Cinco condenas a muerte. 
 Proceso legal de la ejecución     
 
 Informaciones.    27/09/1975.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

PROCESO LEGAL DE LA EJECUCIÓN

SEGÚN establece el Código de Justicia Militar en su artículo 870, la sentencia de muerte se notifica al

condenado en el momento de ponerle en capilla, y al mismo tiempo se notifica al defensor —si no

estuviera ausente— la aprobación de aquélla, facilitándole el testimonio de la misma si lo pidiera, Doce

horas después de notificada la sentencia, debe ejecutarse la pena, siempre de día y con publicidad, y

siempre que no sea un día de fiesta religiosa o nacional (artículo 871).

Al tratarse de paisanos sentenciados por un delito que no es militar, la pena de muerte debe ejecutarse en

la forma establecida por la ley Común (artículo 872), deberán observarse las formalidades prevenidas en

la misma y el juez instructor, por conducto de la autoridad judicial de quien dependa, pedirá el auxilio

necesario a las autoridades judiciales y administrativas del orden civil (articulo 875).

La forma establecida por la ley Común para las ejecuciones capitales en la jurisdicción militar se halla

contenida en la real orden del 14 de agosto de 1897, que dice en su articulo primero. «El jefe de la prisión

cuidara de que en toda ella reine el mayor silencio desde el momento en que se sepa la condena firme

hasta después de ejecutada, suspendiéndose durante este tiempo los paseos y demás actos interiores que

turben el recogimiento debido en tales casos

Articulo 2º. En el espacio de tiempo a que se refiere el número anterior no podrán visitar la prisión ni aun

las personas que tengan permiso especial o vayan acompañadas de algunos de los individuos expresados

en el número siguiente

Articule 3. En dicho espacio de tiempo solo podrán aproximarse a la celda o a la capilla del reo el capitán

general o comandante general independiente, el gobernador militar o comandante militar, los ayudantes

de campo, el jefe de Estado Mayor, el auditor, el fiscal jurídico y el secretario de Justicia, los depositarios

de la fe pública que vayan a ejercer sus funciones, los ministros de la religión, el jefe de la prisión, os

hermanos que estén en turno de la piadosa asociación consagrada a este objeto, el medico de servicio y las

personas cuya presencia se juzgue absolutamente necesaria y sea reclamada por el reo provistas de un

permiso especial y escrito de la autoridad militar superior presente en el pueblo y bajo su responsabilidad.

La misma autoridad dispondrá lo necesario para incomunicar el local que ocupo el reo, impidiendo el

acceso del personal de la prisión que haya de comunicar con el exterior antes del cumplimiento de la

condena

Artículo 4. A las personas no constituidas en autoridad que según el párrafo anterior, penetren hasta la

celda o capilla del reo, se les tiai>, saber, bajo su más estrecha responsabilidad la prohibición de

comunicar a las personas del exterior, antes m después de la ejecución, noticia alguna que se relacione

con el reo

Articulo 5. La infracción de cualquiera de los anteriores preceptos será castigada en la forma

correspondiente. Una vez trascurridas ¡as doce ñoras, se procederá al acto de ejecución. Según establece

el articulo 46 del Reglamento de los Servicios de Prisiones, «asistirán al acto de la ejecución el secretario

judicial designado al efecto (juez instructor) el director de la prisión, el sacerdote o ministro de la religión,

el médico que haya de certificar el fallecimiento tres testigos»

Por su parte, el código de Justicia Militar en su articulo 876 establece que "a toda ejecución asistirá un

médico militar o, en su defecto, un forense o medico civil designado por la autoridad militar o civil de

quien en su caso se solicite, el cual expedita el correspondiente certificado de defunción, que se unirá a la

causa

La ejecución se realizara por medio del garrote vil v en el patio de la prisión sin más testigos que los

citados anteriormente

Una vez llevada a efecto la ejecución, el cadáver podrá ser entregado para su inhumación a la familia del

reo si ésta lo solicitase, pero el entierro no podrá hacerse con pompa artículo 46 del citado Reglamento)».

 

< Volver