Autor: Cabanellas, Guillermo. 
 El tesoro del "Vita" (y II). 
 Un revoltijo de 500 millones de dólares  :   
 Nunca se rindieron cuentas del botín. 
 Ya.    19/06/1977.  Página: 9,11. Páginas: 2. Párrafos: 17. 

UN REVOLTIJO DE 500 MILLONES DE DOLARES.

• El 3 de abril de 1939, Negrín reclamó a Prieto la entrega del tesoro

(después, ambos se acusaron de piratería).

• El antagonismo entre Prieto y Negrín dividió una vez más a los derrotados

de la guerra civil (republicanos y socialistas apoyaron el primero; comunistas y

nacionalistas vascos, al segundo).

• "Ningún objeto tenía una etiqueta para saber a quién pertenecía, excepto

al de algunas personas del Gobierno" (declaré indalecio Prieto).

"Le agradeceré una respuesta taxativa para deshacer, todo equivoco,"

La historia que sigue está escrita por Prieto y Negrin, en polémica en la que

ambos se acusan de piratería (3), pero el tesoro del "Vita", que siguió en manos

de Prieto, se esfuma tras una fraseología que no sirve más que para esconder,

detrás de una espesa cortina de humo, la desaparición de esos cientos de

millones de dólares en que fue valorada la carga transportada por el "Vita". El

pugilato Negrin-Prieto no revelaba la distinta posición Ideológica en que uno y

otro antagonista se colocaba, sino una situación de hecho derivada de la ruta

para adueñarse del botín retenido por el segundo (4).

El momento en que Negrin reclama de Prieto la entrega del botín muestra a dos

grupos antagónicos, que olvidan, aun cuando levantan esa bandera, el drama que

viven los exiliados. Se trata de determinar quién dispone de esos cuantiosos

bienes. El antagonismo entre Prieto y Negrín divide una vez más a los

que alude debe de encontrarse en alguna parte, y corresponde se aporte como

esclarecimiento al más grave despojo que se tiene noticia en la historia de

España.

Prieto, tan ágil y enérgico en la acusación a Negrín por el destino dado al oro

depositado en el Banco de España y entregado a Rusia, escamotea una respuesta a

los Interrogantes que se le formulan: y en tanto que el antiguo jefe del

Gobierno de la República rinde cuenta detallada del oro enviado a Rusia, el

viejo dirigente socialista no contesta a las exigencias que se le hacen a fin de

que responda de las graves acusaciones que se le hicieron en vida.

La supuesta campaña difamatoria, según Prieto, no le sorprendió, sino que la

esperaba. Según él, los ambiciosos proyectos esbozados para Invertir el capital

logrado con la liquidación del tesoro del "Vita" se vinieron, abajo al

"incautarse de nuestros bienes el Gobierno mejicano en tiempos de Avila

Camacho". El subconsciente parece aquí traicionar a Prieto cuando se re-

NUNCA SE RINDIERON CUENTAS DEL BOTÍN

DEFENDIENDOSE de acusaciónes que le fueron formuladas, Indalecio Prieto repite

que aquel centenar y pico de maletas conducidas por el "Vita" contenían

revoltijos, sin que "cada objeto tuviera una etiqueta declarando a quien

pertenecían. Pocos, muy pocos, traían señales de su procedencia y de su

pertenencia..." Pero da la extraña coincidencia, según el mismo Prieto afirmara,

de que al parecer se hizo determinado señalamiento "en pertenencias de personas

afeólas al régimen", lo que permityó que a la esposa de Augusto Barcia, que

fuera jefe del Gobierno y ministro de Estado, se le devolviera una parte de las

alhajas que le hablan sido sustraídas. Prieto escribe: "Doña Rita —Rita Labra de

Barcia— advirtió que le faltaban las preseas más valiosas. Parece que en París,

a fin de realizar ventas allí, se hicieron apresuradas se1ecciones" (1).

