Siete ministro, en el almuerzo homenaje a Don Emilio Romero     
 
 Informaciones.    17/12/1971.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Siete ministros, en el almuerzo-homenaje a don Emilio Romero.

MADRID, 17. (INFORMACIONES y agencias.)—Siete ministros del Gobierno asistieron ayer a un almuerzo de unas mil quinientas personas como homenaje o don Emilio Romero, director de «Pueblo» y hasta fecha reciente director de la Escuela Oficial de Periodismo, por sus gestiones que han culminado en el pase de los estudios de periodismo a la Universidad.

En la presidencia de un amplisimo del Mena Castilla se encontraban junto al homenajeado los ministros de Asuntos Exteriores. Información y Turismo. Educación y Ciencia. Industria. Plan de Desarrollo Hacienda y Sindicatos, además del embajador don Manuel Aznar, el ex ministro señor Girón, el subsecretario de Educación y Ciencia, dirertores generales de Prensa. Radio y Televisión: secretario general de la Organización Sindical, secretario general adjunto presidentes de varios Sindicatos, don Miguel Primo de Rivera, directores de periódicos y artistas del teatro y del cine.

PALABRAS DE DON MANUEL AZNAR.

Después de unas palabras de presentación de don Julio Trenas, periodista quien anunció millares de telegramas de adhesión habló don Manuel Aznar. quien glosó la figuro del homenajeado, al que calificó de «primer periodista politico del país», para subrayar después la importancia del paso del periodismo a la Universidad, y destacar un conjunto de aspectos que en su opinión formarán parte de la problematica con que se encontraran los periodistas que salgan de la universidad.

«A cuantos van a ingresar en la Facultad de las Ciencias "de la Información —concluyó don Manuel Aznar— querría decirles que si eligen el camino áspiro y duro del periodismo, lo hagan con plenitud de vocación y de amor; no se acerquen a una platina sin el necesario acendramiento y sin pasión amorosa. Piensen que su misión ha de ser nada menos que la del servicio incondicional de la verdad. Sepan que les aguarda una vida llena de Incitaciones, fuerte, heroica, combatíente, apasionada, abierta a la luz de los cielos; pero también mezclada, a menudo de hieles, acerba malaventurada, infausta. Os lo asegura

quien n-u^n.1,-. las ^ l; f-,nnes máximas, pero no le faltaron hastíos y desabrimientos; quien se ha envanecido, acaso en exceso por sus bienandanzas, pero no puede olvidar que hubo de recogerse en ocasiones al amparo de la fe para perdonar vituparios v sobrenadar calumnias. Todo pasó. Queda una conciencia que se mira tranquila en su propio espejo v un sentido inviolado de la dignidad y del honor, que el períodista debe guardar como un tesoro insigne. "Las lágrimas pesan muchas veces más que las palabras", dice un verso de Ovidio. Los periodistas lo Sabemos muy bien. Acentúe que algunos días el ánimo se dobla amenazando quebrarse. y en nuestra soledad sentimos que un déjo de amargura llega a nuestros labios. Pero al punto recobramos la compostara para que nadie nos sorprenda en aquel instante de aflicción. El combatiente afligido atrae sobre si el descalabro. Volvemos, pues a la lid sin apenas tregua. Tal ha de ser. Tal es, querido Emilio Romero, el periodismo que vale la pena. Usted y yo, y muchos de los que me escuchan, lo sabemos. Conózcanlo igualmente aquellos a quienes usted ha abierto, en compañía de unos colaboradores entusiastas, las puercas de la Universidad. Diga a los nuevos periodistas que les aguarda un tiempo inquietante; que España anuncia inequívocamente cambios profundos y transformaciones capitales en si misma; nuevas ideas sobre la organización del Estado; condicionamiento sociológico no usado entre nosotros; relaciones interfamiliares y sentimientos diferentes de los conocidos hasta hoy; repartos exigentes de la riqueza nacional; superación

