Autor: Sopena Daganzo, Enrique. 
   Traslado de Txiki     
 
 Informaciones.    27/09/1975.  Página: 28. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

TRASLADO DE «TXIKI»

BARCELONA, 27. (INFORMACIONES, por Enrique Sopeña.) –

A las ocho y cinco de esta mañana, fuertemente custodiado, salió de la prisión provincial Juan Paredes,

alias «Txiqui». acompañado de sus abogados, don Marcos Palmes y dona Magda oranich, así como de su

hermano Mikel único familiar que se encuentra en Barcelona. «Txiqui» fue trasladado en un furgón de !a

Guardia Civil al lugar donde se ha cumplido la sentencia

Hacia las 7.30 de la tarde de ayer, el ahogado defensor don "Marcos Palmes fue convocado a la cárcel

modelo. Al parecer, entonces fue informado oficialmente del «enterado» del Gobierno, lo cual, a su vez,

fue transmitido a Juan Paredes Don Marcos Palmes, junto al hermano del reo. Mikel. ha permanecido en

la cárcel con aquél durante toda la noche, hasta el momento narrado anteriormente. Como queda dicho,

Mikel es el único familiar que ha estado aquí, por expreso deseo de la madre, la cual se encuentra en

Zarauz. «Quiero recordarle como cuando le vi en el Juicio», fue el deseo de !a señora viuda de Paredes

«Txiqui» tenía seis hermanos más.

El cadáver de «Txiqui» ha sido trasladado al cementerio del Norte, en la vecina localidad de Cerdanyola,

cementerio de reciente ampliación. Al parecer, «Txiqui» fue visitado también por el notario don Ignacio

Zabala, a última hora de la tarde, ante el cual habla suscrito su testamento.

El abogado defensor de oficio, capitán Coronado, telefoneó a casa de los abogados, también a última hora

de la tarde, a fin de que comunicaran a Mikel que él estaba dispuesto a prestarle cualquier servicio que

estuviera en sus manos. El señor Coronado, asimismo, según ha trascendido de fuentes dignas de crédito,

cursó un telegrama de petición de indulto al Jefe del Estado.

Otro de los letrados defensores de «Txiqui», el señor Castells, defensor en la causa Iniciada contra él en

Burgos, se entrevisto con su patrocinado ayer mismo, si bien tuvo que abandonar precipitadamente la

ciudad al ser reclamado en Madrid, dado que también defendía a Otaegui

 

< Volver