Autor: Laborde Vallverdú, Enrique. 
   Debate sobre la Guerra civila española en la televisión francesa  :   
 Participaron Dionisio Martín Sanz, José María de Areilza, Federica Montseny, Federico Melchor y el historiador Burnett Bollten. 
 ABC.    02/05/1978.  Página: 19. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

ABC. MARTES, 2 DE MAYO DE 1978. PAG. 19

DEBATE SOBRE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA EN LA TELEVISIÓN FRANCESA

Participaron Dionisio Martín Sanz, José María de Areilza, Federica Montseny,

Federico Melchor y el historiador Burnett Bolloten.

PARÍS, 1. (De nuestro corresponsal.) «Si los comunistas hubiesen ganado la

guerra civil en España habrían instaurado la primera República democrática

popular, como ellos dicen», afirmó en sus conclusiones el historiador

norteamericano Burnett Bolloten, el único testigo extranjero en la emisión «Un

hombre, un día», de la segunda cadena de la televisión francesa dedicada a la

guerra de España.

«Sí los comunistas hubiesen ganado la guerra civil en España, habrían instaurado

la primera república democrática popular, como ellos dicen» (Bolloten).

El personaje central de la emisión fue Dionisio Martín Sanz, un veterano de las

J. O. N. S. que participó directamente en la vida política española desde los

tiempos de Burgos hasta fecha reciente. En calidad de testigos, el animador de

la. emisión, Jean-Marle Cabala, llevó al conde de Motrico. a la anarquista

Federica Montseny, al historiador Burnett Bolloten y desde Madrid, al dirigente

comunista Federico Melchor, que sustituyó a última hora al secretarlo general

del P. C. E. Santiago Carrillo, que se excusó «debido a sus muchas ocupaciones».

Un documento cinematográfico ilustró esta emisión emplazado bajo una fecha: el

19 de mayo de 1939, primer desfile de la Victoria, Para dar una idea general del

desarrollo de la emisión bueno será recu-

rrir a la antología de testimonios.

Burnett Bolloten llegó a Barcelona el 18 de julio de 1936 para disfrutar sus

vacaciones de verano.

Redactor de «United Press» en aquella época, cayó en plena noticia. «Yo asistí a

una revolución más profunda aún que la revolución rusa —afirmó— y vi cómo en

sólo tres meses se llevó a cabo la colectivización de toda la Industria, desde

las grandes fábricas hasta los más modestos talleres. He oído al señor Melchor

hablar mucho de libertad y de democracia, pero no de revolución, algo que me

parece muy extrañó. En el exterior nadie comprendía lo que pasaba en España,

entre otras cosas, porque la censura, dominada por los comunistas, no permitía

el envío de Informaciones políticas verídicas. Yo creo que Stalin hizo todo lo

posible para ayudar al Frente Popular, pero deseaba la entrada en el juego de

Francia y de Gran Bretaña, porque en su Idea sólo de este modo se evitaría que

una guerra generalizada estallase en el oeste de Europa. De todos modos, si los

comunistas hubiesen ganado la guerra habrían Instaurado en España la primera

República orática popular, como ellos dicen.»

Dionisio Martín Sanz explicó cómo el Frente Popular «quería terminar con la

democracia para instaurar un régimen socialista tal como lo proclamó Largo

Caballero el 22 de mayo de 1936 al anunciar el proyecto de colectivización del

país con el establecimiento de la dictadura del proletariados. «Franco no era

partidario .del golpe de Estado y esto aparece muy claro en el libro de Gil

Robles titulado "No fue posible la paz".» «Nuestra guerra no fue un ensayo de la

segunda guerra mundial. Francia y Gran Bretaña no ayudaron a la República

española porque creían míe no representaba los ideales de libertad y de

democracia, mientras que la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas aportó

una mayor ayuda al Frente Popular que Alemania e Italia a las uerzas

nacionalistas.» «SI los socialistas y los comunistas de 1936 hubiesen adoptado

la actitud política actual con el eurocomunismo de Carrillo, no se habría

llegado a lo que se llegó. Por ejemplo, no se habría asesinado a Calvo-Sotelo

algo que fue más horrible y grave que el caso actual de Aldo Moro en Italia.»

• AREILZA: «En el bando nacional se mantuvo la organización y disciplina»

José María de Areilza relató su historial político desde 1933. en que fue

candidato monárquico Independiente en Bilbao. Recordó las detenciones y

persecuciones en Vizcaya a raíz del fracaso del levantamiento militar y cómo él

se salvó de la ejecución, ya que fue condenado a muerte en rebeldía. «La

liquidación de los mandos militares en el campo del- Frente Popular decapitó al

Ejército, mientras que en el bando nacional se mantuvieron la organización y la

disciplina.» «Guernica, con todo su horror, no debe considerarse como la prueba

de una experiencia de la segunda guerra mundial. Si se compara Guernica con

Hiroshima, Dresde. Hamburgo o Coventry. se verá que se sitúa en una escala, muy

reducida tanto en su brutalidad como en sus resultados. La comparación no está

en el honor de las naciones que han dicho que nuestra guerra fue la más cruel de

todas las guerras.» «En cuanto a la actualidad, España es un país de gran

desarrollo-económico y social, y hay que pensar en una política adaptada a esta

realidad incuestionable.»

* Melchor: «Una victoria del Frente Popular no habría constituido un servicio a

Stalin»

Federico Melchor, que reemplazaba a Santiago Carrillo, afirmó que «en noviembre

de 1936 la mayoría de los militantes socialistas se pasaron al Partido Comunista

al comprobar que era un partido más adecuado para organizar la defensa de la

libertad.» «Yo ful comisarlo político y capitán de milicia. Mi función era la de

animar, la de empujar a la gente al combate, garantizar el espíritu combativo y

la disciplina. Cuando ful capitán y jefe de estado mayor de operaciones mi

función fue puramente militar, pero los comisarios políticos desempeñaron un

papel heroico.» «Los nacionalistas ejecutaron a numerosos generales al comienzo

de la guerra. Pero una victoria del Frente Popular no habría constituido un

servicio a Stalin, como se ha dicho, sino a todos los países de Europa

occidental. Stalin mandó fusilar a los combatientes que regresaron de España

para que no contasen lo que habían visto.»

Federica Montseny dio un mitin y comenzó por protestar enérgicamente contra las

preguntas que le hacía el periodista. «Usted pregunta sin sentido y sin lógica.»

«En julio de 1936 no hubo ni desorden ni caos, sino la ocupación por los

trabajadores de las fábricas abandonadas por unos patronos comprometidos con los

sublevados.»

En fin, una nueva aportación, si es que hay algo nuevo en esta materia, para el

estudio de la guerra civil española, que está ya a cuarenta años de distancia,

pero que aún apasiona como si todavía no hubiese terminado o estuviese a punto

de empezar.—Enrique LABORDE.

 

< Volver