Autor: Contreras, Lorenzo. 
 Pleno del Consejo Nacional. 
 Abierto el debate sobre asociaciones políticas  :   
 Cuarenta escritos de sugerencias serán defendidos por sus firmantes. 
 Informaciones.    16/12/1974.  Página: 1, última. Páginas: 2. Párrafos: 24. 

PLENO Da CONSEJO NACIONAL

ABIERTO EL DEBATE SOBRE ASOCIACIONES POLÍTICAS

CUARENTA ESCRITOS DE SUGERENCIAS SERÁN DEFENDIDOS POR SUS FIRMANTES

Por Lorenzo CONTRERAS

MADRID, 16. (INFORMACIONES.)

«El pueblo español tiene derecho a la esperanza», ha manifestado esta mañana en el seno del Consejo Nacional, al iniciarse el debate del Estatuto de Asociaciones Políticas, el vicepresidente del órgano colegial de! Movimiento y ministro secretario, señor Utrera.

El señor utrera inició su discurso en presencia de todos los miembros del Gobierno, con el presidente Arias al frente, y con la sola ausencia de don Nemesio Fernández-Cuesta, ministro de Comercio, que se encuentra de viaje en Cuba. Junto al presidente del Gobierno tomaba asiento el titular de las Cortes, señor Rodriguez de Valcárcel. El hemiciclo registraba una gran concurrencia de procuradores. Únicamente justificaron su ausencia por enfermedad los señores Agustín Aznar, Girón, Pardo Canalis y Solís Ruiz.

Este último envió desde el hospital donde se encuentra internado a causa de un accidente de caza una carta que fue leída íntegramente por el secretario primero del Consejo Nacional, señor Palomares.

Habla una notable expectación periodística antes de que la sesión comenzase. Las cámaras de Televisión Española habían sido instaladas en ángulos del hemiciclo y en los propios pasillos del palacio del antiguo Senado, intensamente iluminados.

Junto al señor Utrera, orador inaugural de la sesión, tomaban asiento el señor Aírese (a la derecha) y el señor Palomares (a la izquierda). Integraban también la mesa doña Belén Landaburu.

secretario segundo del Consejo, y los señores Sánchez Cortés y Hernández Gil (don Fernando).

EL MOMENTO DEL PLURALISMO

El ministro secretario y vicepresidente del órgano colegiado del Movimiento comenzó diciendo que el Movimiento fue desde sus orígenes diverso y no uniforme. «El momento del pluralismo ha llegado»,

añadió. El orador denunció «la pretensión bárbara de partir de cero» en los intentos de desarrollo político.

Agregó que ahora se abre un camino integrador y amplio. Puso de relieve que ffel abrumador consenso de nuestro país» no justifica autoesclusiones políticas de cara al desarrollo político que se prepara. Según el señor Utrera, que citó en diversas ocasiones tastos ´´el discurso presidencial del 12 de febrero, la andadura del camino asociativo que ahora se emprende descubrirá aspectos en un paisaje político inédito. Y añadió que «lo democrático y realista sería aceptar la regulación que va a ser hoy aprobada. A continuación hizo notar que «el tiempo dirá hasta qué punto esta regulación debe ser perfeccionada». También puso de relieve que el paso político actual se produce «gracias a la capitanía de Franco, que ha trazado nuevos caminos». Terminó aludiendo al «escueto deber de sentirnos, por España, esperanzados».

CUARENTA ESCRITOS DE SUGERENCIAS

A continuacion hizo uso de la palabra el ponente del Estatuto de asociaciones, señor Navarro (don Eduardo), quien hizo una descripción del proceso seguidor en la preparación del texto. Señaló que sobre el tema asociativo han llegado a redactarse hasta diez documentos. Hizo mención de sus compañeros de ponencia, señor Pinilla (que la presidió), Pueyo, Lábaro. Martínez Emperador y Dancausa. Hizo saber que han sido 40 los escritos de sugerencias presentados por

ABIERTO EL DEBATE SOBRE ASOCIACIONES POLÍTICAS

SEÑOR ALGORA, EN LA ASAMBLEA DE LOS PROPAGANDISTAS:

los consejeros nacionales al anteproyecto dado a conocer hace días. Estos escritos totalizan 267 observaciones, un número considerable de las cuales habría sido aceptado, según lo manifestado por don Eduardo Navarro.

El ponente dijo que el Movimiento Nacional «jamás ha sido el monopolio político de un grupo que prentendia imposibles uniformaciones ideologicas», y lo describió como institucion que promueve

la actuación nolitica de todos los españoles que aceptan los principios como pacto fundamental de la convivencia nacional».

