Cortes Españolas. 
 El desarrollo político está urgido, reclamado y facilitado por el desarrollo económico y social  :   
 Estamos dispuestos a mantener la situación de pleno empleo y a aprovechar todas las oportunidades que permitan acelerar el bienestar de los españoles. 
 ABC.    23/01/1973.  Página: 19-20. Páginas: 2. Párrafos: 37. 

CORTES ESPAÑOLAS

EL DESARROLLO POLÍTICO ESTA URGIDO,

RECLAMADO Y FACILITADO POR EL

DESARROLLO ECONÓMICO Y SOCIAL

Estamos dispuestos a mantener la situación de pleno empleo y a aprovechar todas las oportunidades que permitan acelerar el bienestar de los españoles

NUESTRA INCORPORACIÓN A LA C. E. E. DEBE LLEGAR POR SUS PASOS CONTADOS Y AL RITMO QUE EXIGE NUESTRA ECONOMÍA

El ministro comisario del Plan de Desarrollo respondió a preguntas de los procuradores en una sesión informativa de más de cuatro horas

Madrid. (De nuestro redactor en las Cortes, Herminio Pérez Fernández,) «He afirmado en varias ocasiones que el desarrollo económico, social y político son interdependientes. Es una convicción que responde a una realidad y que, al propio tiempo, marca una directriz de actuación, una exigencia para todos.»

Pertenecen estas palabras a la última parte de la extensa exposición que el ministro comisario del Plan de Desarrollo, don Laureano López Rodó, ha hecho ante la Comisión de Leyes Fundamentales y Presidencia del Gobierno de las Cortes Españolas, reunida para asistir a una de las más interesantes sesiones informativas de cuantas han tenido por escenario la Cámara legislativa. Presidieron en él estrado, con el ministro invitado, el titular de la» Cortes, don Alejandro Rodríguez de Valcárcel: el presidente de la Comisión, don Joaquín Bau; el vicepresidente, don José Maria Aguirre Gonzalo, y el secretario, don José Luis Zamanillo, con el letrado mayor y asesores letrados. La concurrencia de procuradores fue clavadísima, registrando la sala de Comisiones un lleno rebosante.

El señor Rodríguez dé Valcárcel abrió la sesión con unas palabras de presentación, en las que subrayé el interés creciente que han ido despertando estas sesiones informativas, para anunciar luego que una vez que acudan a la cita de las Cortes los pocos ministros que aún no lo han hecho, podrán iniciarse nuevas series de sesionas sobre temas más concretos o monográficos, que hagan posible un mayor rigor en el planteamiento y- una mayor profundidad en la información junto a una mayor agilidad en el diálogo.

Inmediatamente después, alrededor de las cinco y cuatro .de la tarde, el ministro inició una breve exposición general para dar comienzo, acto seguido, las preguntas de los procuradores que, aun siendo numerosas las formuladas de viva voz, fueron aún más elevadas en numero las que no pudieron ser expresadas antes de las nueve y media, hora en que la sesión debía finalizar, por lo que serán contestadas a través del «Boletín de las Cortes».

Fue precisamente en la última parte de la sesión cuando, al responder a una sagaz pregunta del procurador don Afrodisio Ferrero Pérez, el ministro formuló la afirmación con que se inician estas lineas. Luego prosiguió diciendo en torno al tema de la «conexión entre el desarrollo socioeconómico y él desarrollo político»:

«No creo que nadie ponga en duda el impacto del desarrollo económico y social de España en nuestra vida política. Por un lado, el desarrollo español es una respuesta política a un problema político. Por Otro, el proceso de desarrollo ha dado lugar a unas nuevas realidades sociales y, por tanto, a una nueva problemática política». En el primer aspecto es evidente que el principal objetivo de la política social es crear unas condiciones de vida que hagan posible potenciar al máximo la libertad y la dignidad de la persona. Es estéril proclamar una y otra vez esa libertad, si no se garantiza su ejercicio, poniendo al alcance de todos los españoles la satisfacción de sus necesidades materiales y el

acceso a los bienes de la cultura que permitán llevar una vida digna,»

