El Ministro de Agricultura expone las perspectivas del sector agrario ante el Plan de Desarrollo  :   
 Precios de los productos y costes de las explotaciones. 
 ABC.    14/12/1963.  Página: 79-80. Páginas: 2. Párrafos: 19. 

EL MINISTRO DE AGRICULTURA EXPONE LAS PERSPECTIVAS DEL SECTOR AGRARIO ANTE EL PLAN DE DESARROLLO

Precios de los producios y costos de los explotaciones

Durante una conferencia de Prensa celebrada anoche en el salón de actos del Ministerio de Agricultura, el titular de la cartera, don Cirilo Cánovas, al que acompañaban el subsecretario del Departamento, señor Pardo Canalis, y el comisario de Abastecimientos, señor Rodríguez Villa, manifestó a los representantes de los diarios y agencias que había recibido insistentes requerimientos y preguntas aisladas sobre los problemas de actualidad de su Ministerio, y que había preferido concretarlo en un cuestionario al que se iba a referir.

Empezó por afirmar que asistimos a un cambio de equilibrio en nuestra economía, que afecta al sector agrario. Existen, indudablemente—dijo—•, muchas explotaciones que no tardarán en lograr un buen nivel de rentabilidad, y, en cambio, hay otras que exigirán un más largo plazo, por adolecer de importantes defectos de estructura que se quieren corregir a través de la política de regadíos, concentración parcelaria y agrupación de las explotaciones insuficientes para el cultivo mecanizado en común. El ritmo de implantación del nuevo equilibrio dependerá de la voluntad y del esfuerzo dejos propios agricultores, afirmó.

LOS PREGEOS AGRARIOS

Pasó a referirse al problema de los precios agrarios, y dijo que los precios básicos en el interior deben estar en correspondencia a los costes logrados en explotaciones medias de nivel técnico adecuado y acordes con la situación de precios que los elementos consumidos o utilizados en el ciclo productivo tengan en el mercado nacional. La determinación de los precios ha de hacerse previa consideración del nivel de precios de nuestros productos en origen para explotaciones de tipo medio con rentabilidad conveniente y de los márgenes que correspondan a una adecuada comercialización. De esta forma podrá evitarse todo movimiento de pánico en el productor o el envilecimiento del precio de nuestras cosechas por la amenaza, de importaciones. En cuanto a las medidas adoptadas sobre los cereales piensos, puedo decir—agregó—que constituye un primer paso en esta nueva política, para lo cual existe la mejor disposición por parte del Ministerio de Comercio. A renglón seguido se irán fijando precios sean de garantía o compra o bien meramente indicativos.

Por lo que respecta al precio fijado al trigo, dijo el señor Cánovas que es rentable para unas explotaciones, en tanto que no lo es para otras. Las primeras están en línea con la situación que tarde o temprano se producirá en nuestro país al incorporarnos a otras zonas económicas de mayor amplitud que la de nuestro propio mercado.

Las explotaciones no rentables han de variar forzosamente sus estructuras. El problema lo ha estudiado el Gobierno con gran atención, y fruto de ello ha sido el que primeramente se arbitrase un subsidio de orden social de 250 pesetas por hectárea _y con posterioridad otro de carácter técnico para la mejora estructural de las explotaciones trigueras.

Pasó a referirse el ministro al precio de la remolacha, y dijo que el Gobierno ha fijado una elevación del precio base señalado hasta ahora de 975 pesetas por tonelada en 270 más, con la idea de que el nuevo

precio resulte atractivo para la extensión de la superficie remolachera y con la esperanza de que pueda llegarse al autoabastecimiento de nuestras siempre crecientes necesidades de azúcar.

PARA HACER RENTABLE LA PRODUCCIÓN

Por lo que afecta a la reivindicación de los sectores ganaderos que se lamentan de las alteraciones de precio en el actual mercado, dijo que el Gobierno desea lograr una regulación que haga rentable la producción, deficitaria, y que ha de elevarse cuantiosamente. Para la expansión de la ganadería se precisa poner a punto un sistema ya establecido legalmente para regular los precios que impida las incidencias en el mercado interior y, por tanto, de los percibidos por el ganadero por causas de importaciones a bajo precio. Oficialmente se fijarán las exacciones o derechos reguladores que equilibren los de las carnes y otros productos de origen animal importados con los convenientes a la ganadería nacional, y se garantizará un suficiente abastecimiento a precios adecuados a la capacidad adquisitiva. También habló el ministro acerca de la regulación vitivinícola, y dijo que era francamente satisfactorio comprobar cómo la previsión del Gobierno ha permitido el desarrollo normal de una campaña que algunos auguraban difícil por la abundante cosecha. ,Han contribuido a ello en gran parte la existencia de las Cooperativas, y esta primera fase, la. más difícil por la libre contratación de la uva tendra, una perfecta continuidad por los precios reguladores de compra señalados para el vino.

