Hasta cuatrocientos millones     
 
 ABC.    11/11/1959.  Página: 34. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

HASTA CUATROCIENTOS MILLONES

La sombra benéfica y cesárea de Carlos V no ha dejado nunca de proyectarse sobre las relaciones hispano-germanas. Durante, siglos las espadas de aquende los Pirineos y de allende el Rhin no sólo no se han cruzado, sino que han solido agruparse -tras las mismas lineas históricas. Nuestro país ha sido fiel a esta secular amistad en las horas difíciles de la Alemania contemporánea. España fue uno de los primeros Estados que envió una Misión diplomática a Bonn cuando la República Federal no era más que un ambicioso, proyecto y, eft realidad, un protectorado de las tres grandes potencias occidentales. España fue una de las primeras naciones europeas, que reconoció la República Federal alemana y que envió un embajador a la pequeña pero noble ciudad renana que hoy es su capital. Ahora nuestro ministro de Asuntos Exteriores, Fernanda María Castiella, casi recién llegado de Londres y París, en donde se entrevistó con Eisenhower, Macmillán y De Gaulle, cruza el simbólico Rhin r.ara visitar oficialmente al Gobierno federal.

Las declaraciones de Castiella a la televisión hamburguesa son una revisión completa del horizonte político con especial considerabión de la actitud española ante un oroblema que, como el alemán, es en gran medida el problema de Europa. Castiella ha hecho referencia a las reiteradas declaraciones del Jefe del Estado en favor de la reunificación alemana. La voz de maestros representantes no ha dejado de oírse en este sentido desde 1949, la penúltima vez ante la Asamblea de las Naciones Unidas el pasado día 6 de octubre. Castiella, que no pretendía halagar a su auditorio, sino, simplemente, proclamar un postulado capital de nuestra diplomacia, dijo: "Nuestra conocida posición ante «1 tema de la reunificación alemana no tiene sólo una raíz de amistad; sino que es consecuencia de nuestra concepción de la situación internacional, pues sabemos muy bien que el problema de la reuniíicactón está ligado a la seguridad de la frontera oriental-de Europa."

Respecto a Berlín, que es el epicentro de todos los movimientos políticos con tinentales y la célula hiperseijsible. de Occidente, dijo Castiella con sinceridad admirable que "la única, limitación que puede ponerse a la voluntad de todo el pueblo alemán «s el supremo interés colectivo de mantener la paz mundial". porque, efectivamente, Berlín es más que una reivindicación germana ,un punto neurálgico de Europa sobre el que convergen intereses universales. Por eso. aludiendo a la ciudad sitiada, verdadera isia en mar rojo, Castiella elogió a los gobernantes alemanes por "conceder prioridad absoluta sobre todas las cuestiones al ineludible imperativo de la paz". "Berlín ha servido, además—dijo el ministro—, para demostrar a Rusia que no se aceptará ninguna medida unilateral ni se negociará bajo una amenaza y ultimátum-"

Especialmente .importantes y realistas han sido las consideraciones de Castiella sobre las relaciones económicas hispano-álemanas. "El panorama actual-^reconoció—no es muy halagüeño." El hechores que en la campaña pasada las adquisiciones alemanas de agrios españoles, que constituyen el capítulo fundamental de nuestras exportaciones, disminuyeron en un 10 por 100 y apenas representaron el 50 por 100 de lo que España podía haber vendido a la República Federal. Algo análogo, aconteció con los vinos.

Antes, la tercera parte de los que se consumían en Alemania eran de procedencia peninsular; ahora las adquisiciones de caldos españoles no rebasan el 7 por 100 del contingente global de vinos importados.

Frente a un intercambio actual de 250 millones de marcos, Castiella anunció que España podría incrementar la, cifra "sin gran esfuerzo hasta sobrepasar los 400 millones".

La visita de Castiella puede tener una importancia trascendental, porque no sólo contribuirá al estrechamiento de una amistad secular entre ´dos pueblos, que no tienen ninguna reivindicación pendiente, sino que servirá para poner los cimientos de una colaboración mucho más amplia en el plano económico al amparo de la nueva política estabüizadora y de la apertura de nuestras fronteras arancelarias después de nuestra incorporación a la O. E. C. E. El tono de sinceridad, libre de retórica, y de diplomacia eficaz, es decir, veraz, que´ha presidido las declaraciones de Castiella habrán dado al Gobierno y amueblo alemanes una prueba de la buena voluntad española.

 

< Volver