UNA MAS INTENSA PARTICIPACIÓN

POLÍTICA

Más adelante el ministro subrayó: «El desarrollo ha producido radicales transformaciones económicas y sociales que reclaman una más intensa participación política... Una sociedad más culta, mi» Informada, que tenga resueltos los más elementales problemas, está en mejores condiciones para una participación política más activa. En definitiva, que el desarrollo político está urgida, reclamado y facilitado por el desarrollo económico y social. Pretender una disección de ese desarrollo integral, tratando de aislar el desarrollo económica del desarrollo político, no me parece factible.

»La mejor prueba del valor político del desarrollo económico la tenemos en el último informe del Comité Central presentado al VIII Congreso del partido comu-

Fuente: ABC MADRID Fecha: 23-01-1973 Página: 20

ABC. MARTES 23 DE ENERO DE 1973. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 20.

nista español. El 80 por 100 de este documento constituye una verdadera estrategia para concitar todas las fuerzas que sean capaces de paralizar el desarrollo económico. He aquí el gran objetivo político del adversario. He aquí el gran valor político del desarrollo que nuestro Régimen ha realizado y al que el pueblo español no está dispuesta a renunciar en el futuro. «La política —agregó el ministro—consiste en configurar el futuro; en trazar un programa sugestivo, capaz de movilizar a un pueblo. Lo que nos interesa es la tarea que nos queda por delante. Como ha dicho el Jefe del Estado en su último mensaje: >>El dinamismo político continúa»; «hemos de seguir avanzando en todos los frentes»

CARACTERÍSTICAS DEL DESARROLLO POLÍTICO

Las características fundamentales de un desarrollo político sano son, a mi juicio y por este orden, las siguientes: Arraigo, vitalidad y avance.

Para el desarrollo y crecimiento de un árbol es más Importante profundizar en sus raíces que echar hojas que luego se lleva el viento. Él arraigo de las Instituciones es el mejor índice y la mejor garantía de su desarrollo. No puede ser un arraigo de Invernadero, sino el arraigo eme supone el que las Instituciones se consideran como algo propio por todos los españoles. Objetivo fundamental, por tanto, del desarrollo político ha de ser que las instituciones tengan cada vez mayor arraigo popular.

La vitalidad de las instituciones se manifiesta también en su dinamismo, en su normal funcionamiento, en su capacidad para hacer frente a los problemas políticos que, Inevitablemente, han de sucederse. Ese dinamismo que encierra a la vez la Idea de fuerza, de vigor, de fecundidad, es otro postulado de nuestro desarrollo.

La Idea de avance. Indudablemente excluye todo retroceso; y retroceso sería confundir el desarrollo político con el revisionismo político. Quienes propugnan de hecho un revisionismo, a lo que quisieran empujarnos es a desandar el camino andado o, dicho con otras palabras: a volver a las andadas. Frente a ese propósito más o menos encubierto se levantará siempre el buen sentido del pueblo español.

En resumen: Desarrollo político sí, pero dentro de nuestro orden Institucional. Desarrollo político que permite el despliegue de todas las potencialidades que encierra la Ley Orgánica del Estado y las demás Leyes Fundamentales.

Somos conscientes de que queda mucho que hacer. Y la tarea del desarrollo político nos Incumbe a todos. SI ponemos generosidad y empeño, lograremos que todos los españoles —y pienso con especial esperanza en las nuevas generaciones— se integren aún más en las Instituciones publicas y participen más activamente en las tareas políticas.

Tras destacar te Importancia del reciente mensaje de Franco al pueblo español y lo mucho que obliga a cuantos quieran servirlo con lealtad, subrayó el señor López Rodo el alto grado de participación alcanzado a través de las Cortes y de los Consejos Económicos Sindicales. Congreso Sindical, reuniones y coloquios con miembros del Gobierno y tantas otras manifestaciones del Sindicalismo español.

