En el presente ejercicio se invertirán 140,000 millones de pesetas. 
 El déficit financiero principal problema del INI  :   
 Rueda de prensa con el presidente Giménez Torres. 
 Informaciones.    01/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 20. 

EN EL PRESENTE EJERCICIO SE INVERTIRÁN 140.000 MILLONES DE PESETAS

EL DÉFICIT FINANCIERO, PRINCIPAL PROBLEMA DEL I.N.I.

RUEDA DE PRENSA CON EL PRESIDENTE, GIMÉNEZ TORRES

MADRID, 1 (INFORMACIONES).

ANTE la nueva etapa a la que tiene que servir, el I. N. I. deberá desarrollar su

actual configuración en varios aspectos. "En su estructura sectorial, en su

comportamiento financiero, « incluso en su Estatuto jurídico, con objeto de

adecuarlo a una sociedad mas justa y democrática. Asi concluyó ayer su

exposición el presidente del Instituto Nacional de industria, don Francisco

Giménez Torres, en la rueda de Prensa celebrada para informar sobre los

resultados del Ejercicio de 1976, el programa de inversiones de 1977 y el esbozo

de cuál debe ser el papel del I.N.I. en la nueva sociedad.

El señor Giménez Torres comenzó aludiendo al rumor de su dimisión que ni

desmintió ni confirmó, dejando la interpretación del mismo criterio de los

periodistas para que lo dedujeran iras su intervención. Aportó como argumento,

que abandonaría- su puesto cuando no pueda realizar el programa ambicioso •que

se propone, y mantenga la confianza de quienes le han nombrado.

Seguidamente analizó las cuentas del I.N.I. como «holding» de empresas.

"En el ámbito financiero, el ejercicio de 1976 —dijo el señor, Giménez Torres —

ha supuesto la continuación de la política de saneamiento de la estructura del

balance.

Sin embargo, la estructura Se este balance, cuyas proporciones son del 22,5 por

100 en recursos propios y 77,5 por 100 en recursos ajenos, no es deseable, dado

el predominio de estos últimos.

El activo del balance. del Instituto Nacional de Industria, es decir, la

inversión experimentó un importante incremento, del que son partidas

fundamentales la ampliación de su cartera de valores de empresas (4.900

millones) y los préstamos a las mismas (20.200 millones).

En cuanto a la inversión se ha podido cubrir el 61,8 por 100 con fondos propios

y los resultados del ejercicio se mantienen al mismo nivel que el año anterior

(entre 400 y 500 millones de pesetas), habiéndose destinado a amortización,

previsión y reservas legales 3.520 millones, que han pasado a engrosar los

recursos propios del Instituto.

El déficit financiero a finales de 1976 alcanzaba 41.000 millones de pesetas.

Seguidamente, el presidente del I.N.I. analizó las cuentas de las empresas,

cuyos recursos para cubrir sus necesidades procedieron en un 19.4 por 100 de la

.autofinanciación; la aportación en forma de capital del I.N.I. y de accionistas

privados supuso otro 19,7 por 100; los Créditos nacionales el 47,1 por 100 y los

créditos internacionales el 10.5 por 100. El 3,3 por 100 restante corresponde

a las subvenciones para Hunosa y la Bazán.

Estas cuentas —subrayó e1 presidente del I.N.I.— comparadas con las equivalentes

del sector privado presentan unos recursos propios considerablemente más

reducidos que estas últimas y esta comparación es todavía más adversa si se hace

con relación a las empresas europeas con las que se tendrá que competir

abiertamente en el futuro.

El señor Giménez Torres resaltó también que con una aportación del Estado al

Fondo Patrimonial del Instituto de sólo 4.900 millones de pesetas en 1976, las

empresas habían llevado a cabo una Inversión real de casi 120.000 millones.

PROGRAMA DE INVERSIONES

Durante el presente ejercicio la principal misión del Instituto Nacional de

Industria —continuó después el presidente— es mantener casi al límite de lo

programado su volumen de inversiones. La inversión global del grupo de empresas

del I.N.I. representa aproximadamente un tercio de la inversión industrial

española.

