Autor: Baró Quesada, José. 
 Alta tensión en el Pleno del Consejo Nacional. 
 Oposición a la vicepresidencia, por parte de algunos consejeros nacionales, al ser abordado el tema de las asociaciones políticas  :   
 El ex ministro Fraga Iribarne y los señores Labadié Otermin, Ballarín y Hertogs pusieron la sesión al rojo vivo. 
 ABC.    16/12/1969.  Página: 21-27. Páginas: 7. Párrafos: 77. 

ALTA TENSIÓN EN EL PLENO DEL CONSEJO NACIONAL

OPOSICIÓN A LA VICEPRESIDENCIA, POR PARTE DE ALGUNOS CONSEJEROS NACIONALES, AL SER ABORDADO EL TEMA DE LAS ASOCIACIONES POLÍTICAS

EL EX MINISTRO SEÑOR FRAGA IRIBARNE Y LOS SEÑORES LABADIE OTERMiN, BALLARIN Y HERTOGS

PUSIERON LA SESIÓN AL ROJO VIVO

DOCE VOTOS EN CONTRA Y CUATRO ABSTENCIONES

(director del Instituto de Estudios Políticos, el propio nuevo secretario de la Alta Cámara, el ex delegado de Juventudes y un consejero nacional)

AL PROYECTO DE SECRETARIA GENERAL DEL MOVIMIENTO

INFORMES DEL MINISTRO DE JUSTICIA Y DEL DELEGADO NACIONAL DE EDUCACIÓN FÍSICA Y DEPORTES

TRIUNFÓ EN LAS VOTACIONES EL SEÑOR FERNANDEZ - MIRANDA

Madrid. (De nuestro redactor político.) La sesión plenaria de la mañana de ayer en la Alta Cámara, que tenía, en principio, un carácter estrictamente reglamentario, dio ocasión a uno de los debates políticos más apasionantes registrados allí. Protagonista principal de este debate fue don Manuel Fraga Iribarne, ex ministro de Información y Turismo. Con él, los señores Labadié Otermin, Bailarín, Marcial y Hertogs.

Frente a sus argumentos, la dialéctica del vicepresidente del Consejo Nacional y ministro secretario general del Movimiento, don Torcuato Fernández-Miranda. Hubo momentos de tensión. La expectación era grande desde la llegada de los consejeros. La atención estaba centrada en Fraga y su esperado, aunque exactamente desconocido, discurso, al que algunos calificaban de ´´altos vuelos políticos". E1 general García Rebull, jefe de la División Acorazada Brúñete, fue uno de los primeros en llegar al viejo nalacio del Senado del Reino. El último en tomar asiento en su escaño, el director general de Prensa, don Alejandro Fernández Sordo, que lo hizo junto al ex ministro don Raimundo Fernández Cuesta. Asistieron, entre otros ex ministros, en su calidad de consejeros, los miembros del anterior Gobierno, almirante Nieto Antúnez y señor Solís. Ocupó el banco azul el Gobierno en pleno, salvo el señor Silva, en viaje oficial fuera de España. Al frente, el almirante Carrero Blanco, con el presidente del Consejo del Reino y de las Cortes. Frente a ellos, la Comisión Permanente de la Alta Cámara. En la mesa presidencial, con Fernández-Miranda, los señores Sánchez Cortés y Asís Garrote, Notable afluencia de invitados en la tribuna pública del fondo. Lleno en la de la Prensa.

Estructura de la Secretaría General

Elegantes palabras de gratitud y reconocimiento del señor Fernández-Miranda a su antecesor en el doble cargo de vicepresidente de la Alta Cámara y ministro secretario general del Movimiento, señor Solís. Pide que conste en acta, y así se acuerda, el sentimiento de la Corporación por la muerte del consejero señor Trías Bertrán. Lectura y aprobación del acta de la sesión anterior. Pasa al estrado el ministro de Justicia, señor Oriol, que lee un informe del Gobierno, al que aludimos más adelante.