de los mecanismos de clase; un tipo de proyección, antes no imaginada, de la Iglesia sobre la vida privada de cada español y sobre la vida pública; modos inesperados de convivencia con las (Temas ciudades de Europa y del res to del planeta; acceso de millones de españoles a la cultura; choques de ambición de poder; formas de subversión filtrables como ciertos virus; influencias exteriores que désde muy lejos insinúan su designio de penetrar en nuestra vicia cindadela; juegos y contrajuegos inesperados de las generaciones; contemporáneas ordenaciones de la autoridad y de la libertad; y los siempre arduos combates de la paz... Todo un mundo nacional que necesitará contar con poderosos medios de comunicación de masas y de intércomunicación de las minorías directoras; con una Prensa alerta, enérgica, vivaz, segura de si misma.»

HABLA EL MINÍSTRO DE INFORMACIÓN Y TURISMO

Por su parte, el ministro de Información y Turismo, don Alfredo Sánchez Bella, dedicó entusiastas elogios a don Emilio Romero como director de "Pueblo", Se refirió a la importancia de los estudios de periodismo en la Universidad y señaló que esta transformación corresponde a la experimentada por la vida española en estos años, de tal manera que ya no sirven las Escuelas de Periodismo, que eran unas escuelas de formación profesional. Al referirse a la transformación española, fustigó los pesimismos que desde hace más de treinta años se producen en nuestro pais, e hizo hincapié en la necesidad de contrarrestarlos con realidades, sobre todo en momentos de tanta trascendencia como los actuales. Elogio también la labor de don Emilio Romero en sus gestiones en favor del periodismo universitario y por haber sabido movilizar a personas y crear el •- ambiente necesario para la realización de este logro.

"El centenar largo de periódicos diarios que hoy existen —dijo el señor Sánchez Bella—, las trescientas y pico emisoras, más de seis mil revistas especializadas, el desarrollo extraordinario de las relaciones públicas y de la publicidad, que hoy ya alcanza a facturar más de veinte mil millones de pesetas y ha de duplicar esta cifra en el presente decenio, y la enorme cifra —más de cincuenta mil nuevos empleos anuales— que el vertiginoso desarrollo del turismo va a necesitar. Imponen la necesidad de la existencia de cuadros universitarios que sean capaces de constituir el estado mayor de unas actividades que en otro tiempo eran inexistentes o se practicaban en forma inadecuada, al menos vistas desde el horizonte de nuestro tiempo."

DON EMILIO ROMERO

En medio de una gran salva de aplausos empezó a hablar don Emilio Romero. Subrayó que el éxito de su gestión no hubiera sido posible sin contar con una serie de recursos, de organismos y de personas que colaboraron en esta ambiciosa empresa. En primer lugar, la comprensión por parte de los ministros de Información y Turismo y de Educación y Ciencia, la ayuda prestada por la Prensa de Movimiento, la Editorial Católica, «ABC» y otras empresas; los Sindicatos; la de personas tan caracterizadas como don Luis María Ansón, los señores Nieto, Cebrián, etc. Siguió enumerando ios organismos y personas que prestaron su colaboración en esta conquista para el periodismo, que se incorpora a la universidad. Estamos en el deber —añadió seguidamente— de crear una Prensa especializada, en consonancia coa las exigencias de nuestro tiempo, Se refirió seguidamente a la tarea periodística y analizó los conceptos de Prensa libre y Prensa independiente. Subrayó que algunos tienen la idea de que Prensa independiente es la que no pertenece al Gobierno, ¿subrayó que él es director de un diario que pertenece a una institución nacional y que jamás, tanto cuanno ha llegado, ha recibido indicaciones del ministro señor García-Ramal sobre cómo debe dirigir el periódico. Formuló criticas a los grupos de presión y a las sociedades de redactores que, según el orador, reclaman para si la libertad, cuando de lo que se trata es de defender la libertad del país. Al referirse al periodismo encuadrado en la Universidad, puso de relieve la necesidad de un periodismo especializado, por no haber lugar ya para el periodista especializado en todo.

INFORMACIONES

17 de diciembre dé 1971

 

< Volver