Pasó a ocuparse de la cosecha algodonera, y el señor Cánovas dijo que ante circunstancias totalmente ajenas a la voluntad del Gobierno, cuyos efectos se han intentado paliar, conviene que se sepa que por los servicios del Ministerio de Agricultura se viene aforando la cosecha probable, a pesar de su dificultad. En esta campaña hemos procedido del mismo modo y establecido el algodón absorbible con destino al consumo interior, se ha determinado la cantidad que deberá ser comercializada con destino exterior en régimen de competencia.

Pueden tener la seguridad los cultivadores algodoneros—aseguró el señor Cánovas—de que el Estado no abandonará el interés por un cultivo que fomentó con esfuerzo. Las cantidades que vendan los agricultores a precio de exportación serán estrictamente las que deban seguir ese camino.

También habló, en respuesta a preguntas que se le formularon, de la situación de los agricultores arroceros, y dijo que para los modestísimos cultivadores que sufrieron las consecuencias del temporal, en septiembre, se ha ordenado, medíante crédito oficial, la compra de todos los arroces defectuosos que no puedan ser comercializados normalmente, y se han facilitado créditos para la continuidad del cultivo en el próximo año, autorizándose la aplicación de moratorias.

LA COSECHA DE ACEITUNA

Al referirse a las dificultades que pudieran plantearse por la extraordinaria magnitud de la cosecha de aceituna, dijo que la alarma producida no está justificada. Cree que una vez ordenada por el Gobierno la regulación de la campaña aceitera próxima ha de rendir lo suficiente para que el olivarero tenga una tranquilidad de futuro. Tanto la financiación como el almacena-

ABC. SÁBADO 14 DE DICIEMBRE DE 1963. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 80.

miento de una cosecha excepcional comportan problemas de no fácil superación; pero el Gobierno ha previsto y anunciado la oportuna fórmula para resolver el problema económico, y tenemos la seguridad—agregó— de que la tarea de almacenamiento está resuelta gracias al tonelaje que la red de almacenes reguladores del Sindicato del Olivo es capaz de absorber, unida a las posibilidades´ de fabricantes y almacenistas.

Acerca de la ordenación de cultivos para aminorar los riesgos de los agricultores, dijo que era un problema muy complejo, porque intervienen muchos factores; pero el Ministerio trabaja para aumentar las medidas y consejos orientadores que serán muy útiles, y en el diálogo entre el Gobierno y los administrados podrán encentarse fórmulas de ordenación que eliminen la inconveniente práctica de apelar al auxilio estatal, cuando se producen hechos o circunstancias no imputables a la voluntad del Estado que inciden en los precios. En España tenemos establecida esta colaboración a través de la Organización Sindical, a la que corresponde en gran medida la responsabilidad y éxito de la operación.

Luego el ministro de Agricultura contestó a otras preguntas formuladas por los periodistas, y dijo que con una perfecta coordinación de los distintos sectores que intervienen en los problemas que afectan a la agricultura .puede llegarse a una indudable y adecuada resolución de los mismos.

Clausura de las Jornadas de Presidentes de Cámaras Agrarias

El ministro de Agricultura clausuró ayer tarde las II Jornadas de Presidentes de Cámaras Oficiales Sindicales Agrarias, que han venido celebrándose en los salones del Ministerio.

El señor Canovas hizo un detallado Informé en relación con todos los problemas de su Departamento y expuso a los reunidos la intensa labor que se desarrolla en orden a la mejora de estructuras agrarias. "El aumento ,de la producción agraria ha supuesto un cincuenta por ciento en los últimos nueve años—dijo—, lo cual supone un crecimiento medio anual del cinco por ciento, muy superior al crecimiento de la población, que no alcanza al uno por ciento."

