Los mutilados republicanos, contentos a medias     
 
 Ideal.    08/04/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

¿OS MUTILADOS REPUBLICANOS, CONTENTOS A MEDIAS.

* El decreto por el que se les pueden conceder pensiones, incompleto.

* Se echa en falta la prestación médicofarmacéutica. * Puede afectar

actualmente a unos diez mil mutilados Manifestaciones de don Florencio Martínez

Duran, presídente de la Liga de Mutilados e Inválidos.

MADRID, 7. (LOGOS).--Que las pensiones sean vitalicias con carácter personal;

que no se cite para nada la asistencia médicofarmacéutica y que las pensiones

comiencen a regir a partir del día de mañana, son las lagunas más manifiestas

que a juicio de don Florencio Martin Duran, presidente de la Liga de Mutilados e

Inválidos de la Guerra de España, se encuentran en el decreto que publica hoy el

B.O.E., por el que se regulan las pensiones a favor de los españoles que

habiendo sufrido mutilación a causa de la pasada contienda no puedan integrarse

en el Cuerpo de Caballeros Mutilados por la Patria.

"Para mi es hoy un dia grande, porque veo que nuestro esfuerzo de ocho años y

medio se ha visto coronado en parte por el éxito, aunque observo en el decreto

algunas lagunas con las que no estoy de acuerdo y contra las que tendremoes que

seguir luchando hasta llegar a una equiparación total, con otros mutilados de

guerra.

"El hecho de que las pensionen sean vitalicias —dice el señor Martínez Duran—

pero sólo a título personal, no nos puede parecer bien, porque es indudable que

no se reconocen las pensiones precisamente a las personas que más saben de

sacrificios por nuestras mutilaciones como son nuestras esposas e hijos.

A nosotros alguna alta personalidad del Gobierno, nos prometió en su día que

habría homologación total en el resto de los mutilados. Y esto no es así a la

hora de verlo en el B.O.E., pues es evidente que nuestros compañeros de

infortunio, que lucharon en el otro bando, este derecho se hace extensivo a sus

posibles viudas e hijos.

"Es totalmene negativo—añade el señor Martínez Duran—el que en la disposición

nada se diga sobre la atención médicofarmacéutica ni, por supuesto, se silencie

esa atención tan importante para los mutilados como es la protésica. Un

mutilado, por muy grande que sea la pensión que se le reconozca, estoy seguro

que no podrá atender estas elementales necesidades.

EL PROBLEMA DE LA ANTIGÜEDAD

Los hombres que luchamos en el ejército de la República —argumenta el señor

Martínez Duran— como los que lo fueron sin tomar parte directa en la guerra, no

somos mutilados a partir de hoy por lo que cabría preguntar por que no se nos

reconoce la misma antigüedad que al resto de los mutilados. Porque se da el caso

curioso de que los mutilados del otro bando están cobrando sus trienios lo que

les permite en muchos casos, duplicar sus sueldos bases.

Entiendo asimismo —dice—, que el plazo de tres meses para la recepción de

pruebas documentales o testificales, es demasiado corto, teniendo en cuenta que

a muchos mutilados exiliados ni siquiera les va a dar tiempo a enterarse de esta

disposición. Como les ocurrirá incluso a muchos mutilados que. viviendo en

España no tienen conocimiento de ello, salvo que se lleve una campaña de

difusión a nivel nacional.

Tampoco resulta muy inteligente como en el cuadro de valoraciones, se hace para

nosotros a partir del 26 por ciento cuando para los otros mutilados se hace a

partir del 15 por ciento, ¿Por qué esta discriminación tan tremenda?".

Informa el señor Martínez Duran que los mutilados a los que beneficia este

decreto pueden sobrepasar la cifra de los diez mu aunque los que existían en

1939 eran más de cuarenta mil, cuyas viudas se ven marginadas en estos momentos.

La reivindicación en toda su dimensión —dice el señor Martínez Duran— no es ni

más ni menos que recabar de las autoridades ese derecho de ciudadanía que el

primero de abril de 1939 se nos negó. Deben tener presente que el Gobierno de la

República al que defendimos hasta el último momento de la guerra .nos otorgó

estos derechos. Y no termino de comprender—dice el señor Martínez Duran— por qué

otro Gobierno del misma Estado nos negó tales derechos máxime cuando el Gobierno

del primero de abril de 1939 cumplid con los compromisos contraídos por el de la

República a nivel internacional, desatendiendo de este modo los que contrajo con

sus propios ciudadanos.

Añade él señor Martínez Duran que este decreto lleva el consuelo a muchos

hogares, porque da algún modo estas pensiones paliarán en parte las vicisitudes

de estos hogares después de 37 años de desesperanza, aunque es evidente que

nuestras mujeres no se van a conformar con la marginación a que están sometidas

en el decreto, contra el que posiblemente elevarán escrito de queja a la

Presidencia del Gobierno.

Finalmente informa que la Liga que él preside le fue denegada el correspondiente

reconocimiento, por el Tribunal Supremo en 21 de enero de 1974, por lo que se

continuará trabajando para su reconocimiento.

Añade que la Liga tiene censados a más de cuatro mil mutilados aunque, el censo

total es muy superior.

 

< Volver