REFORMAS DEL TEXTO

Seguidamente el orador se refirió a las reformas que en el texto del anteproyecto se han introducido, comenzando por indicar que en el título primero, donde se ha recogido sugerencias de los señores Pedrosa, Vázquez, Conde Pendres y Herrero Tejedor, el derecho de asociacion política se extiende a todos los españoles mayores de dieciocho años, sin otra, restricción que la acentación de la Constitución, exigencia minina de cualquier Estado que tenga conciencia de su misión. Manifestó que se declara expresamente que las asociaciones confesonales y las sindicales y profesionales no podrán convertirse, en ningún caso, en asociaciones políticas.

En el discurso del señor Navarro no figura ninguna alusión a la omisión de la referencia al articulo 16 del Fuero de los Españoles, que reconoce a éstos el derecho a asociarse para fines lícitos. La omisión de la referencia concreta al artículo 16, asi como al 21 de la Ley Orgánica del Estado, figura en la sugerencia aceptada que presentó el señor Herrero Tejedor.

Respecto a la competencia en materia asociativa, epígrafe del título segundo del Estatuto, el señor Navarro dijo que en dicho título, «señalando que las asociaciones se instituyen en la comunidad del Movimiento, sentado esto y en consideración a los fines que le atribuye la Ley Orgánica del Estado, se establece la competencia del Consejo Nacional para acordar su reconocimiento, suspensión y disolución.

Al constatar el contenido del título tercero, el orador se refirió a otra reforma o modificación de los términos siguientes: «Dado que se exige un número determinado de socios para proceder al reconocimiento definitivo de las asociaciones, se establece el trámite de su autorización provisional a fin de que en un plazo prudencial proceda a la admisión de asociados, Jas cuales, al término del plazo señalado, han de ser, al menos, 25.000, distribuidos en 15 provincias españolas, a cuyo efecto serán computables Ceuta y Melilla, con arreglo a una proporcionalidad adecuada al censo de población, cuyos coeficientes se han rebajado considerablemente en atención a las observaciones recibidas.»

Respecto a las secciones locales —dijo—, se ha disminuido a 200 el mínimo exigido para su constitución, dejando siempre abierta la autorización del Consejo Nacional para la apertura de secciones locales que no reúnan el mínimo.

Tras unas palabras de otro de los miembros de la ponencia, el señor Martínez Emperador, sobre las modificaciones incorporadas al anteproyecto inicial, habló, como primer orador fuera de las responsabilidades de la ponencia, el señor Valdés Larrañaga, falangista de la primera hora joseantoniana, quien preguntó si el marco asociativo que se va a aprobar dará cabida o no a los partidos políticos. Pidió que se aclare esta cuestión sin andar por las ramas. «Lo grave —añadió— sería la posibilidad de engendrar asociaciones susceptibles de actuar como partidos.» Tras reiterar su preocupación, anunció que su voto sería favorable a la letra del texto si el Consejo Nacional cumple en el futuro con su misión. Por el contrario, se reserva moralmente el derecho a considerar su voto si desde la práctica se vuelve al sistema de los partidos políticos.

Correspondió el segundo turno a don Enrique Sánchez de León, consejero nacional por Badajoz, de treinta y cinco años de edad. El señor Sánchez de León calificó el día de hoy como «día de gozo para los que pedimos —dijo— generosidad y riesgo». «Nos hubiese gustado —señaló— un texto más comprometido y unas posibilidades de asociarse políticamente en lo sindical y en lo regional.»

El señor Sánchez de León añadió: «El gran reto de este Estatuto se dirige a la conciencia de los políticos inhibidos dentro y fuera del juego institucional.» Más adelante diría que lo que se discute en los círculos políticos activos es la supervivencia del propio Movimiento.

Anunció que votaría a favor del Estatuto basándose en la esperanza üe «aproximaciones finalistas» a un esquema político más satisfactorio que el que se perfila en el Estatuto. Manifestó su esperanza en el factor democratizador que encierran ,a su juicio, las asociaciones políticas. Dijo que no condena a los partidos políticos por la mera condena en sí, sino porque son imposibles en el contexto institucional del Régimen. Pero advirtió que otorga su respeto personal a quienes abogan con un régimen parlamentario de partidos. «No tienen razón —subrayó—, pero tienen sus razones.»

Tras indicar que las asociaciones políticas depararán la posibilidad de una mayor justicia social, manifestó su preferencia por una mayor incorporación de la izquierda al régimen, contrabalanceando a la derecha. «Cuando el barco escora —fueron sus palabras textuales— hay que virar hacia la parte que esta hundida.»