Don Torcuato Fernández-Miranda, con voz y dicción de excelente orador, dio cuenta del proyecto de estructura de la Secretaría General del Movimiento:

"El artículo 40 de la Ley Orgánica del Movimiento y su Consejo Nacional—recordó—establece que la estructura de la Secretaría General será regulada, a propuesta de su titular, por el Pleno del Consejo Nacional, previo informe de la Comisión Permanente." "En virtud de esta disposición, la Secretaría General trae hoy al Pleno, con dicho informe favorable, las normas de estructura que van a ser sometidas a vuestra decisión." "La Secretaria General, siguiendo las lineas establecidas por el articulo 44 del Estatuto Orgánico, fija su estructura en cinco núcleos fundamentales: la Vicesecretario General, las Delegaciones Nacionales, el Instituto de Estudios Políticos, la Secretaría Técnica y la Gerencia de Servicios."

Indicó que los dos criterios a los que la nueva estructura pretende responder son una decidida voluntad de sencillez y una correlación rigurosa entre los fines constitucionalmente asignados al Consejo Nacional y las Delegaciones cuyo establecimiento se propone.

«EL MOVIMIENTO NO PODRA VIVIR SI EN SU SENO NO SE SUSCITA EL ASOCIACIONISMO CONVENIENTE»

«Seremos audaces en la formulación del asociacionismo polílico, con rigurosa lealtad a nuestras Leyes Fundamentales»

FERNANDEZ-MIRANDA

NORMAS PARA LA RECTIFICACIÓN DEL CENSO ELECTORAL

La Presidencia del Gobierno inserta hoy una orden en el "Boletín Oficial del Estado" por la que se dictan normas para la rectificación del censo electoral general de residentes, con referencia al 31 de diciembre de 1969.

Esta rectificación deberá comprender las altas y bajas de electores que, por inclusión, exclusión o modificación de sus circunstancias legales afecten a los españoles, varones y mujeres, que deben quedar inscritos en el censo si reúnen alguno de estos tres requisitos:

Ser residente vecino cabeza de familia, ser residente con la condición de mujer casada y ser residente que no tenga ninguna de las condiciones anteriores pero que cumpla veintiún años antes del 31 de diciembre próximo.

La orden señala que los Ayuntamientos formarán un fichero con la misma clasificación de distritos y secciones electorales que figuran en el censo de 1965, pero recogiendo las bajas y altas que se hayan dado hasta el final de 1969. Las fichas deberán remitirse a la correspondiente sección de estadística entre el 31 de enero y el 10 de marzo de 1970, según se trate de municipios menores de 10.000 habitantes, de 10.000 hasta 50.000 (14 de febrero), de más de 50.000 (28 de febrero) o de Madrid y Barcelona.

NO SE TRATA DE ELUDIR EL ASOCIACIONISMO, SINO DE SUBRAYAR EL SOCIACIONISMO POLÍTICO

¿Tan grave es que un ministro secretario, que empieza con toda esperanza e ilusión, le pida al Consejo un mínimo cíe meses de confianza?

Por su especial trascendencia, el señor Fernández-Miranda dedicó una extensa parte de su exposición a pormenorizar el alcance y significado de la desaparición de la Delegación Nacional de Asociaciones y de la creación, en cambio, de las Delegaciones de Familia y de Acción Política y Participación. "No se trataadvirtió—de eludir el problema del asociacionismo." "La estructura que se ofrece significa, precisamente, todo lo contrario: el modo de replantear, en su verdadero terreno, un problema que tenemos pendiente, el problema del asociacionismo." "Desde mi propia responsabilidad, aseguro que no eludiré jamás ningún problema, porque todo problema eludido es siempre, a la larga, un problema enconado, complicado, agravado."

"El asociacionismo es un instrumento, una realidad instrumental, consustancial y necesaria al propio Movimiento. El Movimiento no podrá vivir, no podrá realisar todas sus funciones, si en su seno no suscita el asociacionismo conveniente. Pero el asociacionismo como instrumental de la actividad a realisar por el Movimiento es necesariamente múltiple, es necesariamente plural, está en razón de los distintos fines."

Alude el señor Fernández-Miranda a las distintas clases de asociaciones, y dice: "Además de toda esa gama asocia-cionista hay una, específica, que constituye problema, que tiene que ser resuelto con limpieza, sin eludirlo, a través de la exigencia de nuestros principios y de nuestras Leyes Fundamentales.

