El Sr. Arrese, en Colonia     
 
 ABC.    28/11/1959.  Página: 43. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

EL SR. ARRESE, EN COLONIA

Colonia 27. Durante su estancia en esta ciudad el ministro español de la Vivienda, don José Luís Arrese, asistió a un almuerzo ofrecido en , su honor por el alcalde de la ciudad, ´Theo Buranen, al final del cual el ministro español pronunció las siguientes palabras:

"Señor alcalde de Colonia, señores: Pocas cosas podrían -resultar más agradables para un hombre como yo, hecho por vocación y por razón de cargo a la contemplación del arte, como esta de venir aquí, a la ciudad de Colonia, donde se juntan en una sola página la belleza del paisaje, la dulzura gótica de su catedral, la nobleza de sus-edificios y, por si fuera poco, la maravilla de haber sabido sacar de Itis rigores de la guerra la armonía de un pasado glorioso y venerable con el grito brillante y cristalero de una moderna arquitectura.

A Colonia ha correspondido, porque Dios le ha regalado la suerte de tener tan buenos alcaldes, alcaldes que luego han servido para cancilleres, uno de los aciertos más grandes de la construcción. No era fácil poner a cien metros de distancia los más diversos estilos ni llevar a los hombres rápidamente, con la urgencia que pone la vida de los pueblos al pavoroso problema del alojamiento, dsde los montones de ruinas y de escombros a la vida radiante de una nueva estructura humana.

Colonia lo ha sabido hacer, y encontrarme hoy aquí, en la sede municipal donde cada uno de estos problemas ha tenido su laboratorio, es ´para mi uno de los motivos de mayor satisfacción.

También nosotros hemos tenido ciudades cargadas de historia que han padecido en sus piedras milenarias el mordisco feroz de

de la metralla. También nosotros hemos conocido la urgencia del hogar y por ello, apreciamos tal vez como nadie el tesón y el esfuerzo que supone llegar a plantear la prisa de levantarlas.

También nosotros hemos tenido que practicar esa bella obrg. de misericordia de dar posada al peregrino, improvisando una nue´va vida.para tantas familias que llegaron a las puertas de las ciudades huyendo de sabe Dios cuántas miserias y cuántas persecuciones.

Por eso nosotros, que hemos formado en el coro del dolor, podemos ahora formar en el coro de las felicitaciones y llegar a estrecharos la mano,,estrechando las almas en la comunidad cristiana de las penas y las alegrías.

Porque, señor alcalde, entre las pocas, pero grandes, satisfacciones que un cargo como el vuestro os puede proporcionar, yo no sé cuál lia podido ocupar el primero de los lugares: si la satisfacción de ir fabricando más bella cada vez vuestra ciudad o la de ir haciendo´ más bella la vida destrozada de •vuestros semejantes.

Como prueba de solidaridad, permitidme que os entregue -este pequeño obsequio, que en el oro de su empuñadura y en el acero-de su hoja simbolizar lo que tiene de más señalado el pueblo alemán; corazón de oro y temple de acero.

No veáis en él otro valor que el afecto a vuestra persona y la admiración profunda a la labor que estáis realizando.

Por que esta labor no se interrumpa levanto mi copa, brindando por usted, por la prosperidad de nuestros pueblos y, sobre todo, por que siga Cada vez más estrecha la amistad de Alemania y España."

A continuación-el ministro español visitó las zonas de edificación y los bloques de viviendas de la ciudad. Le acompañó en este recorrido Peter Erkens, ministro de la Construcción de Renania del Norte-Westfalia.— Efe.

 

< Volver