Hedilla vuelve a la política acogido a las asociaciones del Movimiento. 
 "No me opuse a la unificación; sencillamente, no la acepté"  :   
 José Antonio tampoco la hubiera aceptado. 
 Madrid.    16/10/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

HEDILLA VUELVE A LA POLÍTICA ACOGIDO A LAS ASOCIACIONES DEL MOVIMIENTO

«No me opuse a la unificación; sencillamente, no la acepté»

José Antonio tampoco la hubiera aceptado

Don Manuel Hedilla, elegido jefe nacional de F. E. y de las J. O. N. S. en abril de 1937, como sucesor de José Antonio Primo de Rivera, pronunciará una conferencia en Barcelona el próximo 3 de noviembre, según ha declarado a José Antonio Flaquer, de "El Noticiero Universal", en el transcurso de una larga e interesante entrevista que publica este diario barcelonés.

En cuanto a su retomo a la política, declara que ante la apertura de un cauce legal, un puñado de buenos españoles designaron hasta 103 diputados que se integraron en Asamblea en Madrid el 3 de noviembre de 1968 y le designaron jefe del "Frente Nacional de Alianza Libre", nacido oficiosamente a la chita callando. Cuando el régimen jurídico de las Asociaciones del Movimiento sea un hecho, se constituirá de acuerdo con lo que estipulara la ley. Este Frente rechaza tajantemente cualquier tipo de simbolismos falangistas, para salvar únicamente los principios jose antonianos que ee puedan, actualizándolos.

Dice que el asociacionismo lo necesitamos con urgencia, con mucha urgencia, ya que es imprescindible que en España «cista por fin el tan anhelado contraste de pareceres. Sin él no Iremos a ningún sitio.

"Los verdaderos falangistas —manifiesta textualmente—sólo aceptamos la responsabilidad que pudiera alcanzar a la Falanga por BU participación en el 18 de Julio y en la guen-a civil, concretada a cuanto se hiciera cumpliendo órdenes circuladas orgánicamente por el auténtico y real mando de aquel entonces.

Pero ninguna otra. Te lo ruego que esto quede bien claro, por favor."

"No me opuse a la unificación—añade—. Sencillamente, no la acepté, que no es lo mismo, aunque lo parezca a simple vista. Jamas me satisfizo. José Antonio tampoco la hubiese aceptado. Y los verdaderos falangistas pensaban igual. Por esto reaccioné de este modo, aunque sabía de antemano lo que me esperaba. Y así fue: el 25 de abril de 1937, o sea seis días después de la unificación, era detenido."

"Entonces conté con el apoyo del cardenal Goma, que se portó de maravilla. Su intercesión fue extraordinariamente positiva. Y mi madre. Tengo dentro de mí una paz infinita. Ni me acuerdo... He perdonado. Quizá cuando alguien me habla de algunas personas contesto que no las "conozco"."

Europa Press.

 

< Volver