La total inversión del grupo alcanzará casi los 140.000 millones de pesetas, de

los que casi un 60 por 100 se habrán situado en sectores energéticos

(prospecciones petrolíferas, programa nuclear, gas" natural y lignitos).

EL I.N.I., ANTE LA NUEVA ETAPA

La última parte de su intervención la destinó el presidente del I.N.I. a esbozar

los objetivos inmediatos y las prioridades que debe afrontar El Instituto para

el mejor cumplimiento de los Intereses públicos.

Subrayó las tres características del Instituto: su patrimonio real, que suponía

en participaciones directas más de 100:000 millones de pesetas en 65 empresas,

cuyo Inmovilizado llegaba casi al billón; ser la mayor corporación industrial

del país, y ser uno de los instrumentos fundamentales de la política del

Gobierno.

El grupo de empresas tiene que seguir siendo un medio de acción insustituible en

el abastecimiento de materias primas y desarrollo de la industria básica; en la

ordenación y desarrollo del sector energético, en la ordenación industrial, en

la apertura de nuevos caminos en colaboración con el sector privado

(alimentación, electrónica, •informática, etc.),, coordinación y desarrollo de

industrias militares, promoción -de exportaciones,, desarrollo tecnológico,

acción social, contribuir al desarrollo regional y actuar como instrumento de

política de estabilización o anticíclica en momentos como los actuales.

COLOQUIO

Seguidamente, el señor Giménez Torres respondió A las preguntas que se le

formularon, entre las que destacaron las .siguientes:

— E.N.A.S.A. no ha suspendido pagos. La reducción de la financiación de los

créditos para bienes de equipo la han afectado y a ello se une la falte de pago

de 756 millones de pesetas por parte de los Ayuntamientos de Madrid y Barcelona,

lo que lia llevado a aplazar los pagos a sus proveedores por noventa -días.

Pero la rentabilidad y la situación financiera de la empresa es sólida y clara.

— INVERSIONES. No se invierte más porque no hay dotación presupuestaria.

Buscar recursos ajenos alteraría peligrosamente la relación de éstos con los

recursos propios, ya que se encuentra en el mínimo tolerable.

— Empresas con dificultades. El Instituto debe atender las instrucciones del

Gobierno. Pero se ha pedido que se establezca una clara distinción entre 1as

empresas que responden a las demandas normales de una economía de libre mercado

y las que deben considerarse como servicios, ya que sus resultados no pueden ser

imputables al I.N.I., sino al Estado por razones sociales. En el balance del

I.N.I. no deben figurar esas empresas. Hunosa, aunque sea una empresa nacional,

es un caso típico de servicio y sus déficit son subvencionados por el Estado.

-- CENTRALES SINDICALES. Se pretende que los contactos con las centrales

sindicales sean algo más que los que pueden mantenerse con el sector privado. El

presidente del I.N.I. afirmó que aspiraba a qué él Instituto fuera modélico en

el campo social.

— POLÍTICA REGIONAL. Todavía -es pronto para juzgar los resultados de las

empresas creadas por el I.N.I. para el desarrollo de Galicia, Canarias,

Andalucía y Extremadúra. El Instituto proyecta llevar las nuevas industrias «que

cree a las provincias que no cuenten con "empresas del I.N.I, siempre ,que se

«disponga de la infraestructura necesaria. Un sector que ofrece interesantes

perspectivas en este sentido es e1 de la alimentación. Estas industrias de tipo

medio emplean mucha mano de obra, requieren inversiones pequeñas y se pueden"

instalar en zonas subdesarrolladas. Por otra paite, una buena política de

productos alimenticios es una de las mejores armas contra la inflación.

— ASTILLEROS ESPAÑOLES. Por el momento no va a cerrarse ninguna factoría. Pero

la situación del sector naval bordea ´los límites de lo dramático. En

definitiva, es decisión del Gobierno saber hasta cuándo podrá resistir el país

seguir subvencionando estas pérdidas.

INFORMACIONES

 

< Volver