Autor: J. G.. 
 Junto al padre gallego, Ricardo León y Julio casares. 
 La Academia de la Lengua rinde homenaje público a Alcalá Zamora     
 
 Informaciones.    24/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

JUNTO AL PADRE GALLEGO, RICARDO LEÓN Y JULIO CASARES.

La Academia de la Lengua rinde.

MADRID, 24 (INFORMACIONES, por J. G.).

AYER tarde, la Academia de la Lengua, en sesión pública, homenajeó a cuatro

miembros de la institución, cuyas centenarios se conmemoran este año. Don

Salvador de Madariaga —excusó su asistencia, y su trabajo fue leído por don

Alonso Zamora Vicente —evocó a don Niceto Alcalá Zamora (1877-1949), primer

Presidente de la II República. Don Fernando Lázaro Carreter recordó a don Juan

Nicasio Gallego (1777-1853), poeta y critico. Don Guillermo Díaz-Plaja se

refirió al novelista Ricardo León (1877-1943), y -por ultimo, en la intervención

más aplaudida, el prestigioso lingüista don Rafael Lapesa tuvo palabras de

elogio para otro importante lingüista, don Julio Casares (1877-1964).

El escrito del señor Madáriaga hacía del político republicano una descripción

poética, resaltando, como características suyas, su andalucismo, su honradez y

su ejemplaridad. Señaló que Alcalá Zamora, creía más en las personas que en las

cosas y los cargos, aspectos, en la opinión de don Salvador de Madariaga, no

demasiado adecuados para ser Presidente de la República.

Sobre quien en vida fue reputado por gran poeta y estimado critico literario ha

caído un olvido que don Fernando Lázaro, al glosar la vida y la obra del padre

Gallego reconoció desde el comienzo de su intervención. En unas rápidas

pinceladas biográficas señaló que no había publicado en vida ningún libro, ya

que sus trabajos fueron expuestos en periódicos y revistas. De vida política

agitada —defensor de la libertad de Prensa con las Cortes de Cádiz, censor de

libros y revistas en la regencia de María Cristina — algunas de sus poesías,

como la "Elegía al dos de mayo"—, que a lo largo del siglo los periódicos

reproducían invariablemente al acercarse tal efemérides— fueron muy populares.

El profesor Lázaro se refirió también a la polémica, sobre romanticismo y

neoclasicismo, en la que intervino el padre Gallego.

DE REVOLUCIONARIO A ULTRACONSERVADOR

No muy distinto es el caso del novelista Ricardo León —bastante leído en su

tiempo, hoy olvidado—, del que don Guillermo Díaz Piaja estudió en su

intervención la evolución ideológica del escritor —revolucionario en su

juventud; ultraconservador en su vejez; autonomista al principio y castellanista

intransigente al filial de sus días—. La complejidad era, dijo, la

característica principal de este escritor, afirmación Que el señor Díaz-Plaja

fue documentando con citas de textos del propio León.

El profesor Lapesa comenzó haciendo una evocación biográfica del lingüista don

Julio Casares, secretario durante veinticinco años de la Academia. Don Julio

Casares logró publicar —las dificultades inherentes a la magnitud de una obra

así y las particulares con las que se encontró, fueron recordadas por don Rafael

Lapesa— su "Diccionario etimológico". Desde que en 1947 se creó el Seminario de

Lexicografía, el señor Casares se empeñó en la confección de un dicionario

histórico que abarr case diacrónica y sincrónicamente la lengua española.

La muerte, hace trece años, de don Julio Casares, le impidió seguir su empeño.

El señor Lapesa se lamentó de la falta de recursos económicos del Seminario de

Lexicografía, en donde con un insuficiente equipo, trabaja desde años para

realizar esta gigantesca obra que se espera abarque veinticinco volúmenes. El

señor Lapesa deseó, al final de su intervención, que en este año, en que se

conmemora el milenario de la lengua y el centenario del. nacimiento del señor

Casares, la cuestión económica no paralice este importante proyecto.

 

< Volver