Asociacionismo ¿Quién se opone?     
 
    Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Asociacionismo ¿Quién se opone?

Si a determinados niveles la vida española va adquiriendo apariencias europeo-occidentales, en el aspecto

político siguen vigentes los rasgos de originalidad. Un ejemplo: el nuevo vocablo sobre el que va a recaer

la responsabilidad de ordenar el contraste de pareceres de que hablan las Leyes Fundamentales: el

"pluriformismo", lanzado por el ministro secretario general del Movimiento, Torcuato Fernández

Miranda, en declaraciones al director de "A B C", Torcuato Luca de Tena.

Hasta ahora se había hablado de "pluralismo". Pero no todo es tan claro que permita juzgarse este

"impasse", abierto en el asociacionismo de la Ley Orgánica, sólo como fruto de un deseo revisor de

carácter anti-aperturista. Algo parece indicar que son variadas, por su origen y concepto, las tensiones que

se traslucen en la situación actual.

En este sentido, junto al nacimiento del término "pluriformismo" aparece el deseo expresado por el

ministro Fernández Miranda de cambiar la denominación "Asociaciones de opinión pública" por

"Asociaciones políticas". Lo primero no contribuía a clarificar las cosas, esto es indudable. ¿Y lo

segundo? Nada puede aventurarse en tanto no se presente en el Consejo Nacional las nuevas bases del

régimen asociativo. Las que no han obtenido el refrendo, las que fueron aprobadas por el Pleno del

Consejo el pasado 3 de julio, produjeron muestras de descontento en todos los sectores, desde los de

vanguardia a los rezagantes. En el mismo Consejo Nacional se pudieron oír meses antes, en el Pleno que

aprobó el Estatuto Orgánico del Movimiento, palabras como las siguientes: "Se han tomado excesivas

precauciones y se ha creado un pesado sistema de puertas y cerrojos. Los redactores de este proyecto han

estado demasiado influidos por la tesis de la minoría activa".

¿Cuáles son las claves de la reforma: la apertura o el cierre? De momento, una proyectada Asociación,

Acción Política, ha renunciado a nacer. En el acta disolutoria aparecen los mismos firmantes que la

presentaron hace seis meses a la opinión pública. Entre ellos, dos consejeros del Reino y el comisario

adjunto del Plan de Desarrollo.

¿Dónde radican las tensiones? La plena vigencia de las Leyes Fundamentales pide una pronta

clarificación de esta situación que deviene absurda en razón de la controversia terminológica entablada.

 

< Volver