Es el asociacionismo político."

"Lejos de eludir el problema, lo aislamos, presentándolo en su perfil exacto", manifiesta después de referirse al Fuero de los Españoles, a la Ley Orgánica det Estado y a los Principios Fundamentales.

Termina recordando con palabras del Jefe del Estado que "la exclusión de los partidos políticos en manera alguna implica la exclusión del legítimo contraste de pareceres, del análisis crítico de las soluciones de gobierno, de la formulación pública de programas y medidas que contribuyan a perfeccionar la marcha de la comunidad".

"Intentaremos el progreso—finaliza el ministro secretario—desde nuestra propia manera de ser, desde nuestros principios, desde nuestras Leyes Fundamentales, pero quede claro que si planteamos de modo rotundo el problema del asociacionismo politico y afirmamos que seremos audaces en su jormulación, es porque será cimentado sobre la base de una total, absoluta, rigurosa lealtad a nuestros principios y a nuestras Leyes Fundamentales."

OPOSICIÓN DE LABADIE OTERMIN

Don Francisco Labadié Otermín Inicia el debate político con estas manifestaciones: "Lamento de verdad no coincidir, como hubiera sido mi deseo, ni el poder dar mi aprobación al Informe que acaba de hacerme el ministro secretarlo general. Me refiero de modo concreto, ya que a todo lo demás condiciona, al asociacionismo y, singularmente, al asociacionismo político. Porque de sus palabras saco la conclusión de que parece que no hay intención de aplicar con carácter inmediato el Estatuto del Régimen Jurídico Asociativo del Movimiento, aprobado por esta Cámara el 3 de julio último, pretendiendo reconsiderar la cuestión partiendo de supuestos distintos a los que sirvieron de base a la Interpretación de nuestras Leyes Fundamentales."

DON JUAN DE BORBON REGRESA DE LONDRES A ESTORIL

Lisboa 15. (De nuestro corresponsal, por teléfono.) A las tres y media de la tarde ha llegado al aeropuerto de Lisboa el Conde de Barcelona, quien, como ya se informó en estas páginas, ha pasado la última semana en Inglaterra. Don Juan de Borbón asistió a los funerales de la princesa Alicia, madre del duque de Edimburgo, siendo huésped más tarde de la Reina Isabel n.

El Conde de Barcelona fue recibido en el aeropuerto de Fonseca por el embajador de España en Lisboa, señor Giménez Arnáu; por el ministro señor Benito y otros miembros de nuestra Embajada, así como por varios españoles. Don Juan de Borbón departió con todos durante unos minutos, trasladándose seguidamente a su residencia de Estoril.

J. S. y G.

DISCREPANCIA DE FRAGA IRIBARNE

Gravísima cuestión de principios y problema político de la más extraordinaria trascendencia

«NADIE PIENSE QUE ESTA CÁMARA SERA LA MISMA SI SE INHIBE ANTE ESTE PROBLEMA FUNDAMENTAL V SI SE TRAGA SU PROPIO ACUERDO UNÁNIME DEL MES DE JULIO. NI NOSOTROS MISMOS, NI MUCHO MENOS EL PAÍS, LA VAMOS A CONSIDERAR Y RESPETAR

IGUAL»

FRAGA IRIBARNE

Interviene el ex ministro don Manuel Praga Iribarne, que. entre otras cosas, dice:

He pedido hacer uso de la palabra, de acuerdo con el artículo 51 del Reglamento del Consejo Nacional, y creo que debo empezar por dar una explicación. Mi deseo sincero (y espero probarlo a lo largo de los próximos meses) hubiera sido el de no tener que intervenir tan pronto en las altas tareas cíe esta Cámara, por una lógica discreción después de una larga etapa, sólo recientemente interrumpida en las tareas del Gobierno, que a su vez supuso una correcta limitación de mis intervenciones en este Consejo.