«Esto es la realidad —dijo luego— pero también es real que hemos de conseguir, entre todos, que aumente de hecho el número de los que por derecho pueden hoy ya participar a través de los distintos cauces. Hemos de conseguir articular políticamente a todos tos ´ciudadanos, para que la representación y la participación de la sociedad en las tareas del Estado se extienda hasta sus últimos escalones.»

El ministro terminó esta porto de su intervención afirmando:

«Nuestro pueblo se halla en plena forma histórica; es dueño de su propio destino, ante sí y ante el mundo.

No tenemos problemas políticos, sino objetivos políticos. Que son paz interior, contraste de pareceres —no pugnas Ideológicas— y continuidad política. No tenemos problemas económicos, sino objetivos económicos. Que son; elevar el nivel de vida y hacer una verdadera justicia distributiva de la riqueza. Los que quieren convertir los accidentes de marcha en problemas, se equivocan siempre en los remedios. La marcha no va a interrumpirse y las dificultades siempre han de encontrar remedio.»

Una larga, cálida, unánime ovación acogió estas palabras con las que el señor López Rodó puso fin a su brillantísima exposición, a lo largo de la cual y durante cuatro horas largas abundaron las razones, los datos, los argumentos convincentes, la información de todo tipo.

BALANCE DEL PASADO EJERCICIO

A través de su exposición minuciosa, el balance del pasado ejercicio —tanto en sus aspectos positivos como en los preocupantes de la marcha de los precios y el coste de la Vida— quedó patente con cifras expresivas. Se refirió a la producción al nivel de empleo y salarios; afirmó que la meta del desarrollo sigue teniendo vigencia y que su continuidad está garantizada, y se refirió a la transformación social eme se ha operado en España y a los cambios de estructura social que el desarrollo ha representado; a las perspectivas inmediatas para 1973, el desarrollo regional y las emigraciones, a la proyección exterior de la economía española, en particular nuestras relaciones con el Mercado Común y con Iberoamérica; a las inversiones extranjeras en España y el nivel y utilización de nuestras reservas de divisas, a la reforma de la empresa y la posición de nuestra economía en el contexto de la economía mundial.

MAYOR PARTICIPACIÓN DE LAS CORTES

Sobre todos estos puntos informó ampliamente el ministro comisario del Plan de Desarrollo. Pero, además, al responder a una intervención, brillantemente expuesta, del procurador Don Salvador Sérrats Urquiza, relativa a una mayor participación de las Cortes en las fases previas a la formulación de los sucesivos Planes de Desarrollo, el ministro manifestó que el Gobierno, desde el primer momento, decidió abrir las Comisiones y Ponencías del Plan a los procuradores que tuvieran interés en su estudio y elaboración, y, en consecuencia, son ya varios centenares los que se han incorporado a ellas. Pero tras ese primer vaso de colaboración entre los procuradores y el Gobierno y su órgano de trabajo, que es la Comisaría del Plan —agregó—, estamos en condiciones de dar un nuevo vaso en el sentido que propone el señor Serráts y en los términos en que su ruego se ajusta al ordenamiento constitucional vigente.

Asi en, cuanto esté redactada la primera fase de las directrices del IV Plan serán traídas a una sesión informativa en las Cortes, para que se expongan por los procuradores las diversas opciones y sus opiniones individualizadas sobre ellas, que pueden constituir una fuente insustituible de orientación al Gobierno para su determinación sobre tales directrices.

INVERSIONES DE CAPITAL EXTRANJERO

En respuesta a otra pregunta formulada por don Rafael Díaz Llanos respecto a la refundición d« las disposiciones vigentes en materia de Inversiones de capital extranjero y su actualización siguiendo directrices establecidas en el Han de Desarrollo, manifestó el ministro que es efectivamente necesario revisar, refundir y mejorar el régimen de inversiones extranjeras, a la vista d« la experiencia adquirida y de la evolución de nuestra economía. Con ese fin se ha constituido ya un grupo de trabajo, Integrado por varios ministros del Gobierno, para redactar el correspondiente proyecto de ley. del que existe ya un anteproyecto. Es posible, por tanto, que dentro del presente año se cumpla 61 mandato recogido en la ley del plan.

