Autor: Valladolid, Agustín. 
 Según un decreto que aparecerá el lunes. 
 Las Líneas marítimas de soberanía pasarán a depender del INI  :   
 Apartir de enero se llamarán Servicio de Comunicaciones Marítimas de Interés Nacional. 
 Arriba.    05/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

Según un decreto que aparecerá el lunes

LAS LINEAS MARÍTIMAS DE SOBERANÍA PASARAN A DEPENDER DEL INI

A partir de enero próximo se llamarán Servicio de Comunicaciones Marítimas de

Interés Nacional

MADRID. (De nuestra Redacción, por Agustín Valladolld.)— Las líneas marítimas de

soberanía pasarán a depender, a partir de enero próximo, del Instituto Nacional

de Industria, según han comunicado a este periódico fuentes solventes. El

decreto por el que se desprivatizan las líneas de soberanía será publicado el

próximo lunes por el >>Boletín Oficial del Estado». En el texto del decreto se

explica por qué se lleva a cabo la desprivatización, aludiendo a la

Imposibilidad de que se realice un concurso público adjudicatorio de estat,

líneas, ya que no hay ninguna compañía privada que quiera hacerse cargo de

ellas.En el articulado se dice asimismo que las citadas líneas, regentadas hasta

ahora por la compañía Trasmediterránea, S. A., se llamarán a partir del año

próximo Servicio de Comunicaciones Marítimas de interés Nacional.

Se nombra una Comisión con representantes del Ministerio de Transportes,

Hacienda, Industria, Economía y el delegado del Estado en la Trasmediterránea,

para preparar un informe al Gobierno sobre los medios de adquisición de estas

líneas marítimas, que se llevaría a cabo o por la compra de las acciones, o por

la adquisición de los activos necesarios. En el primer caso se haría una oferta

pública, que está condicionada a que el Estado adquiera como mínimo un 54 por

100 de las acciones. SI se decidiera la segunda modalidad, la Comisión elevaría

las propuestas necesarias de compra o alquiler. Pero en todo caso la explotación

la realizará una empresa estatal que se halle integrada en el INI.

Al mismo tiempo, el decreto asegura que pase lo que pase no habrá ningún tipo de

trauma laboral.

 

< Volver