Autor: Cabanellas, Guillermo. 
 Las memorias inéditas de Portela Valladares (y III). 
 Fracasó en el intento de aproximarse a Franco  :   
 En Valencia (el 1 de octubre de 1937) se pronunció por el éxito de la República. Falleció olvidado el año 1952. 
 Ya.    04/12/1976.  Página: 19. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

4-XI-76

INFORMACIÓN NACIONAL

Pág.l9-ya.

Ofrecemos hoy el final de la saris de artícilos de Guillermo Cabanillas sobre

las memorias da Pórtela Valladares. Las entregas anteriores se publicaron los

días 24 y 28 de octubre.

Desde que se Inicia la guerra, Portela Valladares comienza a deshojar la

margarita. Su fino olfato la lleva a determinar que los, nacionales, dotados de

mayor disciplina., van a triunfar. Le preocupa salvar los cuantiosos bienes que

tiene en Galicia, especialmente en Vigo, pero al mismo tiempo teme que Miguel

Cabanellas, entonces presidente de la Junta Nacional da Defensa, reaccione

contra él.

A un gestor encomienda sus Intereses, Este le hace llegar un informe

satisfactorio, en el cus dice: "No pase usted preocupación por sus bienes;

aunque Cabanellas y Queipo insisten por la incautación, le serán conservados y

devueltos..,"

Por entonces vuelca en sus Memorias su estado de ánimo, y con desenfado escribe:

"Ya se hallan deslindados los campos y cada uno ha adoptado la personal posición

que sus inclinaciones, o las .circunstancias, le han sugerido. Por lo tanto, lo

que yo diga o haga no ha de comprometer ni dañar a nadie. Con esta liberación

del pensamiento y de la conciencia, y desentendiéndome más que nunca de vanos

aplausos y de vanos censores, es cosa de examinar si debo mantener la fidelidad

a un Gobierno que provoca o desata e] robo y el asesinato, convirtiendo los

tíulos de su legitimidad en bandera de piratería (o en verdadera piratería), o

si no es preferible ´que triunfe una insurrección que restituya a la República

sus leyes y a su buen ordenamiento, que Franco ha prometido."

CARTA A FRANCO

Al fin decida dar su adhesión a Franco, quien ha sido investido de todos los

poderes del Estado. Fechada en Niza el 8 de octubre de 1936, envía una carta

manuscrita al ya Generalísimo, en la que son frecuentes los elogios al hombre

que comienza a ser todopoder roso. Formula su adhesión a 1* obra "que ha da dar

a nuestro país un mañana de orden, de Justicia, de paz, da prosperidad y de

fortaleza, que la restituya al alto lugar que deba ocupar en «1 mundo.

"En usted recae la providencial misión,da realizar una segunda reconquista de

España; de salvarla de la barbarie, del crimen, da la destrucción, erigidos en

sistemas de gobierno. Nunca las Ideas políticas o el origen del poder pueden

Invocarse en contra de la Patria; han de someterse a ella y situarse en la

subordinada categoría da medio. En esta hora terrible sólo pienso en España y en

usted que con sus singulares condiciones de inteligencia, de serenidad, de

carácter y de un valor profesional que sólo encuentra precedente en la cumbre de

nuestra historia, ha de rehacerla.

LAS MEMORIAS INÉDITAS DE PÓRTELA VALLADARES (y III)

FRACASO EN EL INTENTO de aproximarse a Franco

EN VALENCIA (EL 1 DE OCTUBRE DE 1937) SE PRONUNCIO POR EL EXITO DE LA REPÚBLICA

• FALLECIÓ OLVIDADO EN VANDOL EL AÑO 1952

Mis años, que en esta ocasión duelen, no me permiten solicitar el honor de ser

soldado a sus órdenes; de recursos no dispongo, porque da todo se me ha

despojado: salvé por milagro una vida que nada vale, pero que alienta por el

bien de la Patria, a la que he servido como supe y pude, manteniendo incólume el

principio de autoridad y luchando, sin reparar en riesgos, contra el desorden y

la anarquía. Los más apasionados habrán de reconocerlo.