Para comercializar ese "revoltijo", cuyo valor se estimara en más de quinientos

millones de dólares, se Instaló un taller destinado a desmontar las piedras

preciosas y fundir el oro. Se deshacían los relojes que formaban parte de

colecciones, se fundían en lingotes de oro algunas de las monedas que integraban

valiosísimas colecciones numismáticas y se arrojaban a la basura las piedras que

loa Improvisados joyeros creían falsas. Ese taller era vigilado, entre otros,

por el general Sebastián Pozas, ahora al servicio de Prieto.

Se reclamo el botín

Después que, en reunión celebrada el 3 de abril de 1939, es ratificado por la

Diputación Permanente de las Cortes el Gobierno de Negrín, su jefe reclama a

Prieto la entrega del tesoro que condujo el "Vita".

Para ello, e1 7 de abril de 1939 se dirige desde París a Prieto, que se

encontraba en Méjico, poniendo en su conocimiento "que en la última sesión de la

Diputación Permanente de las Cortes, el Gobierno por él presidido ha sido

reconocido como legítimo en funciones para cuantos asuntos deriven de la guerra,

confiriéndose a tal efecto los máximos poderes, de cuyo uso dará cuenta

periódicamente ante una comisión nombrada por dicha Diputación, integrada por

todos los partidos. En consecuencia, no se puede proceder ahí a] empleo de los

recursos del Estado republicano sin orden expresa mía o del ministro de

Hacienda".

Es terminante Negrín en su exigencia a Prieto: "Le ruego a usted me comunique si

está dispuesto a dar las ordenes o consejos procedentes para que las cantidades,

valores y objetos detentados (sic) sean puestos a la disposición de las

personas, responsables de su envío y gestión, que son las que están obligadas a

dar cuenta de ellas ante quien corresponde" (2), Y sigue:

derrotados en la guerra cívil: republicanos y socialistas apoyarán al primero;

comunistas y nacionalistas vascos, al segundo. Ya se han definido dos grupos

antagónicos: uno tiene al frente a Negrin; otro se alinea detrás de Prieto.

Ambos se arrojan reciprocamente lodo al por mayor, mientras la sombra del "Vita"

envilece cada vez más a los que participan en esta aventura, no sólo carente de

heroísmo, sino de dignidad: Junto a Negrín. Alvarez del Vayo y sus secuaces

acusan públicamente a Prieto de haber dispuesto de los bienes que integraban el

tesoro del "Vita" en beneficio propio, aplicándolo, además, para obtener el

apoyo de un crecido número de exiliados.

El JARE triunfa sobre el SERÉ

Viajeros en el mismo transatlántico, Negrín en primera clase y Prieto en

segunda, se trasladaron desde Nueva York a París para participar en la reunión

de ¡a Diputación Permanente de las Cortes que se celebró en la capital francesa

el 26 de junio de 1940. Esta tomó para si la responsabilidad de administrar en

el extranjero lo que aún restaba del Patrimonio nacional. Excluidos de su seno

comunistas y nacionalistas vascos, Prieto domina fácilmente la situación. La

Junta de Auxilio de los Regufiados Españoles (JARE) triunfa sobre el Servicio de

Evacuación de Republicanos Españoles >SERE), manejado por Negrín. Tres

administradores son designados para cuidar el tesoro del "Vita": Indalecio

Prieto. José Andreu Abello y Emilio Palomo. No tardará Prieto en destituir a

este último. Son sus palabras textuales:

"Yo castigué la deslealtad de Palomo obligándole a dimitir, a restituir algo que

no le pertenecía y a abandonar Méjico inmediatamente" (5).

El triunfo de Prieto anula las posibilidades del SERÉ, inicialmente presidido

por Pablo Azcárate, del que era secretario Bibiano Osorio Tafall (6); desaparece

el Inicial Comité Técnico de Ayuda a los Refugiados, el que, posteriormente,

tuvo mayores posibilidades económicas en la Financiera Industrial y Agrícola,

Sociedad Anónima, entidades ambas que respondían al Gobierno de Negrín.

Prieto rinde cuentas a su conciencia

Además de las 110 valijas que contenían paquetes de joyas, el "Vita" condujo

numerosas cajas de las que utilizaba el Montepío de Piedad. Conforme éstas iban

vaciándose eran arrojadas al llamado "Nevado de Toinca", en las afueras de la

Ciudad de Méjico. Pronto se generalizó en esta capital la voz de que en esas

aguas se había escondido un tesoro, de lo que la prensa mejicana se hizo eco, al

comprobar la multitud que allí concurría . en búsqueda de los restos arrojados.

