Autor: F. O.. 
   Es necesario que la sociedad refuerce su atención a la agricultura     
 
 ABC.    18/03/1977.  Página: 44. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

ABC. VIERNES 18 DE MARZO DE 1977. PAG. 44.

ABECE económico

* El ministro Abril Martorell clausuró las Jornadas sobre «Agricultura, cambio social e integración europea»

"ES NECESARIO QUE LA SOCIEDAD REFUERCE SU ATENCIÓN A LA AGRICULTURA"

LA agricultura ha tenido pocas alternativas en los últimos años, por lo quen es necesario reforzar el

conjunto de atenciones que está pidiendo este sector. Es un esfuerzo en el que debe participar toda la

sociedad mediante una contracción de algunos sectores para que las diferencias se acorten», dijo ayer el

ministro de Agricultura, don Fernando Abril Martorell, en la clausura de las Jornadas de Estudio sobre

«Agricultura, cambio social e integración europea», que durante loe últimos cuatro días se han venido

celebrando en Madrid.

El ministro, en unas breves palabras, en las que se congratuló por el desarrollo de las Jornadas, señaló la

necesidad de "actuar contemplando la integración de España en el Mercado Común como una realidad.

«LO QUE ES BUENO PARA LA AGRICULTURA, ES BUENO PARA EL PAÍS»

Con anterioridad intervino el secretario general técnico, don Luis Gamir, que justificó y realizó un resu-

men de las Jornadas. «En un sistema democrático, dijo, hay que acostumbrarse a convivir con la

conflictividad y seguir las actuaciones normales.» Por otra parte reconoció que la conflictividad existente

en la agricultura está relacionada con ciertas modificaciones en la política económica general que afectan

al medio rural, y por eso eran necesarias las Jornadas de estudio celebradas.

CAMBIO RÁPIDO. - Aludiendo a las aportaciones de todos los conferenciantes, señalo que nuestra

sociedad está viviendo una alta tasa de cambio, en el que intervienen la crisis económica, la

democratización política y la puesta en duda de un modelo económico de crecimiento que se ha seguido

en los últimos años.

Por lo que se refiere a la crisis económica, se manifiesta en la agricultura a través del paro (será necesario

aumentar el producto por persona, en vez de echar a los más jóvenes, mediante la traída de capitales que

aumenten el producto más que la sustitución de mano de obra), la inflación (la agricultura ha actuado

como un factor estabilizador y no se le pueden pedir más sacrificios) y balanza de pagos (es cesario

sustituir importaciones y lanzamiento de exportaciones, aunque en 1976 se han tenido resultados muy

positivos).

El cambio político, a su vez, implica convivencia democrática, modificación del sistema de

representación sindical y regionalización. Luis Gamir se refirió a la importancia del agricultor como

votante, aunque no votará en bloque. La democracia es buena, en este sentido, para la agricultura.

En cuanto a la regionalización. recordó que la democracia es participación, y ello implica

responsabilización para actuar sobre lo que a uno le es más próximo, y dijo que las posibilidades de

descentralizar y de incrementar la autonomía regional son grandes dentro de la política agrícola.

REFORMA AGRARIA. - Abordó también el tema de la reforma agraria: «El sistema financiero, el

educativo, la Seguridad Social, la inversión pública en ser-vicios sociales y comunitarios, la calidad de

la vida en general están sesgados contra el medio rural, y el movimiento de los tractores ha sido una

llamada a la sociedad en ese sentido. Por eso, la reforma agraria tiene ahora esa dimensión y no la de

reparto de tierras en unidades minifundistas, política hoy muy difícil de defender, añadió el secretario

general técnico de Agricultura.

Finalmente, y con respecto al Mercado Común, indicó que la C. E. E. se ha ampliado hacia el Norte con

negociaciones difíciles; pero su ampliación hacia el Sur puede ser más compleja, porque lo más delicado

y complicado del sistema comunitario es su agricultura, y en los países mediterráneos este sector tiene

una importancia más acusada.

Luis Gamir terminó resaltando el carácter de justicia que implica la defensa del sector agrario y,

parodiando una conocida frase, expresó su convencimiento de que «lo que es bueno para la agricultura,

es bueno para el país».

Antes del acto de clausura tuvieron lugar las siguientes intervenciones.;

LOS CONFLICTOS SERÁN MAS NUMEROSOS

* JUAN LINZ (catedrático de Sociología de la Universidad de Yale) y MANUEL GARCÍA FERRANDO

(profesor de Sociología) - Con la posible entrada de España, en el Mercado Común y la inevitable

sustitución del sindicalismo vertical de las hermandades por un sindicalismo más activo y europeo, cabe

prever que los conflictos van a ser en el futuro inmediato aún mas importantes, dado que las políticas

económicas agrarias internacionales van a influir más directamente sobre la agricultura española. Sería un

error que en una sociedad como la española, que ha pasado de tener más del 50 por 100 de su población

activa ocupada en la agricultura a tener menos del 20 por 100, se planteen los problemas agrarios y los

conflictos sociales en el campo desde la perspectiva de la lectura de las obras clásicas sobre la reforma

agraria española de los años 30. Esperemos que los políticos no planteen los problemas que se debieran y

pudieron resolver en los años 30, y no olviden los que se Plantean y midieran resolver en los años 70.

LAS REGIONES EN LA AGRICULTURA

* GIUSEPPE BARBERO (catedrático de la Universidad de Siena). - El Estado se acerca a las

comunidades locales. Las regiones operan principalmente hasta entonces en «lo social» (cultización de

mesas, gestión de patrimonios indivisibles, recursos culturales y ambientales). Las regiones

constituyen un terreno de encuentro entre las distintas clases sociales y se ha puesto en marcha un

complejo mecanismo de revisión del modelo de desarrollo de la economía italiana de los años cincuenta,

y el papel de la agricultura se está manifestando dentro de un esquema más equilibrado de desarrollo.

El conferenciante subrayó este intento de recuperación social y de propuesta de nuevas formas de

organización política.

NUEVA POLÍTICA AGRARIA COMÚN

* JOSÉ J. RODRÍGUEZ ALCAIDE (profesor de Economía Agraria. Córdoba). Si se quiere que

la C. E. E. aumente a doce el número de sus miembros, alargándose hacia el Sur, será ineludible una

nueva política agrícola común. La C. E. E. no puede continuar con la misma filosofía para su política

agraria común en un contexto de institucionalización regional. Esta nueva política de los doce debería

cubrir dos objetivos: minimizar el reparto distributivo de las ganancias regionales y satisfacer la demanda

a precios que cubran los costes de producción, y ello sólo se puede cumplir a largo plazo mediante una

política nacional de cambio de estructuras productivas, mediante una política de precios de costes

normalizados, para poder arbitrar un justo proceso de compensación interpersonal. - F. O.

 

< Volver