Toda clase de razones, públicas y personales, me aconsejarían hoy .una posición de espera y tranquilidad; sólo la plena conciencia de no cumplir con un deber grave me obliga a romper ese criterio, por la trascendencia del asunto y por la oportunidad irrepetible de plantearlo. El tener la honra de estar aquí por nombramiento del Jefe del Estado, y jefe nacional del Movimiento, hace aún más acuciante ese sentido del deber, esa obligación en conciencia, de plantear, por la lealtad que le debo, una leal discrepancia en un momento decisivo para la vida de este Consejo Nacional y del propio Movimiento.

Podrá sorprender, a primera vista, que una cuestión de esa importancia pueda plantearse en torno a una disposición que regula la estructura interna de la Secretaría General del Movimiento. Podrá parecer ésta una cuestión meramente administrativa, de división funcional del trabajo, en la cual pudiéramos, sin más, remitirnos al punto de vista de quienes van a responder de la marcha de los asuntos ejecutivos en la propia Secretaría General. Tal es, desde luego, mi propio criterio, y de antemano renuncio, por tanto, a entrar en detalles sobre el conjunto de la disposición, tan brillantemente explicada por el propio ministro secretario general.

Pero sus mismas brillantes palabras me han confirmado en que, al lado de los problemas funcionales y administrativos, la aprobación, precisamente hoy, de este texto, plantea a este Consejo una gravísima cuestión de principio, un problema político de la más extraordinaria trascendencia, algo que, según lo que hoy resolvamos, afecta de modo decisivo e irreversible al prestigio de este Consejo Nacional, al destino del Movimiento en los años próximos, al carácter de la vida política española y al destino de España. Nada menos.

El texto que se nos propone suprime la Delegación Nacional de Asociaciones y no incluye ni una sola vez, en todo su articulado, la palabra asociación o asociaciones. Es obvio que no me mueve a plantear este tema el recuerdo romántico de haber sido, de 1957 a 1961, el primer delegado nacional de Asociaciones, y haber tenido, por lo mismo, una parte decisiva en su creación, orientación y organización.

LOS INSTITUTOS CIENTÍFICOS CAPILARES SAINT ANTOINE, DE PARÍS

especializados en el cuidado y conservación del cabello, comunican que su local de avenida de José Antonio. 7. Tel. 221 44 00, Madrid, está abierto sin interrupción de 11 a 20 horas los días laborables, y de 10 a 14 los sábados. En treinta minutos de examen, sin ningún compromiso, diremos si nuestro método puede ser eficaz en su caso. Estos INSTITUTOS están montados e instalados de forma que las señoras y señores clientes no esperen. Para consultar sobre el método a seguir pueden presentarse durante las

horas anteriormente indicadas. Barcelona: Ronda de San Pedro, 8. Teléfonos 231 58 83 y 221 01 08.—Sevilla: Calle Imagen, núm. 12. 6.ª planta. Teléfono 22 92 98.—Zaragoza: Calle San Miguel, número 2. Teléfono 21 28 38.—Madrid: Calle Ventura Rodríguez, núm. 4. Tel. 241 36 53. Institutos Científicos Capilares Saint Antoine, de París, Avda. de José Antonio. 7. Teléfono 221 44 00. MADRID.

Director facultativo: Doctor Pardos. Director: Señor Bellido. (N.° de Sanidad 8-C)

LA APERTURA DEBE CONTINUAR A TODO TRANCE

Los muchos hombres del Movimiento que creemos que el proceso de desarrollo poli-tico y de apertura deben continuar, a todo trance, nos encontramos en una grave crisis de conciencia. Hablemos claro: los hombres que nos hemos batido por la representación familiar, por la libertad de las ideas y de su expresión, los que hemos presentado al país la Ley Orgánica como una etapa decisiva en la institucionalización y la apertura (no a siniestra, sino hacia el futuro), tenemos que dejar constancia de que podremos habernos engañado, pero, desde luego, no hemos intentado engañar a nadie.

