Fusilados esta mañana. 
 Madrid: Traslado de los reos     
 
 Informaciones.    27/09/1975.  Página: 28. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

FUSILADOS ESTA MAÑANA

MADRID: TRASLADO DE LOS REOS

MADRID, 27. (INFORMACIONES.) —

A las ocho menos veinte de esta mañana, una caravana integrada por 15 "jeeps" y tres furgones cerrados

de las fuerzas de la Policía Armada abandonaron el recinto de la prisión de Carabanchel, conduciendo a

los condenados a la pena de muerte José Luis Sánchez Bravo, José Humberto Baena y Ramón García

Sanz, se supone que con destino a Hoyos de Manzanares.

A las siete y doce minutos de la madrugada, en un furgón gris de la Policía Armada salió de la prisión la

mujer de Sánchez Bravo. Silvia Carretero Moreno, detenida a mediados de este mes cerca de la frontera

portuguesa por propaganda ilegal asociación ilícita, que fue tras-lada de nuevo a la cárcel de Yeserías

después de permanecer durante toda la noche con su marido Escasos momentos después salieron del

recinto del establecimiento penitenciario la madre, el hermano y la hermana de Sánchez Bravo

originándose en la puerto de la prisión, junto a la verja de acceso a la misma una dramática escena

El padre de Baena llegó al recinto de Carabanchel a las siete menos cuarto, aproximadamente, de la

mañana, permaneciendo por espacio de unos quince minutos con el condenado. A la salida dijo haberle

encontrado muy tranquilo y sereno y expresó su deseo de enterrarle en Vigo, pero al parecer será

enterrado en Hoyos de Manzanares, donde fueron ejecutados los tres condenados a muerte.

El letrado don Javier Baselga ha manifestado, por su parte, que durante toda !a noche había permanecido

al lado de Baena quien estaba muy tranquilo, sin tomar apenas alimento alguno, pero bebiendo cierta

cantidad de liquido, especialmente leche. Gran parte del tiempo, añadió, lo dedicó a escribir una larga

carta de despedida a sus padres.

En cuanto al tercer condenado a muerte. García Sanz, se esperaba a lo largo de toda la noche la llegada de

un familiar residente en la localidad zaragozana de Tarazona.

A lo largo de toda la madrugada, ante la puerta de entrada a la prisión, en la avenida de los Poblados, se

hallaba estacionado, en espera de noticias un numeroso grupo de informadores españoles y extranjeros,

que si en un principio, a las cuatro de la madrugada, era de una do-cena de personas, más tarde fue

aumentando hasta duplicar o triplicar la cifra inicial.

A las cinco y veinte pudieron apreciarse las primeras señales de preparativos para el traslado de los

condenados, cuando al recinto de la prisión llegaron en primer lugar nueve «Jeeps» de la Policía Armada

y dos furgones cerrados haciéndolo poco más tarde una segunda formación integrada por vehículos de

estas mismas fuerzas, tres furgones y seis «Jeeps», con sus correspondientes dotaciones de personal.

Posteriormente llegaron cuatro furgones destinados al transporte de caballos, que fueron desembarcados y

guiados por sus jinetes hasta el interior del establecimiento penitenciario.

La vigilancia y medidas de seguridad fueron constantes durante toda la noche y madrugada, tanto a la

entrada de la prisión como en la avenida de los Poblados, a lo largo de la cual fuerzas de !a Policía

Armada estuvieron estacionadas permanentemente-

 

< Volver