Un grave problema para la prensa española     
 
 ABC.    21/05/1972.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

OPINIONES AJENAS, POLÉMICAS, CARTAS, PUNTUALIZACIONES, COMENTARIOS.

UN GRAVE PROBLEMA PARA LA PRENSA ESPAÑOLA

Otro periódico de provincias, «Norte Exprés», de Vitoria, ha publicado un editorial incidiendo en el problema recogido ya ayer en nuestras páginas: la posible instalación de talleres del diario «Pueblo» en diversas capitales. El articulo de «Norte Exprés», dice así:

La Organización Sindical ha aprobado él proyecto de instalar nuevos talleres del diario «Pueblo» en Barcelona, Bilbao y Sevilla con una inversión total de 300 millones de pesetas, aproximadamente. Este proyecto, en el supuesto de Que se lleve a efecto —si los recursos que pudieran promoverse fuesen fallados en contra de los recurrentes— va a lesionar gravemente los intereses de los periódicos que se editan en Barcelona, Bilbao y Sevilla, y de las zonas de influencia periodística de estas capitales, como por ejemplo, Vitoria. Si, como parece, estos nuevos «Pueblo» se editan por la tarde, dañarían, directamente, a los periódicos vespertinos, pero, indirectamente, lesionarían también los intereses de los matutinos, entre otras razones, porque les restarían publicidad, capítulo de ingresos esencial para aquellas empresas periodísticas que no tienen otros recursos que los que fluyen de sus lectores y anunciantes, o de las aportaciones, cuando es preciso, de los accionistas de las mismas.

A este proyecto se ha opuesto el grupo sindical de diarios en su última reunión celebrada el 27 de abril.

Únicamente manifestaron su disconformidad, a dicha oposición, los representantes de «Pueblo», de algunas «Hoja del Lunes» y de la Prensa del Movimiento, a pesar de que los periódicos vespertinos de esta cadena van a ser los más afectados por el proyecto. E1 argumento capital de estos disconformes es que cualquier empresa periodística puede acordar su expansión e instalar nuevos talleres, llegando, si asi le interesa, a montar uno en cada provincia, sin que las demás empresas puedan oponerse, jurídicamente, a tales planes. Este argumento seria irreprochable si el diario «Pueblo» fuese editado por una empresa privada, de naturaleza idéntica a la de los demás. Pero «Pueblo» es un periódico que pertenece a la Organización Sindical y siempre que le es preciso, para su desenvolvimiento económico, puede meterse debajo del amplio y generoso paraguas de la poderosa Organización que lo edita. Un paraguas que lo sostienen todos los empresarios, técnicos 7 obreros de España —obligatoriamente, por tratarse de una corporación pública— y entre ellos, naturalmente, los empresarios de periódicos, que han de contribuir a la adquisición de las varas con que les van a medir las espadas. Como va a ocurrir ahora, pues en esa inversión de 300 millones tendrán que participar, de una manera o de otra, dichas empresas. También es muy grave que si se aceptan como normales este género de expansiones estatales o paraestatales se arruinaría, paso a paso, a todos, o a una gran parte. de los diarios españoles y nos encontraríamos, de la noche a la mañana, con una Prensa sin posibilidad alguna de independencia respecto al Estado. Quedarían asi esterilizados todos los esfuerzos hechos por el actual régimen para conseguir unos diarios que cumplan con la alta misión que les corresponde, de información y orientación, dentro de los cauces democráticos trazados por las Leyes Fundamentales.

La Prensa española se sentiría, además, decepcionada, porque tendría derecho a pensar que no se le agradecen los valiosísimos servicios que ha prestado a España y a la propia Organización Sindical, pues si son beneméritos los servicios de la Prensa del Movimiento y de un diario como «Pueblo», tan destacado en el escalafón de los periódicos españoles, no lo son menos los que le han rendido todos esos periódicos que ahora se van a ver gravísimamente dañados por los proyectos de la Organización Sindical.

Por otra parte, habrá muchos que no acaben de entender bien por qué motivos es necesaria esta expansión de «Pueblo». La Organización Sindical no está desamparada. Todos los diarios españoles la apoyan, y, además, cuenta con un periódico que llega, a toda España —y cada vez podrá hacerlo más deprisa—, dirigido por un profesional destacadísimo, uno de los mejores escritores políticos; con una Redacción muy capacitada; que. dispone de unos talleres de primer orden y que es editado por un organismo de solvencia prácticamente Ilimitada.

 

< Volver