Parte decisiva de aquella Ley Orgánica del Estado, aprobada en clamoroso y optimista referéndum, fue su título IV, relativo a este Consejo Nacional, al que se encarga, en el artículo 21, apartado C, el "velar por el desarrollo y ejercicio de los derechos y libertades reconocidas por las leyes fundamentales y participación auténtica y eficaz de las entidades naturales y de !a opinión pública en las tareas políticas"; y en el apartado E, el "encauzar dentro de los principios del Movimiento, el contraste de pareceres sobre la acción política". Fijaos bien que la Ley Orgánica nos encarga velar por el desarrollo y ejercicio de las libertades de los españoles y estimular su participación auténtica en la vida política, y que reconoce que esto supone un natural contraste de pareceres. La Ley Orgánica del Movimiento y de su Consejo Nacional, aprobada por las Cortes meses después, confirma aquellos principios y normas y encarga a este Consejo la regulación del Movimiento en su artículo 40 y en su disposición transitoria quinta. Lo primero, como es lógico, fue fijar las líneas políticas y los fines a perseguir en esta nueva etapa, Como lo hace de modo brillantísimo el Estatuto Orgánico del Movimiento, que, aprobado por el Pleno de este Conjsejo después de unos eficaces y dignísimos debates, se convierte en Derecho vigente por el decreto 3.170 del 68, del 20 de diciembre, en que fue firmado por el Jefe Nacional.

LAS LEYES DEBEN CUMPLIRSE

Más afielante añade: Pues bien, aquí estamos. Ese texto aún no se ha publicado: parece increíble, es increíble, pero es verdad. Se nos propone, además, que suprimamos la Delegación Nacional de Asociaciones, cuando más trabajo va a tener, cuando más falta hace. ¿Qué hemos de pensar, qué hemos de hacer?

Para mí no hay duda, y por eso, como os decía, me encuentro en esta tribuna, bien a mi pesar. Es una ocasión decisiva y trascendental: no nos (engañemos sobre esto. Hoy el país, gracias a la larga paz, a la prudente política de equilibrio interior y exterior de nuestro Caudillo, dispone de grandes oportunidades, pero tiene que consolidarlas hacia el futuro, un futuro en que él no va a estar. Una legitimidad histórica, una legitimación personal, tienen ahora que encarnar en las leyes y las instituciones. Magistralmente lo dijo el propio Franco, en su conmovedor discurso por televisión en la víspera del referéndum: "Las leyes, sin embargo, contemplan y aseguran el mas allá, entregando a los españoles la garantía de su porvenir."

Mas, para ello, las leyes deben ser cumplidas y las instituciones respetadas. Si la ley no se respeta, y la institución no funciona, entonces sólo queda la letra en los códigos, y detrás de ella el vacío.

Señores consejeros: Nadie piense que esta Cámara será la misma si se inhibe ante este problema fundamental, y si se traga su propio acuerdo unánime del mes de íulio. Ni nosotros mismos ni muchos memos el país la vamos a considerar y respetar ignaL"

ES POSIBLE EN ESPASA UNA POLÍTICA DE CENTRO

Hoy es posible en España una política de centro, abierta y decidida, que nos saque de la vieja dialéctica de los bandazos tradicionales de la derecha a la extrema izquierda y del orden, a la anarquía. Eso es lo que el país quiere, y lo que el país espera; lo que estábamos dándole ya, y que ahora no admite frenazos. Pero ¿cómo sin asociaciones vamos a lograr la integración de las nuevas generaciones y de las nuevas clases, esas juventudes de la edad y del desarrollo que hoy están extramuros del sistema? ¿Cómo vamos a enfrentarnos con los nuevos problemas y l»a nuevas soluciones? ¿Cerno podrá hacerlo sola la Administración, privándose de la iniciativa permanente, manteniendo pasiva a la ciudadanía? ¿Cómo vamos a lograr la formación del espíritu público y mantener alerta y cooperadora a la sociedad, cuando hagan falta su energía o su sacrificio? ¿Cómo encontraremos a los hombres nuevos, a los programas creadores, a las ideas vitales?

