En cualquier año. 
 Es casi imposible que un balance del INI muestre beneficios     
 
 Ya.    14/08/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

EN CUALQUIER AÑO

Es casi imposible que un balance del INI muestre beneficios

"Es muy difícil, más bien prácticamente imposible, que un balance consolidado de

las cuentas del "holding" del Instituto Nacional de Industria muestre beneficios

en cuarquier año", dice un trabajo sobre este organismo publicado en

"Información Comercial Española". Esto, en parte, se comprobó en 1974 cuando, a

pesar de la coyuntura excepcional por la que atravesó la economía española,

Incluso con resultados muy positivos en el sector siderúrgico, solar mente se

lograron 3.745 millones de beneficios en el conjunto de empresas. Es muy

difícil, sin duda, el que haya beneficios globales debido a que solamente una

empresa HUNOSA, alcanzó en 1875 6.500 millones de" pesetas de pérdidas, cifra

que difícilmente puede ser compensada con beneficios de los restantes. Además,

HUNOSA no es el único caso, y la situación económica es precaria en muchas otras

sociedades del "holding".

CICLO DE PERDIDAS

Las empresas del grupo INI han entrado en un ciclo de pérdidas de las que no se

podrán resarcir en los próximos años, añade el citado trabajo. En 1975 las

perdidas alcanzaron 3.369 millones. Las razones son varias! en primer lugar, el

crecimiento de los activos estaba programado básicamente para una expansión del

mercado que no se ha producido y que deberá llevar a amortizaciones mucho más

elevadas que las actuales; en segundo lugar, el bajo nivel de actividad va a

representar unos bajos índices industriales de utilización que aumentarán los

costes por encima del límite que hagan rentables las actividades de las

empresas; en tercer lugar, la rigidez de los costes e incluso su crecimiento a

tasas superiores a las de los mismos ingresos o lo que es equivalente, su escasa

elasticidad a la baja supondrán una continua tensión sobra los resultados de las

empresas con participación pública. En conjunto, el aspecto que arroja luces más

pesimistas .sobre la evolución de los resultados futuros de las empresas del INI

es, sin duda, la aparente falta de disciplina en el crecimiento de los costea.

SIN SOLUCIÓN

Todo el sector de la Industria de transformación ha pasado de tener 926 millones

de beneficios en 1973, a 140 millones de pérdidas en 1975. Solamente en el

subsector naval se obtuvieron beneficios de alguna consideración en el año 1975:

373 millones, mientras que en la industria de transformación mecánica todas las

empresas, excepto una, registraron pérdidas, habiendo aumentado los costes un 68

por 100 en dos años al mismo tiempo que las ventas solamente lo hacían en un 62

por 10».

Y toda esta caída generalizada de los beneficios se registra con unas tasas de

amortización decrecientes que no mantienen en ningún caso el valor patrimonial

de los activos en estos momentos de elevada inflación.

Si realmente las empresas han agotado sus posibilidades de actuar sobre, los

costes, la solución se tiene que encontrar, obviamente, en un aumento muy

importante de sus precios de venta, con lo que se llega a la conclusión de que

sólo se puede restablecer el equilibrio y recuperar los niveles de rentabilidad

de ¡as empresas a través de alzas de precios.

Ahora bien, si tenemos en cuenta que el alza generalizada "do loa precios

Industriales ha contribuido a llevar a la economía española a una tasa de

inflación general del 20 por 100 en 1976, la disyuntiva entre un retorno a la

rentabilidad empresarial o un restablecimiento de la estabilización de los

precios parece, hoy por hoy, sí se ve desde el prisma de las empresas con

participación estatal, que no tiene soIución.

 

< Volver