«Manifestó a continuación que la izquierda moderna puede tener instalación honorable en el sistema y pidió que no se considere a la izquierda únicamente como destinada a cruzar la aduana de Carabanchel o el Tribunal de Orden Público. Sus palabras finales fueron: «Para la reconversión del Estatuto en otro mejor votaré a favor del proyecto.»

Intervinieron a continuación los señores Abella Martín, Adán García, Pedrosa Latas, García Ramal y García Rebull, todos ellos expusieron su adhesión al proyecto con distintos matices. El señor Pedrosa se mostró crítico en cuanto a la circunstancia de que el último proyecto de la ponencia no hubiese llegado con la suficiente antelación a los procuradores. En base a ello renunció a la defensa oral de sus propuestas escritas.

El general García Rebull, consejero nacional por Tarragona, dijo hablar como soldado, «sin argumentos políticos y jurídicos y con la pasión de los viejos ideales». Tras indicar que el único ideario posible es el del Movimiento, manifestó que era oortador de la adhesión que al estatuto de asociaciones dispensa el Consejo Provincial de Tarragona. El general dijo que este voto afirmativo es, sin embargo, opuesto a lo que él siempre ha proclamado, pues estima que las asociaciones conducen a los partidos políticos, a los que llamó engendro del liberalismo, sistema que calificó a su vez de lacayo del capitalismo. Dijo que los partidos son el opio del pueblo y que son partidistas. PUPS va contra el interés geEfl general y consejero provincial ñor Tarragona calificó a los posibilistas y centristas políticos de oportunistas, y terminó diciendo lo que sigue: «Si tuviera dudas sobre el hecho de que las asociaciones son partidos políticos o fueran perjudiciales para el Movimiento, sé que nuestras autoridades no habrían permitido las asociaciones, porque de lo contrario las culparía de ser desleales al Caudillo y traidoras a la patria v a los muertos.»

La sesión continúa en el momento de transmitir estas impresiones finales, cuando hace uso de la palabra el consejero nacional don Marcelino Oreja Aguirre, a quien seguirán en el turno oratorio, durante la sesión de esta tarde, los señores Suevos Fernández, Pinilla, Zamanillo, Cisneros, Romero, Ortí Bordas, Gias Jovet, Oriol y Urquijo, Martin Villa, Garicano Gofil, Salas Pombo, Herrero Tejedor y la señorita Plaza de Prado.

«TENEMOS UN EPISCOPADO A LA ALTURA DE LOS TIEMPOS»

MADRID, 16. (LOGOS.)

«En todos los campos de la sociedad los cristianos debemos ser un ejemplo del servicio que tenemos que prestar y de las ayudas que debemos facilitar», dijo don Abelardo Algora, presidente de la Asociación Católica Nacional de Propagandistas en la asamblea general extraordinaria que se ha celebrado en Madrid.

El señor Algora se refirió en su discurso a las actitudes o posturas que todo propagandista debe tener en cuenta en las decisiones que individual o colectivamente tiene que tomar, tales como e! sentir con la Iglesia y tener fe en su jerarquía. Ante los ataques de todo orden que reciben nuestros obispos dijo— «quiero aclarar que tenemos una jerarquía a la altura de los tiempos, que trabaja y se esfuerza por encontrar caminos de eavngelización.

Hacia nuestros hermanos no cabe otra actitud que la del amor —añadió—. Estamos muy lejos del amor cristiano. Todavía no se nos conoce por la forma como nos amamos.

Respecto a la sociedad civil no cabe otra actitud que la de servicio. El cristiano propagandista debe esforzarse por encontrar fórmulas más justas de distribución y contribución a las cargas y reparto de bienes.

Debemos también dar testimonio de nuestras conductas. La primera razón para que los demás crean es quizá nuestro modo de comportarnos, así como el cumplimiento de las obligaciones para las que nos sentimos llamados», dijo finalmente.

NUEVA REGLAMENTACIÓN SOBRE LIBROS DE TEXTO

MADRID, 16. (INFORMACIONES.)

Los libros y material didáctico para los que se solicite autorización de publicación habrán de tener en cuenta las orientaciones pedagógicas del Ministerio de Educación y Ciencia, según disposiciones que hoy se desarrollan en una orden publicada en el «Boletín Oficial del Estado».

Estas autorizaciones serán necesarias para los textos siguientes: Guías didácticas del profesor, libros de biblioteca aula, libro del alumno y otro material escolar.

Los centros docentes podrán adoptar los libros o material didáctico autorizados por el Ministerio de Educación y Ciencia. Una vez adoptados, no podrán ser sustituidos por otros durante un período mínimo de cuatro años.

 

< Volver