Autor: Galán, Lola. 
 A los 46 años del 14 de abril. 
 Los republicanos de verdad     
 
 Interviú.    14/04/1977.  Página: 36-37. Páginas: 2. Párrafos: 16. 

A los 46 años del 14 de abril

Los republicanos de verdad

Por LOLA GALÁN. Fotos: GERMÁN GALLEGO

Abril está cargado de connotaciones republicanas. En el año 39, el día 1 de este

mes Franco borraba de la geografía española el último vestigio de la existencia

de la II República, tras una guerra que no fue otra cosa que el aplastamiento

brutal de las clases trabajadoras y populares por parte del capital oligárquico

y la derecha reaccionaria bendecidos por la Iglesia. Para los sublevados nada

importaba la voluntad de un país que se había expresado democráticamente el 14

de abril de 1931. Ahora, cuarenta y seis años después, aquellas aspiraciones han

sido capitalizadas por la Corona en un propósito resuelto de sacar a España de

las constantes pendulaciones históricas. Lo que significó aquella fecha, lo que

tuvo de drama la diáspora y la persecución de los republicanos durante la

posguerra y la esperanza de un mañana en que haya sitio para todos son los temas

que —a modo de inventario— agrupa el presente trabajo.

Rindiéndose a una evidencia que suma ya cuarenta años, México ha roto sus

relaciones diplomáticas con el Gobierno republicano en el exilio en favor del

Gobierno de la Monarquía de Juan Carlos I. Sin ocultar su tristeza, los

republicanos han acogido con calma la noticia, porque paralelamente en España se

está desarrollando un movimiento joven: Acción Republicana Democrática Española,

uñó de los grupos republicanos que luchan por abrirse camino en el marasmo de

partidos politicos que se disputan los votos de los españoles. Cuenta ARDE con

el apoyo de ese Gobierno de la República en el exilio, que repliega sus banderas

y con el sentimiento popular entre romántico y progresista de los que se

emocionan y gritan ante los tres colores proscritos.

Con sus sesenta años justos, Eduardo Prada-Manso —presidente en funciones de

Acción Republicana Democrática Española— afirma ser uno de los más viejos de

ARDE: "Basta ya de imágenes de viejos republicanos en el exilio. Nuestro partido

está formado sobre todo por gente joven que no ha vivido la guerra. Y aunque

también los viejos republicanos están en nuestras filas, no está en sus manos la

dirección de ARDE."

Eduardo Prada-Manso inauguró las carceles franquistas en marzo del 39 para pasar

poco después a un campo de concentración "donde el pelo se me puso blanco" antes

de enfrentarse con la difícil posguerra como un español "desafecto al régimen"

en busca de un sitio en la sociedad. Cuarenta años de adversidad no han cambiado

para nada el temperamento liberal de este hombre, que vive, piensa y habla en

republicano. "Mire usted, en España en el momento de estallar la guerra civil

todo el mundo era republicano; si la perdimos fue por los Ejércitos de Hitler y

Mussolini. Hoy yo creo que los partidos de izquierda son republicanos; si no lo

dicen es por cuestiones de táctica política. De todas formas, nosotros no somos

antimonárquicos ni antinada. Yo creo que el Rey está actuando con honestidad y

su afán es traer la democracia".

—¿Cree usted entonces que la juventud española es republicana?

—Bueno, la juventud española no es republicana ni monárquica. Hay que tener en

cuenta que de la misma forma que a nosotros los republicanos se nos ha marginado

y nos han tenido en el más absoluto silencio como si fuéramos "apestados", el

sentimiento monárquico ha sido también aplastado por Franco. En estos años se ha

hablado muy mal de la Monarquía, especialmente de los Borbones.

REPÚBLICA

SIN CONVENCIONES.

ARDE se autodefine como partido ,de centro izquierda, partido liberal y burgués,

que condena en sus estatutos la violencia y acepta las reglas del juego,

basándose en un respeto total al pueblo. Sin embargo, estos estatutos han sido

remitidos por la Administración al Tribunal Supremo, junto con los del Partido

Comunista. ¿Por qué?

—Eso querría saber también yo. Nuestros estatutos no lesionan en modo alguno el

contenido del artículo 172. No somos ni totalitarios ni subversivos, ni

inmorales ni nada de eso. Entonces el problema está en la palabra república En

España hoy se puede hablar de todo menos de la República. La prensa nacional nos

elude, mientras que la italiana o la francesa publica nuestros escritos. Yo creo

que existe un acuerdo tácito entre la Administración y la prensa española para

no hablar de nosotros.

