José Zafra Valverde. 
 "Es necesario evitar una excesiva dispersión de las asociaciones"     
 
 ABC.    06/09/1975.  Página: 5-6. Páginas: 2. Párrafos: 13. 

JOSÉ ZAFRA VALVERDE

«ES NECESARIO EVITAR UNA EXCESIVA DISPERSIÓN DE LAS ASOCIACIONES»

Peñíscola (Castellón), 5. (Pyresa.) «Creo que es necesario evitar una excesiva dispersión, del movimiento asociativo, porque podría impedir, en la práctica, el eficaz funcionamiento de un auténtico pluralismo con estilo español y progresivo», ha manifestado a Pyresa José Zafra Valverde, catedrático de Derecho Político de la Universidad de Navarra, que disertó ayer sobre «La institución del Movimiento Nacional: unidad y concurrencia», dentro del curso sobre asociacionismo, que se celebra estos días en el Centro de Estudios «Fernando Herrero Tejedor».

—¿Cree usted que el Estatuto de las asociaciones políticas va a ser aplicado con espíritu restrictivo, o amplio?

—A juzgar por las muestras que vienen dando los responsables directos de la operación, parece claro el deseo de Integrar a todos los que acepten la legitimidad y las bases doctrinales del Régimen.

IDEOLOGÍAS HISTÓRICAS

—La ausencia de asociaciones que representen a los partidarios de idologías históricas, que corresponderían a partidos políticos hoy vigentes, en otros países, ¿en qué medida puede restar interés a las asociaciones?

—Ante todo, no me parece evidente que loe que usted llama «¿partidarios de ideologías históricas» hayan de estar necesariamente fuera del juego asociativo. Estaran excluidos únicamente quienes ya le he mencionado indirectamente: todos aquellos que no acepten la legitimidad histórica del .Régimen y sus principios básicos. Pueden excluirse, voluntariamente, también algunos que, aun no adoptando esa radical discrepancia, rehusan, al mismo tiempo, el encuadramiento en el nuevo marco del Molimiento Nacional, como una especie de organización confederal flexible y heterogénea.

No creo que esta postura de distancia —que podría revisarse sin mucha tardanza— quite sensiblemente interés al despliegue asociativo, porque, más que a razones doctrinales, responde a un escepticismo de Independencia que probablemente no transcenderá de ciertos círculos intelectuales En cuanto a la exclusión forzosa de los disidientes radicales, opino que si su ausencia reduce la intensidad de la polémica del Juego, no queda justificada por el deseo de que el juego no sea nunca choque, eslabón y pedernal.

—La figura de Solís, vistas sus anteriores actuaciones políticas, ¿es un paso positivo para el impulso de las asociaciones políticas?

—Solís era ministro secretarlo general y Vicepresidente del Consejo Nacional en 1968, cuando surgió el famoso articulo 15 íel Estatuto Orgánico del Movimiento, que formuló por primera vez la idea de las asociaciones políticas programáticas. Suponiendo la continuidad en sus ideas respecto al perfeccionamiento político —que nadie oodrá negar, por el momento, presentando pruebas seguras—, me parece justo afirmar que, por lo menos, mantendrá el mismo tono de aliento y comprensión que caracterizó a Utrera Molina y a Herrero Tejedor.

 

< Volver