"Estamos en una segunda etapa, en la que la función de la mejora técnica va asociada a la de orientación económica de la empresa agraria, porque se trata de coordinar la acción de las diversas empresas y programar de un modo indicativo la producción, de acuerdo con las necesidades y perspectivas del mercado. Enfrentándonos con el Plan de Desarrollo, cuyo éxito depende de la más íntima cooperación de los sectores oficiales y privados. La política agraria persigue la racionalización de las explotaciones y la mejora social, que merece la atención preferente del Gobierno."

"En estos momentos—continuó diciendo el señor Cánovas—parece resaltarse públicamente un cierto malestar en determinados sectores campesinos, y se demandan medidas de solidaridad para superar una situación de depresión, y tengo que declarar que no debe olvidarse que hasta el año pasado, y de manera más acusada en el presente, la atención del Gobierno ha sido permanente y profunda, dirigida a reconsiderar y acompasar antiguas posiciones y regulaciones con proyección hacia el futuro. La situación ha sido motivada por causas muy diversas y complejas, que difícilmente pueden atribuirse en exclusiva al propio sector agrario. Por ejemplo, la elevación de salarios y las migraciones sectoriales pesa sobre

los costes de muchas de las producciones, aunque la beneficiosa aminoración del paro encubierto sea una circunstancia por la que debemos felicitarnos."

"Nos preocupa arbitrar un incremento notable de las fuentes de crédito oficial y de procurar que las de crédito de carácter territorial o local acudan en la mayor medida posible a reforzar las disponibilidades financieras de nuestras empresas, para que reviertan en ellas los depósitos de capital que en tan alta medida provienen precisamente del sector campesino. Cada día se precisa mayor cuantía de capitales circulantes, e intentamos poner a punto fórmulas que permitan obtenerlo. Las mejoras productivas no podrán alcanzarse sin una paralela mejora de los métodos de gestión empresarial, una adecuada organización que incremente la productividad por hora de trabajo, factor inexcusable, sin cuyo concurso la espiral de costes seguiría una progresión ascendente. Esa elevación de costes es un hecho, y el Gobierno la ha considerado ya para algunos productos y la seguirá considerando através de una regulación de precios dentro de la política de apertura de los mercados y bajo una conveniente ordenación de los cultivos. Para nadie puede pasar inadvertida la dificultad que entraña esta regulación, sobre todo cuando hemos de enfrentarnos con situaciones internacionales cambiantes y con una capacidad adquisitiva de los sectores consumidores de cierta rigidez, especialmente determinados productos básicos. Esta ardua tarea va cumpliéndose y perfeccionando nuestros métodos, y estoy seguro de que la política iniciada permitirá muy en breve la fijación de unos precios indicativos.

El ministro prosiguió su informe considerando diversos extremos de lo que constituye pieza esencial de la política agraria, y dijo que el Plan de Desarrollo debe contar con la confianza de los agricultores, porque con el se pretende conseguir la elevación del nivel de vida, el desenvolvimiento de la cultura y el logro de un mayor bienestar para todos los españoles. Se pretende aumentar la productividad agraria de forma que, cubriéndose las producciones previstas, permita colocar 340.000 personas procedentes del sector agrario en puestos de trabajo en la industria y los servicios. La política de fomento de la producción permitirá que la renta de la agricultura crezca a un ritmo del 4 por 100 anual y acumulativo en los próximos cuatro años, en tanto que el aumento de la productividad de la población activa se calcula que sea superior al 5 por 100. Se programan amplias transformaciones a través de la capacitación humana, del progreso técnico y de la reestructuración de las explotaciones, lo que exige el auxilio de la inversión pública en el mayor grado posible y un crédito amplio hacia la agricultura. Se precisa una más intensa capitalización en el sector agrario. La cifra de la inversión pública ascenderá a más de 68.000 millones de pesetas; a cerca de un millón de hectáreas, la superficie ordenada mediante la concentración parcelaria; a hectáreas 300.000, los nuevos regadíos; la repoblación forestal, a 480.000, y a 300.000 hectáreas, la conservación del suelo. Dentro del programa de inversiones, se prevé una cifra importante para las obras de defensa y encarnamiento de ríos; importantes auxilios de colonización local y anticipos de capital circulante a los colonos; reestructuración de las pequeñas explotaciones, etc. etc. Con arreglo a las previsiones del Plan de Desarrollo, a final de 1967 estarán funcionando 500 agencias de extensión agraria en toda España y se crearán nuevos puestos en Escuelas de Capataces por un total de 7.200. Por otra parte se destinan 70 millones de pesetas anuales para la creación de Centros Regionales de Investigación.

 

< Volver