Mientras tanto, algunas piezas de las colecciones numismáticas, parte principal

del tesoro del "Vita", eran fundidas, con lo que su valor se redujo

considerablemente; se desmontaron piedras preciosas de las alhajas y se

liquidaron valores, 1 o -grándose cuantiosos fondos. Para su inversión, Prieto

fundó la Financiera Hispano-Mejicana (HISME),

No tardaria en comenzar una campaña, que Prieto calificó como difamatoria. Se

defiende con argumentos, algunos pueriles, de las acusaciones que se le formulan

(7). Afirma: "Me importa poco lo que haya perjudicado a mi reputación la

conducta que seguí entonces... Tengo un tribunal muy exigente: el de mi propia

conciencia, quien me exime de toda culpa..." Sabe cuáles son los cargos que se

le formulan, pero se niega a levantarlos. Escribe: "¡Ojalá tenga yo tiempo y

ánimo para escribirlo, acompañándolo de la correspondiente prueba documental"

(8). Si le faltó tiempo—lo que es inexacto—para levantar los cargos que se le

formularon, esa prueba documental a la refiere a "nuestros bienes" (9).

Aparece un tercero en discordia

A finales del año 1940, con el término del mandato presidencial del general

Cárdenas, el escándalo en torno al tesoro del "Vita" había adquirido tales

proporciones que el general Manuel Avila Camacho, su sucesor, se vio obligado a

intervenir, promulgando, con fecha 21 de enero de 1941, un decreto por el cual

la Secretaría de Re1aciones Exteriores "Invita" a los miembros de la delegación

en Méjico de la Junta de Auxilio a los Republicanos Españoles a constituir, de

conformidad con las leyes mejicanas, un organismo que "controle el manejo de los

recursos económicos destinados a respaldar los compromisos contraídos por Méjico

para }a ayuda y transporte de los refugiados españolea que se hallan en

Francia".

Cumpliendo lo ordenado por Avila Camacho, los miembros del JARE pusieron a

disposición del Gobierno mejicano una suma neta de pesos, 14.523.789,41,

cantidad ésta insignificante comparada con el valor atribuido al tesoro del

"Vita". Al Gobierno mejicano se le entregó una cantidad de dinero, pero no las

joyas, objetos de arte, colecciones, cuadros y otros valores que habían sido

conducidos por "Vita". La constitución del Gobierno republicano en el exilio

obliga, en 1945, al Gobierno de Méjico a devolver, a quienes representan a

aquél, lo que resta de las sumas recibidas. Hay entonces una rendición de

cuentas, cuyo valor es simplemente simbólico. Los libros del JARE no aparecieron

como el inventario de los bienes que integraron el tesoro del "Vita"; tampoco

cuadras antiguos, joyas, objetos de arte, colecciones numismáticas, libros,

imágenes religiosas y objetos consagrados al culto...

Cinco años antes, el 12 de junio de 1940, se había formalizado la escritura de

venta del yate "Vita" por el precio de 45.000 dólares. Se esfuma el destino de

éste, corno el de la mayor parte del tesoro que en su bodega condujo un día a

Méjico.

El destino del botín

El 2 de junio de 1942, reunida en Méjico la Diputación Permanente de las Cortes,

dispensa, por el momento, a Prieto, la obligación de rendir cuentas, pero con la

condición de hacerlo cuando las Cortes ratifiquen el Gobierno que presida a la

República en el exilio. El 29 de mayo de 1946, una comisión ínvestigadora

designada por las Cortes, acepta la rendición de cuentas en un dictamen que

Prieto se ocupa de expandir a todos los vientos, en el que "se reconoce y

proclama que ha procedido con toda corrección y honorabilidad por nadie puesta

en duda (sic), e inspirándose, como siempre, en. el supremo Interés de la

República" (10).