«LO QUE HOY RESOLVAMOS AFECTA DE MODO DECISIVO E IRREVERSIBLE AL PRESTIGIO DE ESTE CONSEJO NACIONAL, AL DESTINO DEL MOVIMIENTO EN LOS ANOS PRÓXIMOS, AL CARÁCTER DE LA VIDA POLÍTICA ESPAÑOLA Y AL DESTINO DE ESPAÑA, NADA MENOS»

FRAGA IRIBARNE

Tales son los problemas que afluyen a mi mente tfn este instante. No necesito añadir que digo aquí lo mismo que dije antes, donde entonces me cumplía decirlo. Cada uno de estos temas necesitaría, bien lo sé, un más amplio desarrollo. Pero he abusado ya demasiado del tiempo y de la atención de la Cámara. Y quiero concretar, en unas pocas preguntas, mis inquietudes y mis propuestas. Son las siguientes:

1.° ¿Está el ministro secretario general en situación de informar a este Consejo Nacional, sobre la próxima publicacinó del texto aprobado unánimemente por esta Cámara el pasado 3 de julio?

2.º En el supuesto de una respuesta afirmativa (de la que no quiero dudar), es decir, de que se proceda a la inmediata publicación "ne varietur" de las bases del régimen jurídico de las asociaciones del Movimiento, ¿está el ministro secretario general dispuesto a aceptar una enmienda, conservando la Delegación Nacional de Asociaciones, o bien atribuyendo a las nuevamente creadas, o a una de ellas, la plenitud de las funciones que el Estatuto reconocía a dicha Delegación Nacional de Asociaciones?

3.º En el supuesto de que, desgraciadamente, las respuestas fuesen negativas, ¿está el Consejo desautorizado, en situación de debatir sobre el texto propuesto o sobre cualquiera otro? Mi moción concreta seria dejarlo sobre la mesa y la petición de una convocatoria urgente del Pleno para estudiar la situación del Estatuto asociativo del Movimiento, y el del propio Consejo Nacional como cuerpo constitucional del Estado.

Tales son mis preguntas y mis propuestas; de éstas someteré, si la mesa lo desea, tres textos alternativos. Sólo me queda daros las gracias por vuestra atención a mis palabras."

Otras intervenciones

NO NOS DEJEMOS APODERAR POR EL MIEDO

Habla luego el señor Bailarín Marcial, que, tras hacer unas objeciones de procedimiento, aborda el fondo de la cuestión y manifiesta:

Es cierto que en toda esta materia hay un fantasma amenazador que ronda; el fantasma de los partidos políticos, pero yo os pido que no utilicemos este fantasma como una excusa para nuestra comodidad o, lo que sería peor, para nuestro egoísmo. El pueblo español sabe muy bien cuales son las fuerzas que están en el Gobierno y en los aparatos del poder, pero tiene derecho a esperar que no absorberán la entera vida político del país; espera que puedan surgir otros grupos, con programas nuevos, con críticas estimulantes para la Administración, como nuevas posibilidades que, en el futuro, sean una alternativa pacifica y ordenada. Yo os pediría que en esta materia del asociacionismo político no nos dejáramos apoderar por el miedo. El futuro es de los valientes: lo dominan aquellos gobernantes que afrontan el riesgo de las criticas y de la oposición y saben encausar todas las fuerzas positivas que palpitan en la sociedad.

Yo me creo en el caso de advertir a este Consejo los graves daños que pueden derivarse para el Régimen y para el país si se corta el camino del asociacionismo político y nos encerramos definitivamente en el castillo roquero para esperar allí, sin puente levadizo, lo que el futuro nos depare.

El asociacionismo político es el camino de la esperanza y el único capas de ilusionar a la juventud y a todos los hombres de buena fe, el que nos aproxima a Europa.

ABRAMOS LAS PUERTAS A LOS QUE VENGAN

El señor Hertogs habla de matices, declara que él no pertenece a la Vieja Guardia ni ha pertenecido a la Guardia de Franco, pero es falangista. Que se abran las puertas—dice—a los que vayan a venir, pero no las cerremos a quienes tan de corazón han estado con nosotros.

Replica así a sus oponentes el vicepresidente del Consejo Nacional:

Señores consejeros: Brevemente, porque los señores consejeros que han intervenido han expuesto su propia opinión, a la que no debo más que respeto, pero la han expuesto sin que rara vez se hayan referido a la exposición que yo había hecho.

Sólo me interesa aclarar algunas cosas.