Con estos sentimientos seguiré emocionado, como lo ha seguido hasta aquí, su

empresa magna. Y siempre a su devoción completa, admirador y amigo, M. Pórtela

Valladares" (1).

A esta carta de adhesión contestó Nicolás Franco, entonces secretario general

de la Jefatura del Estado, que lo hizo en términos estrictos da

agradecimiento. RESPUESTA DE ALCALÁ-ZAMORA

Fracasada su tentativa de aproximarse a Franco, busca ahora como valedor (2) a

Alcalá-Zamora, que se encuentra refugiado en Francia, a fin de que interponga

sus buenos oficios cerca del general Queipo de Llano, entonces virtual virrey de

Andalucía. Con fecha 22 de diciembre dirige al destituido jefe del Estado una

larga carta de más de diez páginas escritas a máquina, a un solo espacio, que

reproduce en sus Memoria», la que comienza así: "Mi ilustre amigo: Al serme

conocida, por fin, su residencia en el destierro, deseo expresarle mi honda

simpatía... Y como no sería discreto que me dirigiese al señor Queipo de Llano

(a quien no he ofendido y si favorecido), he juzgado que quizás usted, cuya

rectitud y generosidad de espíritu conozco, pueda ser intermediarlo valedor de

mi razón, si estima que la tengo y no es inoportuno favorecerme con esta

consideración."

La respuesta de Alcalá-Zamora expresa textualmente: "Antiguo amigo: No me

extraña, por muy extendido, el supuesto erróneo en que descansa su carta, que

recibo en las circunstancias que ya comenta. Contra la creencia general, no

tengo la menor relación, ni coincidencia, en lo que afecta a la política con mi

consuegro. En el orden privado, tengo para mi nuera, que vive con nosotros, el

cariño que merece, y para su familia, el respeto afectuoso a que es acreedora;

pero nada que trascienda en la política. Por ello soy la persona menos, indicada

para abordar temas que, entre nosotros, no se tratan. Siendo asi las cosas, no

le sorprenderá que nada comente ni discuta del relato que usted finaliza o

cierra la "tarde del 19 de febrero."

Pórtela Valladares arrojaría sobre Queipo de Llano la responsabilidad de que su

ofrecimiento a Franco fuera rechazado; para, ello, olvidando la forma en que se

había dirigido a Alcalá-Zamora, lo ataca. No tiene desperdicio este párrafo de

sus Memorias, en el que reacciona en forma ya habitual en él: "Queipo, ai

enterarse de mi adhesión a Franco, que desbarataba su maniobra de ponerme

delante de su familiar para pagar yo las responsabilidades de él. Inmediatamente

se encabritó con nuevas calumnias, inventando más cínicas desvergüenzas,

revolviendo las heces dé su alma para, inventar inéditas canallerías. Mis

propósitos estaban, pues, fracasados. ¿Qué no diría aquel energúmeno en contra

mía si me viese del otro lado? Su intención era cerrada, y callar Radio Sevilla

era un imposible."

informarme de toa vientos que corrían, y aunque caí en el vicio estúpido de la

concisión, el tono fue firme y el acento concreto. La Cámara, entonces retraída

y mostrando claro ambiente en crisis, me otorgó sus aplausos, que fueron

subrayados por levantarse la sesión para dar lugar a los comentarios y redactar

un orden del día de confianza al Gobierno, que en el nuevo ambiente que se había

creado fue aprobada por unanimidad" (3).

Allí, entre un grupo de diputados que le rodean, todos jóvenes y de pelo negro,

destaca su figura: delgado, excesivamente delgado, su rostro daba la impresión

de un loco que acaba de escapar de un manicomio; se destaca la blancura nivea de

sus cabellog y su mirada, con esa expresión extraña (4).

EGOLATRÍA Y ALGO MAS

Tarda en convencerse Pórtela Valladares de que los nacionales no 1e abrirán eüs

puertas. Cuando llega a Ja conclusión de que Franco no acepta su adhesión, se

dirige a Largo Caballero, a la sazón jefe del Gobierno de Valencia, habiéndole

saber: "Por el bien de España y de la República, estoy a su disposición." Se le

facilitan los medios para que pueda, desde Francia, trasladarse a Valencia.

