El Director General de Prensa clausura el XIV Curso de Periodismo, de Santander     
 
 ABC.    30/07/1960.  Página: 33. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

ABC. SÁBADO 30 DE JULIO DE 1960.

VIDA CULTURAL

EL DIRECTOR GENERAL DE PRENSA CLAUSURA EL XIV CURSO DE PERIODISMO, DE SANTANDER

Santander 29. El director general de Prensa, D. Adolfo Muñoz Alonso, ha presidido el acto de clausura del XIV Curso de Periodismo que, por espacio de veinte días se ha celebrado en la Universidad Internacional "Menéndez Pelayo".

Acompañaban en la presidencia al director general de Prensa el rector magnífico, don Ciríaco Pérez Bustamante, y el director del Curso, D. Fernando Martín Sánchez-Juliá.

El Sr. Martín Sánehez-Juliá pronunció un breve discurso, en que hizo un relato de lo que fueron los cursos celebrados con anterioridad, el hablar de la revista, tema central del curso que acaba de terminar, dijo que aquélla tiene una influencia positiva y trascendental. Aludio luego el orador a la exposición de revistas celebrada con tanto acierto en la Universidad, gracias a la cooperación de la Hemeroteca Nacional.

Seguidamente, el director general de Prensa pronunció el discurso de clausura. Después de saludar al rector de la Universidad y a las autoridades, el director general comenzó diciendo que resulta punto menos que imposible encontrar una definición satisfactoria y rigurosa de la revista, que ha sido el tema desarrollado en el curso que se clausuraba. La complejidad y variedad de revistas impiden hallar una fórmul de definición, siquiera sea descriptiva, en la que queden incluidas todas las revistas sin faltar ninguna.

Un análisis del contenido de las mismas, agranda esta dificultad. Se hace, pues, necesaria una primera aproximación distinguiendo entre las denominadas revistas, y que vienen a ser como una sedimentación de la información propia de los diarios, y la revista que pudiera calificarse de flancos de vanguardia del libro.

El Sr. Muñoz Alonso pasó a considerar seguidamente jas exigencias de estilo, estructura, doctrina y responsabilidad que la publicación de las revistas en el segundo sentido implican para los editores, y de compromiso para con los lectores. Analizó la fidelidad del compromiso, no sólo en la línea de la seguridad de aparición, sino también en la línea del compromiso doctrinal.

Al hablar de la clasificación que cabe establecer en las revistas, explicó que esta división, entendida administrativamente a efectos de catalogación y expediente administrativo, no supone por parte del Ministerio de Información y Turismo una toma de posición doctrinal, de rigor clasificatorio, sino ofrecer facilidades de tramitación. Sin embargo, se esconde un equívoco al despachar la clasificación de las revistas, como han pretendido algunos, atendiendo a la entidad editora. Mas bien hay que considerar el fin qué la revista se propone y las lineas directrices del equipo intelectual que la dirige.

Consideró el doctor Muñoz Alonso que las revistas no representan un lujo cultural, sino que responden a una imperiosa necesidad de la cultura en lo que respecta a su exposición y divulgación; e, incluso, como contraste y diálogo previo con los estudiosos sobre temas determinados. En este aspecto, las revistas científicas o de alta cultura representan el más noble ensayismo tan característico de la literatura española.

Como ha observado bien el profesor Beneyto en una de las lecciones del curso, la revista tiene siempre una dimensión documental. La responsabilidad—dijo el señor Muñoz Alonso—es más grave de lo que parece en los que entregan sus originales para las revistas, ya que supone una madurada conciencia de objetividad con la prueba implícita o explícita de lo que se afirma, pero siempre a punta.

Terminó el señor Muñoz Alonso con una exposición científica del número y carácter de las revistas españolas, y de la altura a que han llegado en un intercambio científico con los países de Europa y de América. Quizá sea en España donde el Estado actuad favorezca el empeño de las revistas con mayor atención, sin suplantar a las Universidades y centros de cultura editores, sino tratando de alentar la originalidad y el fomento de las mismas. La revista—fue una de sus frases finales—es un vehículo

insustituible de alta cultura que favorece la cultura por el hecho de su propia existencia y características.

Finalizado «1 discurso del doctor Muñoz Alonso, se efectuó el reparto de diplomas a los alumnos más destacados del curso.— Cifra.

 

< Volver