A lo largo de su exposición, y entre las numerosas afirmaciones importantes para el ministro hizo en relación con los divesísimos y amplios temas abordados, el señor López Rodó dijo:

La economía en 1972 se caracterizó fundamentalmente por su signo expansivo. En el actual ejercicio de 1973 se va a sostener la tónica expansiva del año anterior.

No existen razones que aconsejen contención de la inversión. La economía internacional sigue pulsando con intensidad. En el actual ejercicio vigilaremos atentamente la evolución de los precios a fin de que no se deteriore el poder adquisitivo de los consumidores y nuestra capacidad competitiva en el exterior.

• La inversión proseguirá. Ni la evolución actual de los precios ni la balanza de pagos pueden ser un freno a su tendencia expansiva.

• Estamos dispuestos a mantener la situación de pleno empleo y a aprovechar tedas las oportunidades que permitan acelerar el bienestar de los españoles. No habrá en 1973 medidas que supongan una detención del proceso inversor, ni en el sector público ni en el privado.

DEBE PROSEGUIR LA EXPORTACIÓN

• Nuestros productos compiten de forma permanente en los mercados Intérnales. La exportación no es fruto ya de condiciones más o menos coyunturales, ni puede ser exclusivamente la válvula de escape de situaciones de atonía Interior La exportación se ha convertido en elemento Integrante fundamental de los planes de Inversión de nuestros empresarios. Es preciso proseguir los esfuerzos en ese sentido. En 1973 estimamos que las exportaciones de bienes de servicio—que en 1972 aumentaron en un 23 por 100 en términos monetarios— pueden aumentar al menos en un 20 por 100, es decir, una tasa similar a la de 1972.

• Podremos alcanzar un aumento del Producto Nacional Bruto del 7 por 100 al menos en términos reales, ritmo medio dé aumento previsto en el Plan de Desarrollo,

• Es preciso «tender con rapidez y flexibilidad las Insuficiencias de la oferta Interior, de forma que se corte de raíz cualquier Incidencia nociva sobre los precios. Sólo con un abastecimiento adecuado y fluido pueden frenarse las tensiones de precios siempre dispuestas a manifestarse en la realidad.

• Las metas de la sociedad española para 1973 siguen estando en el desarrollo logrado merced a cambios Importantes dé las estructuras productivas. Es imposible que una economía crezca sin que cambia su estructura. El desarrollo de una economía es Imposible sin Introducir los cambios necesarios para que la estructura económica produzca un crecimiento de la producción y de la renta nacionales.

• El desarrollo sigue constituyendo un objetivo Importante para la economía española en 1973. pues es, ante todo, un fruto de una elección social: el deseo dé los españoles por mejorar su nivel de vida, por acceder a los bienes de la cultura y al bienestar, sigue teniendo una vigencia que sería absurdo negar.

• El desarrollo económico constituye el capital de la justicia social. No es posible realizar cambio social importante sin disponer del crecimiento de la renta necesario.

INCORPORACIÓN A LA C. E. E.

• Nuestra Incorporación a Europa es, obligada. No cabe mas opción que la dé ver con cuál de las distintas áreas europeas podemos unirnos. Y puesto que la Comunidad Económica Europea representa el proyecto más sugestivo y completo, y también como e] más importante potencial humano y económico, tampoco hay duda en que debemos integrarnos en la C. E. E. Pero a ello hemos de llegar por´ sus pasos contados y al ritmo que exige, nuestra economía. No solicitamos ahora esa Incorporación por razones puramente económicas. Hemos acortado distancias, pero aún signen siendo considerables. Necesitamos un período de adaptación. |

Toda la amolisima disertación del ministro fue seguida con extraordinario interes.

 

< Volver