En la lonja de Valencia, el 1 de octubre de 1937, se reúnen las terceras Cortes

de la República; asisten unos doscientos diputados. La sorpresa la depara la

presencia d« Manuel Pórtela Valladares, presidente del Consejo de Ministros el

18 de febrero de 1936, día en que se celebraron, las elecciones que dieron paso

ai Gobierno del Frente Popular. Quien se fugó de gobernante, apenas conocido el

resultado de esas elecciones, dejando el principio de autoridad abandonado era

plena calle, da una de esas volteretas en las que era maestro consumado. Por

entonces la guerra civil aún no está definida y algunos políticos juegan a la

moneda puesta de canto, sin decidir a cuál de los dos bandos en lucha plegarse.

Probablemente no se den trazos camaleónicos tan bien logrados como los d« ese

prestidigitador que cambia a ojos vistas las cartas de la baraja que esta

jugando.

ELOGIA A LA REPÚBLICA

Levanta allí su voz par», expresar: "Señores diputados: Son momentos los

actuales da solemnidad .y gravedad, de los que no pueden menos d« estar

contagiados nuestros espíritus. Este Parlamento es la razón de existencia de la

República, es el título de la vida de España. Como mi primer deber ante el mundo

es asegurar la legitimidad de vuestros poderes, y para hacerlo tengo estos

títulos: haber sido derrotado en esas elecciones, que yo presidí y el Gobierno

que las presidió; ahí está mi testimonio para que conste en el "Diario de

sesiones" y quede como un jalón en la historia de España.

Podrá haber matices ideológicos distintos entre nosotros, pero que conste aquí

mi adhesión y mi compenetración con el Gobiermo. Siempre, siempre, en

circunstancias análogas a las actuales le daría mi voto al que estuviera ahí

sentado, entre otras razones porque representa al Estado español, la Patria en

pie de lucha. Ño me he equivocado, y al estar entre vosotros digo que desde

fuera se forma el convencimiento de que el Gobierno de la República tiene que

triunfar. Sin el Gobierno de la República no puede haber España; y os declaro al

mismo tiempo que me ha asombrado, me ha maravillado esta actividad y esta

enfervorecimiento."

Después comentará su Intervención en términos triunfalistas: "Me encontré

aludido por el señor González Peña, y sin pedirla, el presidente me concedió la

palabra. Lo que había transcurrido en. la sesión ofrecía´ triste y desagradable

aspecto. Martínez Barrio había pronunciado una alocución que nadie aplaudió, y

dos o tres señores que hablaron tampoco tuvieron gran éxito. .Yo no me había

comunicada con nadíe que pudiera.

Saldría en forma inmediata da la zona republicana, volviendo a, au refugio de la

Riviera francesa. Convocado al término de la gúerra como miembro de la

Diputación Permanente de las Cortes, en la reunión celebrada por ésta en Paría,

se negó a concurrir. Después su nombre se pierde. Sil muerte, ocurrida en Vandol

el año 1952, lo hunde aún más en el olvido. Pórtela Valladares ha dejado da ser

noticia.

Guillermo CABANELLAS

(1) Dicha carta, en facsímil, fue reproducida por B. Gil Mugarza en

"España en llamas" (Barcelona, 1968), pág. 424, tomado el texto de la

obra de La Cierva "Documentos de 1a primavera trágica." (Madrid, 1967),

pags. 681 y 682.

(2) "Memorias", pag. 363.

(3) "Memorias", pág, 421 del manuscrito.

(4) Dando exagerada importancia a 1» presencia de Pórtela en la reunion de

la* Cortes, escriba Koltsov:

"El ex presidente del Consejo de Ministros, Pórtela Valladares, ha.

venido incluso del extranjero para asistir a la sesión del

Parlamento, para subrayar que considera constitucional al régimen de

la. España, de hoy ("Diario de la guerra de España", París, 1963, pág.

45).

 

< Volver