Primero. La cuestión de procedimiento. El consejero señor Bailarín, que la ha planteado, ha hecho referencia al artículo 39 del Reglamento, y ha hecho una referencia exacta, que él mismo ha leído. Pero él no ha sacado la conclusión del último párrafo, que dice: "A no ser que haya procedimiento especial." Exactamente, de eso se traía, de un procedimiento especial determinado por el artículo 40 de la Ley Orgánica del Movimiento, que, a diferencia de las demás cuestiones, dice que la propuesta tendrá que ser hecha por el titular de la Secretaría General. Y el Estatuto, en su artículo 46, especifica el término régimen regular por el Consejo, previa propuesta del titular de la Secretaría General e Informe de la Comisión Permanente. Y el Estatuto, en ese artículo, párrafo segundo, dice "acordado", con lo cual aueda claro que el acordar es el modo de regulación, es decir, aprobando o desaprobando la propuesta que hace el secretario general.

Pero esta interpretación que me corresponde legalmente como vicepresidente del Consejo no la he hecho yo: la ha hecho anteriormente el propio Consejo, cuando al tratar del Estatuto, a propuesta del consejero señor Federico Silva, con la Ilustración del consejero Antonio Oriol, y en donde participamos los consejeros Ortí Bordas y el que tiene el honor de hablaros, quedó claro que no podía ser objeto del Estatuto, porque no podía ser producto de una Ponencia de trabajo, de una Sección, sino propuesta directa de la Secretaría General, y, en consecuencia, lo he propuesto y, por tanto, el Pleno dirá sí o no, como corresponda! aprobando o desaprobando.

ASUMO LA RESPONSABILIDAD

El consejero señor Fraga Iribarne ha hecho una apasionada defensa del asociacionismo, pero a veces, con todo respeto, le digo que parecía que no me había oído, que no había tenido en cuenta las palabras que he pronunciado, porque yo he subrayado precisamente que no se trata de eludir el asociacionismo, sino que se trata de subrayar el ascciacionismo politice; que, con todos los respetos debidos, entiendo que el planteamiento de ese Estatuto asociativo no estaba suficientemente perfilado y, por tanto, se confundía con los demás.

El señor Bailarín decía: ¿Qué van a pensar los españoles sobre el asociacionismp, a que él invitó a formar una asociación?... ¿Y por qué lo hizo?... ¿Es que acaso ha sido publicado ya el Estatuto en virtud del cual podía ser realizada esa actividad?...

Señores consejeros: Creo que de modo claro he aceptado una responsabilidad que no me corresponde. Hace mes y medio escaso que soy ministro secretario general. Las vicisitudes de ese Estatuto del asociacionismo no son a mí precisamente a quien corresponde explicar, pero asumo esa responsabilidad porque yo no pretendo, en modo alguno, que ese Estatuto sea desconocido, sino más bien pretendo que sus normas se apliquen a cada una de las asociaciones específicas dentro de las Delegaciones respectivas de cada una de ellas, y que dejemos aislado, especificado el aso-ciacionismo político para plantearlo de modo más radical.

¿Qué es eso de decirnos—como decía el consejero señor Fraga—la Cámara se va a tragar el asociacionismo? La Cámara no tiene que tragarse nada, porque en el uso de sus propias atribuciones, teniendo en cuenta que no ha sido sancionado por el Jefe Nacional, puede tomar el acuerdo de reconsiderarlo.

Pero ninguna de estas cuestiones que aquí debatimos, porque el asociacionismo político, en el argumento contundente y claro que he expuesto es éste: ¿es una función o es un instrumento?

Si es una función no tiene por qué aparecer en la estructura; si es un instrumento, he subrayado claramente que lo considero sustancial a nuestro Movimiento; que este Consejo Nacional tiene que replantearlo y cuyo replanteamiento—que quede bien claro—no trataba de eludir ningrún problema, sino afrontarlo. ¿Qué tipo de nostalgia puede intentar enturbiar la nítida actitud que sólo pretende que estudiemos los problemas con claridad? ¿Es que acaso yo no he pedido al Consejo que estudiemos juntos esta cuestión? ¿Tan grave es que un ministro secretario, que empieza con toda esperanza e ilusión de entrega y que intenta plantear las cosas con claridad, le pida al Consejo un mínimo de meses de confianza para que todos juntos trabajemos y entonces Juzgar ti estoy eludiendo e potenciando este Consejo Nacional? (Muy bien.)

