Debate sobre las asociaciones del Movimiento. 
 El Consejo Nacional Excluye el pluralismo ideológico     
 
 Madrid.    27/06/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 35. 

El Consejo Nacional excluye el pluralismo ideológico

Una vez aprobada la base segunda del proyecto fueron aprobadas las siguientes, con algunas discusiones, modificando la Ponencia diversos textos. La base novena, que trata del derecho de las Asociaciones a asociarse entre sí, fue aprobada con los votos en contra de los señores Valero, Orti, Chozas y Bailarín. Seguidamente se pasó a la discusión de la base décima, que trata de la denominación libremente elegida de las Asociaciones y señala el precepto propuesto por la Ponencia, que esta denominación no puede inducirá confusiones y remitirse a una ideología determinada, ni tampoco puede revestir carácter partidista.

En tomo a este tema, el señor Pedrosa planteó el problema de las ideologías. No hay ninguna Asociación que pueda eludir una doctrina, como por ejemplo, la Joseantoniana. Vamos a producir en un laboratorio células artificiales sin nervio político si aprobamos este precepto. Mejor seria decir que se dejen las cosas tal y como están ahora. Vida política siempre la habrá, y si no está en el Movimiento lo estará fuera de él. El señor Pedrosa prefiere apurar el fantasma de los partidos políticos. Manifestó también su preocupación de que este asodaclonismo "non nato" fuera despolitizado antes de ver la luz. Pidió que el tema sea debatido sin prisas, y mostró su preocupación por la despolitización en el Movimiento de hoy.

El señor Herrero Tejedor pidió que se suprimiera la frase "ni revestir carácter partidista", puesto que este carácter no se conviene en el nombre de las asociaciones. Señaló lo ineficaz e Innecesario que es mantener este tipo de cautelas. Kl señor Ballarín señaló que la Ponencia ha utilizado la palabra más diabólica, que es "ideología". PreciMtmente para rechazarla, el tema da las Ideologías es fundamental.

Unos han hablado del fin de las ideologías; otros, del crepúsculo de las Ideologías. Y aquí, ahora, queremos hablar del entierro de las ideologías. Los únicos triunfadores de este entierro serian los teenócratas. Btay que evitar, tanto la partl-doorada como la tecnocracia.

Parece que las ideologías—continuó diciendo el señor Bailarín—servirán, solamente para resolver problemas técnicos. Hay quienes ven en este proyecto un «oque de contención a las Ideologías que han surgido en nuestro país, pero nosotros vemos que frente a este dique, lo que hay que hacer es tender puentes. Tenemos que evitar una España paralela, donde exista lo legal por una parte y lo ilegal por otra.

Señaló finalmente la necesidad de abrirse a las ideologías.

PROHIBICIÓN DE PENSAR

El señor García Hernández señaló también esta preocupación por el texto de la Ponencia, en el sentido de que no se puede prohibir la facultad de pensar, ya que llegaría un momento en que no podría pensarse en los principios del Movimiento y desarrollarlos. Por lo tanto, se mostró partidario de la existencia de unas ideologías.

BU señor Fernández Cuesta, por su parte, afirmó que el Régimen tiene una doctrina que la ha desarrollado desde 1938, ya que el falangismo, la doctrina Asociaciones. Señaló lo Inefivaz cogida en los Principios Fundamentales, y lo que hay que hacer es desarrollar esto. No puede haber más ideologías que los principios del Movimiento. Señaló su disconformidad con lo de legalizar lo ilegal, porque dentro de lo ilegal se ene uentra, entre otros, el partido comunista.

Los señores Chozas y Fernández Cortés, en sus intervenciones se mostraron también en la línea de los señores Pedrosa Latas, Bailarín y García Hernández, aunque con algunas matizaciones.

El señor Sánchez Cortés señaló, por su parte, que todo ha de Ir dentro de Principios Fundamentales del Movimiento y con la máxima libertad, pero nada contra los Principios Fundamentales.

EVITAR LA CONTIENDA IDEOLÓGICA

En la continuación de la sesión de la tarde, el señor Sánchez Cortés afirmó que estamos con demasiadas cautelas. El político que teme está perdido, pues ve que sus posibilidades de acción están limitadas. Üo dogmático está consagrado a los Principios Fundamentales. En nombre de la Ponencia intervino después el señor Martínez Esteruelas, quien señaló que lo que ha querido poner en claro el texto de la ponencia no ha sido la proscripción de las ideologías, sino evitar la contienda Ideológica. Los Principios Fundamentales son el marco común de las ideologías.

El señor Martínez Esteruelas señaló después que su generación no está dispuesta a loa enfrentamientos de otras generaciones, pero no le basta la palabra, sino los textos políticos. Frente a los partidos políticos, frente al partido único, están las Asociaciones. Finalmente, la Ponencia señaló que no mencionaba la palabra ideología en su texto, que fue votado por unanimidad.

El texto aprobado de la base 10 señala:

"Los Estatutos de las Asociaciones, sujetos al régimen político del Movimiento, además de otras condiciones lícitas que libremente se establezcan, deberán necesariamente incluir tos siguientes extremos:

1. La denominación libremente elegida, sin que pueda, no obstante, ser Idéntica a la de otras Asociaciones o entidades existentes, ni tan semejante que pueda Inducir a confusiones ni remitirse: a una ideología contraria a los Principios del Movimiento o de carácter partidista.

