El Rey anuncia para el INI un papel más influyente     
 
 Ya.    08/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 21. 

8-III-77

El Rey anuncia para el INI un papel más influyente y operativo

Salvaguardar los supremos intereses españoles, misión básica del Instituto,

según el ministro de Industria • Más de 150.000 millones de pesetas, inversiones

para 1977 • El INI, libro abierto a la investigación y al control de los

ciudadanos • "Ha llegado el momento de popularizar el capital de nuestras

empresas, de intentar colocarlo en las manos del pueblo", dijo el presidente del

Instituto, don Francisco Giménez Torres • Don Juan Carlos y doña Sofía visitan

la sede del Instituto Nacional de Industria

Un papel cada dia más operativo y más influyente anunció para el INI Su Majestad

el Rey de España, don Juan Carlos de Borbón, quien visitó ayer, acompañado de su

esposa, Su Majestad la Reina doña Sofía, la sede del Instituto Nacional de

Industria.

A lo largo de la visita, los Reyes fueron acompañados por el presidente del

Gobierno, don Adolfo Suárez; los vicepresidentes, teniente general Gutiérrez

Mellado y don Alfonso Osorio; los ministros de Hacienda e Industria, señores

Carriles Galarraga y Pérez de Bricio, asi como el titular del INI, don Francisco

Giménez Torres.

Tras la llegada de Sus Majestades los Reyes, éstos se trasladaron al salón del

Consejo, donde el ministro de Industria ofreció al Rey la medalla de oro del

Instituto Nacional de Industria.

Posteriormente, los ilustres visitantes acudieron a la sala principal de

reuniones, donde el titular del INI, señor Giménez Torres, explicó las

actividades, alcance y realizaciones del INI. Dijo que el Instituto da trabajo a

240.000 personas, mediante sus 60 empresas en las que participa directamente.

Señaló que el "holding" figura entre las diez empresas más importantes de

Europa, y que supone más del 10 por 100 del producto nacional bruto español. El

INI efectúa también un 28 por 100 del total de ,1a inversión Industrial

española.

CAPITAL PARTICULAR

El 37 por 100 del capital de las empresas directas del INI es particular, el

resto—un 63 por 100— pertenece al Instituto.

El presidente del INI explicó que el Instituto produce el 46 por 100 del acero

español; el 60 por 100 del aluminio; el 85 por 100 de la construcción naval; el

45 por 100 de los turismos; el 40 por 100 de los vehículos industriales; 47 por

100 de las pastas de papel; 15 por 100 de electricidad (pronto será el 25); el

50 por 100 de la hulla; el 40 por 100 del lignito, y el 45 por 100 de refino de

crudos.

El señor Giménez Torres dijo asimismo:

• Nos preocupa la creciente demanda dé Inversión que originan nuestros programas

y los medios de alcanzarla sin alterar la debida proporción y origen de los

recursos. Pensamos si no será llegado el momento de popularizar el capital de

nuestras empresas, de intentar colocarlo parcialmente en las manos del pueblo

español, procurando así que nuestro patrimonio esté así más repartido entre los

españoles y que éstos puedan canalizar sus ahorros hacia nuestros programas de

Inversión, participando directamente en futuras ampliaciones de capital de

nuestras empresas.

Este recurso a la masa de ahorradores individuales se complementaría con

emisiones en el mercado internacional de capitales, apoyándonos en el creciente

prestigio internacional del INI. Y junto a estas posibles soluciones

proseguiremos nuestra tradicional política de gestión de créditos o de emisión

de obligaciones en el empeño de adecuar la Inversión a nuestras necesidades para

que el INI siga, en la vanguardia del desarrollo económico español.

