Castiella, en Wasshington     
 
 ABC.    23/03/1960.  Página: 31-32. Páginas: 2. Párrafos: 22. 

CASTIELLA, EN WASHINGTON

Washington 22.. El ministro español de Asuntos Exteriores y s» esposa han llegarlo hoy, fi las seis de la tarde (hora local) para iniciar ´una visita oficial a los Estados Unid

l´J -señor", Castíella fue muy cordiahnente saltulado.cn el aeropuerto por su colega estadounidense´y la esposa de e-te, mientras las fuerzas, formadas en el campo^ rendían los niá> mos honores militares.

J¡scuchó el,ministro español, en posición de firme, la salva de 19 cañonazos, y pasó lúe; o revista a las tropas allí formadas (un batallón de cada Arma) La banda de la. Marín:1, interpretó los himnos nacionales de los dos países. Alrededor del área donde se ha!j¡; detenido el avión del ministro español de Asuntos Exteriores, formaban los soldados de la Infantería estadounidense, y detrás ondeaban las1 banderas de los diferentes. Estado i fie la Unión.

¿3 jefe de protocolo, Wiley T. Buchanan, PI .-sentó al secretario de Estado, Herter, y señora, al ministro español y señora de Castiella, y luego las siguientes personalidades subsecretario de Estado. Douglas Dillon; jefe del Servicio de Operaciones Navales, contralmirante Burke^y señora; embajador nicaragüense, Guillermo Sevilla-Sacasa, decano del Cuerpo diplomático acreditado e;i Washington, y el embajador de España, José María de Areilza y señora; consejero de la Secretaría de listado para Asuntos Europeos, Foy Hohleg y señora; don Jaime Alba y señora, de la Embajada de España; consejero de la Secretaría de Estado, Ivan B. White y señora; vicejefe de protocolo, Clement Conger, y señora; director del servicio de Asuntos de Europa occidental del Departamento de Estallo, Robert H. McBridge y señora; encargado de los Asuntos francoibéricos del Departamento de Estado, Dean Brown y señora, y los.secretarios de la Embajada española, Luis de Pedroso y Santiago de Churruca.

SALUTACIÓN DEL MINISTRO ESPAÑOL

Ante el secretario de Estado -y pc´tsonalidadcs antes cilada = , el Sr. Castiella proJitnctó Ins siguiente^ jialrilna^ de salutación:

"Sica/o una especial satisfacción al liega r a los lisiados Huidos. Siempre es un placer, visitar ilc nuevo este qran país. Estoy muy honrado por encontrarme Iwv, aguí, como huésped de vuestro Gobierno.

Espero que mis ciilrevislax con las autoridades norteamericanas ff>u!ril´iivan a estrechar i´ mejorar aún ",n.´is ¡as relaciones entre España v los Estados Unidos. De estas entrevistas aguardo con particular interés la que lie de sostener con el secretario de Esiado, Mr. Herter, quien tuvo la gentileza de, invitarme a este viaje cuando nos encontramos en Londres el verano pasado, y cuyas amables palabras de bienvenida son el feliz augurio de una estancia agradable y fructífera. Y considero un privilegio especial el tener la ocasión ahora de saludar dn nuevo al ilustre presidente Eisci´Jmver. Todavía resuena cu las calles de l& cabial de España el eco de les aplausos entusiásticos y unánimes´ que hace poco tiempo ofrecieron a vuestro presidente todos los madrileños, con^rcaadas fervorosamente en torno a uno de los hombres más grandes de nuestro tiempo.

La importancia de nuestras nntlnas relaciones es tal que se ha hedió cada vez más necesario •«« frecuente intercambio de visitas por parte de las autoridades de ambos países. España es un amigo fiel da los Estados Unidos. Con la ayuda y la cooperación americanas estamos llevando a cabo un programa de reconstruccion económica, que, sin duda,-tendrá qran importancia para el fortalecimiento del mundo occidental."

CONTESTACIÓN DE MR, HERTER

El secretario de Estado, Christian Herter, después de saludar a su colega empañol, pror.anció jas siguientes frases:

"Me cansa ifran placer darle la bienvenida, así como a su- señora ",´ a ios miembros de su séquito al ¡legar a los Estados Unidos. Cuando usted y w nos encontramos en Londres en el mes de agosto último fon el fin de celebrar nitas conversaciones provcdiosas e interesantes, le expresé la esperanza de que en su atareado quehacer pudiera encontrar tiempo para visitar Washington. Estamos encantados de que le ¡¡aya sido p>3sib!e realizar este viaje.

Jísloy seguro, señor ministro, de (¡lie encontrará aquí ¡nía calurosa y simpática aeo/jida´ por parte del pueblo norteamericano.

Los americanos tiene • en profunda >\fUnta el papel que vuestro país jugy en el descubrimiento y desarrollo tic nuestra tierra.

A la vista del proc/rar.ta establecido para estos próximos días, lamento que no le sea posible permanecer má,; tiempo con nosofros. Ibrigo la esperanza, sin embargo, de que usted tenga licmpo partí apreciar, en alguna de sus muchas mainfestaciones, la alta estima que Estados "Unidos tiene para el pueblo español. Confío que esta visita le será ´an agradable

E", IZADA LA BANDERA ESPAÑOLA EN BLAIR HOUSE

Veinte minutos después de su llegada al aeropuerto, Castiella era acompañado por Herter cu una comitiva de automóviles—ambos ministros iban en coclie descubierto— hasta Blair House, residencia oficial del presidente para los huéspedes, edificio distante pocos metros de la Casa Blanca. En los otros coches de la comitiva iban las personalidades norteamericanas y el séquito que ha venido desde España con el señor Castiella.

En Blair House. donde se izó la bandera española al llegar el señor Castiella. estaban--1 .aguardando al ministro los miembros y personal de la Embajada española para saludarle.

Esta noche el secretario de Estado norteamericano ofrecerá mía cena en honor del ministro español y señora´de Castiella.—Efe.

 

< Volver