PRESUNCIÓN FUNDABA

El examen de la base 18 motivó otro debate por parte de los señores Ballarín, García Hernández, Valero Bermejo y Sánchez Cortés. El señor Bailarín, por su parte, está en desacuerdo con el texto de la Ponencia cuando habla de presunción fundada para denegar el reconocimiento de una Asociación. Señaló el señor Bailarín que la citada presunción, establecida en el Estatuto Orgánico, ha de fundarse en la actuación pública de las personas." La presunción es distinta a la suposición. La presunción es una opinión sobre unas actuaciones determinadas de personas. Todo lo que parezca policíaco—dijo—es antipático. Señaló también el señor Bailarín que hay que basar la solicitud de la inscripción de la Asociaciones en la buena fe de las personas. En cuanto al silencio, como una de las maneras de denegar una Asociación, el señor Bailarín se mostró contrario al texto propuesto.

El señor García Hernández, hablando de la teoría del silencio, señaló que existe en los actos administrativos. "Pero lo que aquí contemplamos son actos políticos. Si vamos montando silencio haremos no una ley del silencio, sino un coro del silencio. En política no hay lugar para el silencio, sino que hay que comprometerse". El señor Valero, por su parte, se mostró de acuerdo con el texto de la Ponencia en cuanto hablaba de la presunción, y el señor Sánchez Cortés se manifestó de acuerdo con lo argumentado por los señores Bailarín y García Hernández. El señor Valero, en su intervención, se planteó la cuestión de que si el señor Ruiz-Giménez, con todos los respetos, solicitaba una Asociación, qué se le diría por sus actuaciones públicas. "La actuación pública no es suficiente para la presunción", contestó al señor Bailarín. El señor Sánchez Cortés manifestó que aquí no cabe ninguna clase de alusiones personales —refiriéndose a la intervención del señor Valero—y se mostró de acuerdo con el señor Bailarín en que hay que presumir de la buena fe, de lo contrario será más fácil ir al cielo que crear una Asociación, pues para ir al cielo sólo hace falta un acto de contricción en un momento dado. El señor Valero contestó al señor Sánchez Cortés escuetamente, diciendo que éste no había entendido una palabra de lo que él dijo. El señor Bailarín se adhiere a lo manifestado por el señor Sánchez Cortés en el sentido de que aquí no caben alusiones personales.

Finalmente, la Ponencia aceptó la sugerencia del señor Bailarín en cuanto a la presunción fundada, pero, no obstante mantuvo su texto en cuanto al silencio. En resumen, la base número quince del proyecto quedó redactada asi:

"La denegación del reconocimiento, que en todo caso deberá ser expresada y motivada, procederá cuando, a juicio del órgano competente, no se cumplen los requisitos establecidos en el régimen asociativo del Movimiento o cuando exista presunción fundada de que la entidad que solicite el reconocimiento no habrá de ajustarse en su actividad a la doctrina de los Principios Fundamentales o a dicho régimen político. La presunción fundada tendrá que ser sobre actos externos.

El silencio de dicho órgano se entenderá negativo transcurridos treinta días a partir del de la presentación de la solicitud, salvo que expresamente se hubiera señalado un período de información, que nodrá exceder de otros treinta días. Transcurridos dichos plazos quedará expedito el derecho de los Interesados a presentar el recurso correspondiente. "

A este segundo párrafo votaron en contra los señores Bailarín, Chozas, Romero, Sánchez Cortés y Orti Bordas.

"COFRADÍA DEL SILENCIO"

Una vez aprobada la base 15, a las nueve y cuarenta y cinco de la noche, el presidente levantó la sesión para reanudarla a las once y veinte.

Se empezó a discutir la base 16. El señor Bailarín, después de señalar que en la base 15 se había constituido la"Cofradia del Silencio, solicitó que en esta otra base se estableciera que podrían ser recurridos ante el Supremo los acuerdos denegatorios o el silencio del Consejo Nacional en cuanto a reconocimiento de Asociaciones. Dijo el señor Bailarín que sobre las pasiones políticas debe imponerse la serenidad de los jueces, Además, en todo estado de derecho, los conflictos deben acabar en manos de los jueces.

Contestó por la Ponencia el señor Martínez Esteruelas que desestimó la propuesta del señor Bailarín, entre otras, por las siguientes razones:

1. Las normas aprobadas por este Consejo no entran en la esfera estatal, por tanto no pueden ser recurridas ante el Tribunal Supremo, puesto que no se puede vincular el Movimiento al Estado.

2. El estatuto coloca la cúspide del sistema de garantías en el Consejo Nacional.

3. Hay países, como Inglaterra, en los que las garantías políticas están en las Cámaras y no en los jueces.

4. En el Consejo Nacional no te legisla en forma de ley.

5. El orden contencioso-constitucional no está atribuido al Tribunal Supremo en las leyes española».

Estas manifestadonet convencieron al señor Ballarín, y la ponencia mantuvo cu texto, que dice así: en el párrafo tercero de la base 16.

"En todo caso, el acuerdo por el que se otorgue o deniegue el reconocimiento podrá ser impugnado ante el Pleno del Consejo Nacional, por loa miembros del mismo, siempre que no hubiere recaído decisión de éste."—Europa Presa.

SESIÓN DE NOCHE

Las bases 21, 22, 23, 24 y 25. dentro del capítulo VII, referido al funcionamiento de las Asociaciones, fueron objeto de escasos debatos, si bien los consejeros formularon puntualizadones a los aspectos que contemplan.

 

< Volver