La prensa     
 
 Informaciones.    05/02/1972.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

LA PRENSA

LA Prensa es un cuerpo tan imprescindible como delicado. En todo el mando atraviesa por un momento de «adaptación, Francia, esta misma semana, acaba de saber lo que es un día sin información, a causa de la huelga de periodistas en petición de una mayor independencia para dar calidad a su traba jo cotidiano.

En nuestro pais, la Prensa se encuentra igualmente en un momento de adecuación empresarial y profesional, También i busca, como la de los demás países, un marco de trabajo responsable e Informativamente eficaz.

Edad, aireada ya en varios periódicos, de una adaptación de 1a vigente ley de Prensa, tiene que preocuparnos a todos, si, como se rumorea, la adaptación tiene signo restrictivo.

Pero a la postre, lo anterior es sólo un rumor, aunque procede de fuente cualificada. Lo que ya es noticia firme es el final del diario «Madrid», que desde su cancelación registral, el pasado 25 de noviembre, na mantenido ana batalla legal para reanudar la publicación mediante una empresa-puente. Las negociaciones para la constitución de esa empresa interina, que sacaría a la calle el diario en tanto los Tribunales fallen sobre la propiedad o impropiedad de la cancelación registral y sobre la titularidad de las acciones del periódico en litigio, han abocado en un punto muerto. (¿Madrid» anuncia públicamente la venta de sus bienes para hacer frente a las ineludibles indemnizaciones de despido y satisfacer a sus acreedores.

Este doloroso final de «Madrid» lleva directo a plantearse nuevamente el tema de la inmediatez de las sanciones en materia de Prensa.

Por otro lado, comienza a extinguirse la existencia física de un diario de notable solera y que disponía en la calle de un público fiel y característico. Y la muerte de un diario implica siempre una reducción de ese contraste de pareceres que se pretende. La desaparición de un diario es una noticia amarga para toda la Prensa y para todo el público lector; para la opinión pública, en suma. Si algo cabe aún —y debe caber— por evitar la desaparición de «Madrid», debe llevarse a la práctica sin dilación.

 

< Volver