertad del hombre es un valor esencial que hay que afirmar plenamente. Pero la libertad origina la responsabilidad concreta que la exigencia del cumplimiento de unos deberes de cada hombre para consigo y para los demás.

Ello postula el desarrollo de los derechos políticos contenidos en las leyes Fundamentales: el recurso contra posibles medidas anticonstitucionales, con legitimación para internonerse por cua1quier ciudadano: la exigencia de la fundamentación jurídica de su resolución y una regulación eficaz de la responsabilidad de toda autoridad o funcionarios ante los administrados, por el perjuicio que con sus posibles actuaciones contra derechos puedan ocasionarles.

 

< Volver