El ciclo sobre "Periodismo español contemporáneo"  :   
 Conferencia de los directores de Pueblo y Ya. 
 ABC.    21/05/1959.  Página: 50. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

ABC. JUEVES 21 DE MAYO DE 1959.

EL CICLO SOBRE «PERIODISMO ESPAÑOL CONTEMPORÁNEO»

Conferencias de los directores de "Pueblo" y "Ya".

Don Emilio Romero, director del diario Pueblo, dirigió un coloquio en el Salón de Embajadores del Instituto de Cultura Hispánica y dentro del ciclo de "Periodismo español contemporáneo". El acto comenzó con unas , palabras de D. Pedro Salvador, director de Asuntos de Centro y Sudaméríca del Ministerio de Asuntos Exteriores y subdirector del Instituto de Cultura Hispánica.

Antes de comenzar el coloquio D. Emilio Romero hizo un esquema del periodismo contemporáneo partiendo de una frase de don Fernando Martín-Sánchez Julia que, hace algunos años dijo en una conferencia. La frase del ilustre hombre de Prensa de la Editorial Católica fué ésta: "La Prensa, de discutidora de todo, ha pasado a ser discutida por todos." Analiza el conferenciante por qué la Prensa era discutidora de todo y por qué en estos momentos es discutida por todos. Señala las tres grandes limitaciones que actúan sobre los periódicos: La información que se fabrica füera de la empresa periodística e incluso fuera de la nación, la presión de la publicidad y la necesaria y lógica acción de los Estados modernos sobre la noticia. A este respecto se extiende don Emilio. Romero en la interpretación del concepto vertido por el ministro de Información en • su reciente discurso de Salamanca en cuanto a que el Estado es "gerente del bien común".

Por último da cuenta de las características del periodismo español de estos años. Terminado, este esquema de situación se abre el coloquio.

Intervinieron varios periodistas hispanoamericanos, quienes hicieron preguntas al orador no solamente sobre problemas sugeridos en la primera parte de su intervención, sino en otros relacionados con el periodismo contemporáneo en general.

Dentro del mismo ciclo, D. Aquilino Morcillo, director de Ya, desarrolló el tema "Una aportación al periodismo español". Hizo historia del periodismo español en 1911, con relación al catolicismo, y de la obra que en este sector realizó el padre Ayala S. S., secundado por D. Ángel Herrera, de donde nació El Debate, periódico clave de la nueva organización, al que siguieron Ya y las demás publicaciones provinciales de la cadena de Editorial Católica.

"Herrera—dijo el Sr. Morcillo— se planteó el problema de una reforma política y social del catolicismo español por medio del periodismo, y también el de una auténtica reforma periodística. Entonces—añadió—el catolicismo español necesitaba una fuerte dosis de reforma social, para lo cual, por medio del periódico, lanzó una gran divulgación de las encíclicas pontificias., En otro orden de cosas, buscó una aplicación de la doctrina de acatamiento al Poder constituido, aplicando con un matiz propio la de la accidentalidad de las formas de gobierno."

A continuación se refirió a la reforma en el campo concreto del periodismo llevada a cabo por D. Ángel Herrera, y que significa una gran aportación al periodismo mundial al encararse y resolver el problema de la libertad de la Prensa, del periódico y determinar quién es el dueño de ese fuente poder. Para evitar los abusos de los propietarios y los pósibles cambios en la línea del periódico al cambiar la titularidad del propietario, Herrera creó una Sociedad Anónima especial, en qué las acciones no son al

portador; sino nominativas. Finalmente, don Aquilino Morcillo estudió los tres grandes órganos de gobierno creados por D. Ángel Herrera para que la marcha de la Empresa y . del periódico no se aparte de la línea establecida en los Estatutos fundacionales: la Junta de gobierno, el Consejo de Administración y el Consejo de Redacción.

Terminó su charla afirmando que es un hecho fatal él de la disminución del número de periódicos, pero que cada día los existentes tendrán una mayor importancia; de aquí las concentraciones de empresas, que han de estar siempre al servicio del bien común y, como dijo Pió XII, al servicio del pueblo y no de la masa.

 

< Volver