Autor: Rivero, José I.. 
 Violencia y oposición en el mundo. ABC en Nueva York. 
 Tajante replica de Pinies a la increible acción del Presidente mejicano en la O.N.U.  :   
 Echevarría había pedido la reunión del Consejo de Seguridad para que España fuese suspendida en sus derechos. 
 ABC.    30/09/1975.  Página: 13-14. Páginas: 2. Párrafos: 23. 

ABC EN NUEVA YORK TAJANTE REPLICA DE PINIES A LA INCREÍBLE ACCIÓN DEL PRESIDENTE

MEJICANO EN LA O.N.U.

Echeverría había pedido la reunión del Consejo de Seguridad para que España fuese suspendida en sus

derechos

mj NUEVA YORK, 29. (Crónica recibida I ^j por télex.) Hemos Helado a Nueva York, procedentes de

Washington, con el fin tle escribir aauí sobre las negociaciones entre España y los Estados Unidos que

virtualmentc concluyen este martes, de acuerdo con las noticias que obtuvimos en Ja Embajada de España

en Washington.

En estos instantes en que escribimos estas líneas —ya desde que salimos de Washington— e! tenia de las

negociaciones ha pasado a un segundo plano en los medios periodísticos. Escribimos desde las oficinas

de Prensa de la Organización de las Naciones Unidas después de haber hecho un recorrido por los salones

donde se celebra la Asamblea General del organismo y casi no se habla de otra cosa que de la caria del

secretario de Relaciones Exteriores de Méjico en la O. N. U. pidiendo al secretario general la expulsión d«

España del organismo mundial, y a la vez de la respuesta clara y enérgica del embajador de España, don

Jaime de Piniés.

LA CARTA DE ECHEVERRÍA

I,a carta del presidente de Méjico transmitida por su representante en las Naciones Unidas, llena de

inexactitudes y de insultos, dice así:

Señor secretario general:

Atendiendo a, instruccionciones que acabo de recibir por La vía telefónica del secretario de Relaciones

Exteriores de Méjico, tengo el honor de transmitirle a continuación el texto íntegro del mensaje que le dirige

el presidente constitucional de los Estados Unidos Mejicanos, señor licenciado Luis Echeverría Alvarez

Méjico une, vehementemente, su convicción y su voz a la comunidad internacional en su condena por las

graves y repetidas violaciones a los derechos humanos que ha cometido el régimen dictatorial que, desde

la destrucción de la República, ofende al pueblo español.

Méjico ha sido siempre defensor de los principios de autodeterminación y no intervención en los asuntos

internos de los Estados, pero ante la reiterada conducta criminal de la dictadura que agobia a España,

ahora, como siempre, no quiere ser cómplice de actos contrarios al pacto jurídico en que se funda ía

existencia de las Naciones Unidas.

Es el momento en une -deben cambiar v:u actitud todos los países que, cu una u íra forma, han mantenido

relaciones o han apoyado a la dictadura española. impuesta por el nazifacismo, para que hagan una

honrada rectificación a su conducta.

Solicito a usted, por ello, se convoque con carácter urgente a una reunión extraordinaria del Consejo cíe

Seguridad para ijue de acuerdo con los artículos quinto y sexto de la Carta constitutiva de las Naciones

Unidas, pida a la Asamblea

General que el régimen español sea suspendido del ejercicio de los derechos y privilegios inherentes a s«

calidad miembro.

Asimismo, en virtud ele que las consecuencias internas de la dictadura franquista, como ocurre ahora en

otros países y en otras regiones del mundo, acarrearán la intervención y la confrontación, abierta o

disimulada, de las grandes potencias, y esto constituye una amenaza a la paz mundial. Mejico pide a usted,

además, transmita su solicitud al Consejo de

Seguridad para que, como lo previene el articulo 41, inste a los miembros de las Naciones Unidas a

interrumpir totalmente sus relaciones económicas y las comunicaciones ferroviarias, marítimas, aéreas,

postales, telegráficas, radioeléctricas y otros medios de comunicación (como la televisión) y romper con

España sus relaciones diplomáticas.

Aprovecho la oportunidad para reiterar a vuestra excelencia las seguridades (Je mi mas alta y distinguida

consideración.»

REPLICA DE PINIES

El embajador, representante permanente de España en las Naciones Unidas, don Jaime de Pintes, contestó

al presidente mejicano con otra carta dirigida a Kurt Waldheim, secretario general de la O. N. U He aquí y

sin cuitarle una coma, su serena y justa respuesta:

Señor secretario general:

He tenido noticias de la carta que el señor representante de Méjico ha dirigido a Vuestra Excelencia. Esta

comunicación, redactada en términos inadmisiblemente injuriosos para el Gobierno dé un Estado

Hoover, ante raía Comisión de) Senado de ios Estados Unidos, declaró:

«Cualquier observación que se haga desde el extranjero, a mi modo de ver, es simplista forzosamente. Se

necesitan muchos elementos d« información, la observación detenida, minuciosa y directa, el conoci-

miento personal y ia ponderación de los factores que intervienen, la valoración de muchos detalles, para

llegar a conclusiones acertadas y apegadas a la realidad. Es decir, cualquier análisis que un extranjero —y

desde el exterior sobre todo— >juiera hacer, es, forzosamente, simple acetra de fenómenos complejos.»

El presidente Echeverría parce* ahora haber olvidado esta declaración.

CURIOSIDAD.—Quizá el presidente Echeverría deba también recordar «tro tipo de supuestas actividades

suyas. A este respecto el señor Philip Agee, en su obra «Inside the Company-Cia Diary) . dice del señor

Echeverría:

«Echeverría, Luis, ministro del Gobierno mejicano (Seguridad Nacional) y más tarde presidente. Estrecho

colaborador de la estación de la ciudad de Méjico. Seudónimo "Litempo-14".»

No creo que ningún miembro de ia Asamblea de las Naciones Unidas pueda admitir las falaces

afirmaciones del señor presidente de Méjico. MI Gobierno exige que se recuerde al señor presidente de

Méjico el artículo segundo, párrafo 7, «le la Carta de las Naciones Unidas.

Le ruego, señor secretario general, ordene se distribuya esta carta como documento oficial d«J Consejo dp

Seguridad y de la Asamblea General.

Aprovecho esta oportunidad, señor secretario general, para reiterar s Vuestra Excelencia el testimonio de

mi más alla y distinguida consideración.

Hasta aquí ias palabras de Jaime Piniés. embajador de España en la O.N.U. -José I RIVERO.

 

< Volver