Sin dar noticia del Inventario de los bienes que condujo el "Vita", cualquier

rendición de cuentas carecía de suficiente seriedad. Por otra parte, ¿qué cuenta

se rindió del destino que tuvieron lo valiosos cuadros que transportó el "Vita",

de los objetos de culto que pertenecieron al papa Luna, del ejemplar único del

"Quijote", impreso en hojas de corcho? ¿Y de la caja que contenía el monetario

de la Casa de la Moneda de Madrid, de los objetos de culto y del joyero de la

capilla Real de Madrid, en el que se encontraba uno de los clavos puestos a

Jesucristo en la cruz? ¿Y de las colecciones, de inmensa valor numismático; del

manto de la Virgen de las 50.000 perlas, sacado de la catedral de Toledo, y el

tesoro de la Virgen de Requena y esta misma. Imagen?

La respuesta la dio Largo Caballero, que, con la ínflexibilidad característica

en él, acusa: "El tesoro que le birlaron a Negrin sirvió para sembrar el

disgusto y la discordia entre toda la emigración, muy particularmente la de

Méjico, por causa del favoritismo y la desastrosa administración, de la que aún

na se ha dado cuenta minuciosa, ni creo que se dará.

El dinero, que debía servir para atender a muchas necesidades de los emigrados,

si hubiera sido escrupulosa y desinteresadamente administrado y para preparar

una posible repatriación, se ha gastado en ahondar más las diferencias entre los

compatriotas, en crear un cisma, que será el más solido pilar sobre el que se

sostendrá el régimen falangista del usurpador Franco, Todo lo demás no era más

que una comedia para distraer ai público emigrado, ¡Que no hubiera batido dínero

por medio, y todo se hubiera disuelto como el humo" (11).

¿Termina aquí la historia a el tesoro del "Vita"? Creo que no. Falta aún mucho,

muchísimo que investigar, pues si bien se Ignora el Inventario totai de tos

bienes transportados a Méjico, fueron individualizados muchos de los valores,

objetos y obras de arte que lo integraban. La causa sigue abierta. No hay en

ella siquiera un sobre acimiento provisional. No se trata sólo de deslindar

responsabilidades, sino de determinar el destino que tuvo el botín llevado un

día a Méjico y del que sólo una parte ha podido desaparecer, en tanto que otra,

la más importante, integrada por reliquias religiosas, cuadros antiguos,

colecciones numismáticas, libros únicos y otras joyas, debe en "lugar ignorado"

encontrarse.

Guillermo Cabanellas

(1) Cartas a un escultor, pág. 31.

(2) Correspondencía Negrin-Prieto.

(3) Acerca de los bienes llegados a Mejico en el "Vita", cir. la última

parte de la carta dirigida por Negrín a Prieto, fechada, el 25 de junio de

1939, en la que acusa al destinatario de administrar con avaricia aquel

tesoro. La contestación de Prieto está plagada de evasivas.

(4) Un capítulo de Indalecio prieto de la obra Entresijo» de la guerra de

Espada lleva este sugestivo título: Chantaje y despoje. Allí no se refiere a

su polémica con Negrin, ni tampoco al destino que se le dieran a los bienes

transportados por el "Vita", por más que concretamente menciona, lucro y

saqueo más propiamente dicho. Refiriéndose la Unión Soviética, dice

textualmente: "Si el chantaje político no dio buenos resultados, el despojo

financíero salió perfecto," Bien sabia Prieto que la mejor defensa era el

ataque, y asi se condujo en la hoy olvidada, pero siempre necesaria de recordar,

polémica que sostuvo con Juan Negrin.

(5) Cartas a un escolto pág. 34.

(6) Este, cuyo primer apellido era Fernández, había sido

subsecretario de Gobernación en los inicios á la guerra civil.

(7) Sus Cartas a un escultor las comienza Prieto defendiéndose de las

acusacíones que se le formula respecto al destino que le di al tesoro

del "Vita". Cfr, paginas 23 a 27.

(8) Cartas a un escultor pág. 57.

(9) Cfr. Cartas a un escultor, pág. 65.

(10) Cfr, especialmente de Prieto: Convulsiones de España, vol. III "La Historía

del "Vita", y "Rendicion de cuentas", págs. 101 y 110.

(11); Mis recuerdos (Mejico D. F. 1954), pags. 265

 

< Volver