• El Instituto es consciente de la Importancia, cada vez mayor, que tiene

el alcanzar un alto nivel tecnológico para el desarrollo de sus empresas y de la

economía española. Constituyen, por tanto, hoy objetivos de especial y

prioritario interés: la promoción de la investigación aplicada como base de una

sólida capacitación tecnológica y la proyección de las tecnologías propias como

instrumento idóneo para conseguir el acceso a nuevos mercados.

EL INSTRUMENTO MAS IMPORTANTE DEL GOBIERNO

• Puede afirmarse que el Instituto es hoy «1 Instrumento más importante

con que cuenta el Gobierno para su política Industrial y de servicios, para

crear puestos de trabajo, para dotar al país de nuevas estructuras productivas,

para transformarlas y perfeccionarlas, para Impulsar la creación de

economías externas, atraer nuevas tecnologías, desarrollar la exportación y

generar hábitos más modernos de gestión.

• Como reafirmación de los principios rectores, que hizo el Instituto a

finales de 1975, quiero declarar que el INI es completamens te consciente de que

el problema energético es e1 máximo desafío del momento; que la

creciente exigencia de calidad de la vida afecta especialmente a las

industrias básicas y su entorno; que España necesita una gran Industria

alimentarla, sostén y apoyo do su agricultura; que e1 equilibrio regional

es una exigencia Inaplazable; que la "europeización" no es una mera palabra,

sino un conjunto de exigencias financieras y técnicas ya presionantes y

que, finalmente, la creación de nuevos puestos de trabajo es nuestro

objetivo más Importante por imperativo de la propia esencia de los

ideales humanos y políticos de la Monarquía.

VISITA A LA EXPOINI

A continuación, Sus Majestades los Reyes visitaron Expoini, exposición del INI,

en la que se muestran las realizaciones del Instituto durante sus treinta y

cinco años de existencia. Durante su recorrido, que duró aproximadamente una

hora, los visitantes fueron informados de las actividades de las empresas del

"holding" estatal por cada uno de sus respectivos presidentes.

Posteriormente tuvo lugar la recepción en el gran salón de actos, con

participación de todo el personal del Instituto. En el acto Intervino el

ministro de Industria» señor Pérez de Bricio, de cuyo discurso destacamos -a

continuación los aspectos más relevantes:

Salvaguardar los intereses nacionales

• El Instituto Nacional de Industria no se limita exclusivamente a realizar

unas actividades fabriles o de servicios. No es una empresa más en el

sentido mercantil de la palabra. El Instituto Nacional de Industria tiene

una misión básica, que es la de salvaguardar los supremos intereses españoles, y

esto lo hace en el marco de una economía fundada en la Iniciativa privada, pero

respecto a la cual, por esos mismos principios nacionales, tiene que llevar a

cabo según convenga a las circunstancias del momento o a la estructura del

sector, una cooperación que puede ser subsidiaria o concurrencia).

• El Instituto ha estado siempre en la vanguardia de las necesidades

nacionales. Primero se orientó hacia las industrias básicas necesarias

para el despegue de la economía española. Después sobrevino el

desafio energético, y el Instituto acudió a prever y remediar las necesidades

españolas, de forma que hoy estamos en cabeza en todos los sectores

energéticos (petróleo, gas, energía nuclear y carbón) Dentro de la

complejidad de cada uno de los sectores, nunca ha faltado la cooperación del

INI bajo las más diversas formas empresariales, tanto en participación con

el capital privado como en solitario.

• La hora presente nos ha reservado tres desafíos muy importantes para el

futuro y ante ellos también estará presente el Instituto. E¡ primero

la tecnología avanzada y de punta; el segundo, el desarrollo regional, y el

tercero, la presencia de la Industria española en el mundo en el marco de la

colaboración Industrial. Son los tres caminos que van a definir el futuro

industrial de España en los próximos años.

OBJETIVOS A CORTO PLAZO

• Pero las urgencias económicas y sociales del momento no pueden hacernos

olvidar el cumplimiento de objetivos a más corto plazo. Ante una coyuntura

deprimida, el INI desempeña un papel de acción compensadora de gran

trascendencia. En los últimos trimestres, el valor añadido bruto del Instituto

casi dobla la tasa de crecimiento del producto industrial bruto nacional.