—¿Cuáles son sus relaciones con la izquierda?

—Con los partidos de izquierda nos llevamos muy bien. Sobre todo con los

socialistas. La nuestra es, en definitiva, una ideología socialista. Felipe

González, por su parte, se ha definido como republicano. Tal vez, por todo ello,

vemos con mucha tristeza esta escisión que existe entre los socialistas, cuando

unidos serían una gran fuerza. ARDE estaría dispuesta, caso de ser legalizada

como partido, a unirse a los socialistas en la batalla electoral, siempre y

cuando nos decidiéramos finalmente a participar en las elecciones. Esta es,

desde luego, nuestra opinión: no sabemos lo que opinan los socialistas.

"También con el Partido Comunista, y, aunque no tenemos contactos ideológicos,

nos llevamos bien.

Santiago Carrillo es un hombre que ha cambiado mucho. Yo he sostenido una larga

conversación con él y, aunque en muchas cosas estamos de acuerdo, Carrillo tiene

confianza en las promesas del Gobierno Suárez, y por ello sigue otra táctica.

Por otra parte, es una pena que quieran cargarle ahora a este hombre las culpas

de Paracuellos del Jarama. En primer lugar, si él era delegado de Orden Público

fue por puro azar. Quiero decir que no. había ninguna razón especial para ello.

Además, sobre Paracuellos él ya no tenía autoridad. Yo sé que Carrillo le pidió

a mi padre, Adolfo Prada, entonces comandante del Ejército del Centro, algunos

hombres para proteger el traslado de los presos de la cárcel Modelo y que mi

padre se negó, porque no tenía armas y las que tenía las necesitaba todas para

defender Madrid. Lo de Paracuellos no pudo evitarlo. Además, ya es hora de

olvidar esta historia. La guerra fue algo atroz. Aunque yo no me arrepiento de

haberla vivido, porque en ella conocí a gente excepcional. Hoy haría cualquier

cosa para que nunca más se repitiera algo así. A veces leo comentarios sobre

este tema que me ponen de

mal humor. Escribe gente que jamás pisó un frente.

Vista la experiencia de la guerra, ARDE está totalmente en contra de la

violencia y tal vez por ello, y aunque ve con simpatía todo movimiento

prorrepublica, no tiene relaciones con la Convención Republicana. "Es que esos

chicos en cuanto te descuidas, te ponen una bomba o un cóctel Molotov. Y

nosotros ´ no queremos esto: la violencia no conduce a nada."

"Nuestra relación más estrecha es con la Esquerra Republicana de Catalunya, caso

de presentarnos a las elecciones iríamos totalmente unidos a este grupo.

Para los que se pregunten qué ofrece la alternativa republicana de ARDE, Eduardo

Prada-Manso echa mano de las grandes generalidades: libertad y democracia.

—El papel de nuestro partido está, además, muy claro. Ustedes mismos lo han

publicado en una entrevista que apareció en INTERVIÚ» Sería el papel que

representó Izquierda Republicana en el treinta y seis, porque es necesario un

partido burgués de izquierdas para consolidar la democracia.

Lo que no está muy claro todavía es si ARDE se presentaría a las elecciones en

caso de poder hacerlo.

"Da lo mismo, estas elecciones están amañadas y estamos seguros de que saldrá

elegido quien le dé la gana a Suárez. ¿Qué Ley Electoral es ésta en la que

ningún partido ha colaborado en su redacción? La única solución airosa habría

sido lo de formar un Gobierno de coalición en el que estuvieran representados

todos los partidos políticos desde la derecha hasta la extrema izquierda, para

que el pueblo pudiera decidir el sistema de gobierno que más le conviniese.

Pero, en fin, vendrán otras elecciones.

Tenga en cuenta que, hoy por hoy, ningún partido sabe a quién representa

realmente y hay uña enorme masa neutra que será quien decida esta votación.

También está el Ejército, que es sociológicamente de derechas, lo mismo que la

Policía."

Marginados, como la izquierda éxtraparlamentaria, los republicanos viejos y

jóvenes son profundamente moderados, comprensivos y liberales en su programa

político y tienen algo que decir en la confrontación ideológica que se avecina,

sin que nadie deba por ello rasgarse las vestiduras.

 

< Volver