Está en condiciones de incorporarse a Europa. 
 "El INI debe adaptarse a la nueva etapa democrática"  :   
 Un cuarto de millón de españoles prestan sus servicios en el instituto, según el presidente del mismo, señor Giménez Torres. 
 Arriba.    09/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Está en condiciones de incorporarse a Europa

«EL INI DEBE ADAPTARSE A LA NUEVA ETAPA DEMOCRÁTICA»

• Un cuarto de millón de españoles prestan sus servicios en el Instituto, según

el presidente del mismo, señor Giménez Torres

MADRID, (Europa Press.)—El Instituto Nacional de Industria, en la nueva etapa

democrática, debe adaptarse a ella, como instrumento, y contribuir al desarrollo

de la participación democrática en el campo de sus atribuciones, según ha

señalado el presidente del INI, don Francisco Giménez Torres, en la conferencia

pronunciada en la Asociación Económica Hispano-Suiza el pasado miércoles.

El Instituto, al que se considera patrimonio de todos los españoles —prosigue la

conferencia—, necesita para ser eficiente que en su actuación sean identificados

todos los «costes y beneficios sociales» y que estas actuaciones puedan ser

juzgadas y controladas «y, por tanto, conocidas hasta sus últimas

consecuencias».

Asimismo, la mayor participación y conciencia sociales requieren del INI una

colaboración con los colectivos espaciales, de los que de hecho extrae sus re.

cursos naturales, humanos y financieros, y a los que, de derecho, ha de

encaminar sus. beneficios. «La participación y descentralización —señala el

presidente— son requisitos para la eficacia y para la justicia.»

Igualmente, el INI deberá iniciar en su seno y promover en todo el país,

mediante la potencialidad que le otorga el emplear a casi un cuarto de millón de

trabajadores, un marco laboral democrático y participativo. Al tiempo que las

empresas del grupo deberán intensificar al máximo la actividad de promoción de

sus exportaciones y asegurar los suministros de ciertas materias primas que

nuestro rápido desarrollo industrial demanda.

En lo que respecta a las relaciones entre España y el resto de Europa, para el

INI y sus empresas esto supondrá la supresión de obstáculos arancelarios y

comerciales que hoy entorpecen la exportación española, precisamente —aunque no

exclusivamente— en aquellos sectores de fuerte presencia del INI (siderurgia,

automoción, construcción naval...). Si bien serán necesarias adaptaciones y

reestructuraciones en las empresas del INI, y una intensificación del énfasis en

la especialización y fen la exportación, el INI está en condiciones de afrontar

el reto de la incorporación de sus estructuras comerciales al resto de Europa,

por su fuerte implantación en industrias básicas y transformadoras de gran

dimensión y preparadas para afrontar la competencia europea.

El INI ha comenzado una accion encaminada a incentivar la comercialización de la

tecnología acumulada durante años de experiencia en sus empresas. Con este fin,

acaba de ultimarse la confección de un catálogo de las tecnologías disponibles

en poder de las empresas del grupo, para su posible comercialización, tanto en

el interior del país como en el exterior, de modo que sirva para la promoción y

apoya de operaciones de exportación avia países potencialmente interesados en

nuestra experiencia, estando en estos momentos en estudio un plan estratégico

para su difusión internacional.

Sin embargo, a pesar de que nuestras exportaciones han superado los 100.000

millones de pesetas en el año que acaba de terminar, es decir, casi 1.500

millones de dólares, la balanza por cuenta corriente del grupo continúa siendo

deficitaria, como logico resultado de la concentración de actividades en los

sectores básicos. Así, nuestra balanza comercial presenta profundos déficits en

el capítulo de materias primas y semifacturadas, especialmente en petróleo y

siderurgia. En cambio, nuestra balanza comercial de equipo y bienes de consumo

industrializados es excedentaria. También se cierra con superávit el capítulo de

fletes y transportes de nuestra balanza de servicios, en tanto que los pagos al

exterior por asistencia técnica y royalties superan todavía a los ingresos por

los mismos conceptos.

El Inmovilizado que controla el INI es de unos 925.000 millones de pesetas, que

se corresponden con una suma del capital social de las diferentes empresas

participadas directamente de unos 260.000 millones de pesetas.

Las ventas alcanzadas en 1976, por el total del grupo, fueron del orden de

600.000 millones de pesetas, lo que representa dos millones y medio de pesetas

de facturación por persona empleada. Estas cifras suponen que la producción

industrial del grupo representa más del 10 por 100 del producto industrial

bruto.

Las inversiones de las empresas en las que el INI participa de forma directa

ascendieron en el pasado año a 111.500 millones de pesetas. Dentro del presente

año, la Inversión real de las empresas del INI ascenderá a 132.600 millones de

pesetas, "suponiendo un crecimiento respecto al año anterior del orden del 100

por 100,

Sábado 9 julio 1977

 

< Volver