Señorea consejeros: No quiero cansarles.

«CREO QUE DE MODO CLARO HE ACOTADO UNA RESPONSABILIDAD QUE NO ME CORRESPONDE. HACE MES Y MEDIO ESCASO QUE SOY MINISTRO SECRETARIO GENERAL»

«¿Qué es eso cíe decirnos—como decía el consejero señor Fraga—la Cámara se va a tragar el asociacionismo? La Cámara no t

íene que fregarse nada, porque en el uso cíe sus propias atribuciones, teniendo en cuenta que no ha sido sancionado por el Jefe Nacional, puede tomar el acuerdo de reconsiderarlo»

FERNANDEZ-MIRANDA

LA actitud de los señores consejeros me parece lógica en uso legítimo de su derecho a Intervenir. Yo Intervine antes. El Reglamento me autoriza, pero entiendo que no debo seguir interviniendo.

Someto a la aprobación o denegación, someto al voto y a la decisión del Pleno, las normas de estructura de la Secretaria Genera], y de acuerdo con las disposiciones reglamentarias los señores consejeros que estén de acuerdo permanecerán sentados y los que estén en contra tendrán la bondad de ponerse en pie.

Votación favorable a Fernández-Miranda

DOCE VOTOS EN CONTRA Y CUATRO ABSTENCIONES

Se aprueba el proyecto con 12 votos en contra (Fraga Iribarne, Bailarín Marcial, Labadie Otermín. Hertogs, Rodríguez de Miguel. Garcia Rodriguez-Acosta, Soler Llorca, almirante Nieto Antúnez, Hernández Gil (don Fernando). Salgado Torres (don Rafael), Pedrosa Latas y Matéu de Ros) y cuatro abstenciones, que corresponden a los señores Fueyo Alvarez, director del Instituto de Estudios Políticos; Martinez Esteruelas—nuevo secretario del Consejo Nacional—: Palomares, ex delegado nacional de Juventudes, y Robina Domínguez, consejero por Badajoz.

PALABRAS DE SAMARANCH

El delegado nacional de Educación Física y Deportes, don Juan Antonio Samaranch, expuso la situación actual de la educación física y el deporte en España, y los puntos básicos de una nueva etapa de pleno desarrollo deportivo. Concluyó con palabras de lealtad a Franco y de gratitud al Príncipe por su constante aliento hacia el deporte nacional.

EL INFORME DEL GOBIERNO

El informe del Gobierno, al que aludíamos al principio, fue expuesto brillantemente por don Antonio María Oriol, que abordó tres anteproyectos de Ley de Bases referentes a la Ley Orgánica de la Justicia, al Código Procesal Civil y al Código Procesal Penal. Aludió´ a la insuficiencia de nuestra Ley Penal en torno a los modernos delitos económicos, al tema muy polémico de los arrendamientos urbanos y a otras cuestiones Jurídicas y proyectos de gran interés.

NUEVOS CARGOS DEL CONSEJO

Se procedió a proclamar secretario primero del Consejo a don Cruz Martínez Esteruelas, y vocal de la Mesa de esta Corporación a don José Miguel Orti Bordas. Resultaron asimismo elegidos los siguientes cargos: presidente de la Sección Especial de Contrafuero, don José García Hernández; presidente de la Sección Segunda (Estructura y Organización del Movimiento), don José Miguel Ortí Bordas, y vicepresidente de la Sección Cuarta (Política Cultural y Científica), don Jesús Aparicio Bernal Sánchez.

A las dos menos cinco de la tarde finalizó esta apasionante sesión, iniciada a las once de la mañana. En ella se enfrentaron, dialécticamente, cuatro consejeros y la Vicepresidencia de la Alta Cámara, unas veces en medio de rumores, otras con singular expectación y siempre con enorme interés. En ciertos momentos se estableció un vivo diálogo entre el vicepresidente, señor Fernández-Miranda (el Presidente es el Jefe del Estado) y alguno de los oradores.

José BARO QUESADA.

 

< Volver