Mientras la inversión industrial del país se ha estancado en términos reales,

los programas de inversión del INI y sus empresas se siguen llevando a cabo

prácticamente en las magnitudes previstas. Así, pues, el Interés público

prevalece por encima de las circunstancias coyunturales, que, por el contrario,

pesan fuertemente sobre las decisiones y expectativas del sector privado. El

Instituto Nacional de Industria invertirá) en 1977, a través de sus empresas,

una cifra superior a los 150.000 millones de pesetas, lo que contribuirá

decisivamente con un efecto inducido en el sector privado a sostener la

actividad productiva.

La historia económica reciente de nuestro-país nos demuestra que el INI se ha

movido en un doble campo. Ha hecho nacer empresas de toda índole que son hoy

ejemplos de rentabilidad para la inversión que se ha realizado en ellas, de paz

social y de avances tecnológicos. Pero también ha tenido que acudir, por razones

inaplazables de equilibrio social, a remediar situaciones financieras, humanas y

técnicas, donde la iniciativa privada presentaba unos perfiles muy

problemáticos. Quizás en empresas que nunca hubieran sido concebidas ni

desarrolladas por el Instituto tal como las concibió y desarrolló la iniciativa

privada. Pero, al no tener éxito ésta, por las razones que fuesen, objetivos

supremos de interés nacional motivaban ai Gobierno para decidir que el Instituto

interviniese. Esa misma historia nos demuestra que muchas de esas empresas, una

vez reestructuradas y potenciadas por la alta tecnología de gestión propia del

INI, lograban rehacerse. En otras, por la propia dificultad del sector,

persisten las dificultades, a las cuales hace frente el Instituto en BU calidad

de prestador de unos servicios absolutamente Indispensables para la comunidad.

En las pérdidas contables o financieras pagamos, simplemente, «1 costo de un

servicio de interés nacional, porque el cierre de esa actividad sería aún más

costoso no sólo en términos sociales, sino hasta en términos estrictamente

financieros. Hablamos frecuentemente de intereses públicos y privados, pero

cuando nos hallamos en presencia de intereses nacionales en su amplio sentido,

materializados en muchos casos en miles de españoles en trance de perder un

puesto de trabajo, no hay más remedio que acudir a otros criterios distintos y

superiores a los dictados por un frío análisis financiero.

LIBRO ABIERTO A LA INVESTIGACIÓN

• El INI, dentro de su complejidad es un libro abierto a la investigación y al

control de los ciudadanos españoles. El INI se sabe depositario y ejecutor de

finalidades nacionales sufragadas por todos los españoles; en consecuencia, da

cuenta sistemática y puntualizada de su balance y del de sus empresas, porque

combina, los conceptos de autonomía y control. El control no quiere decir

rigidez y la autonomía no quiere decir despilfarro. La autonomía es una

característica general y nada más que eso, nada del Instituto ni de ninguna de

sus empresas escapa al control de la propia Administración y de los

administrados. El control es su transparencia contable y de gestión que ha de

Intensificarse en el futuro y para lo cual el INI está perfectamente preparado.

Tras el discurso del señor Pérez de Bricio, Su Majestad el Rey distinguió a los

cuatro funcionarlos del INI que han cumplido sus treinta y cinco años en el

Instituto, con la entrega de otros tantos diplomas de reconocimiento.

Tras este acto, los Reyes abandonaron el Instituto Nacional de Industria, no sin

antes ser obsequiados por un empleado del INI, don Enrique García González, que

les entregó un retrato del Príncipe Felipe, que había sido pintado por él en sus

ratos libres, tomando como modelo algunas fotografías del Príncipe que han sido

publicadas por los medios informativos.

 

< Volver