Tres policias asesinados en Madrid     
 
 Informaciones.    01/10/1975.  Página: 1,?. Páginas: 2. Párrafos: 13. 

TRES POLICÍAS ASESINADOS EN MADRID

MADRID, 1, (INFORMACIONES y resumen de agencias.) —

Tres números de la Policía Armada han sido asesinados esta mañana en Madrid. Otro ha sido internado

con heridas, al parecer, de carácter grave. Este es el balance provisional, a la hora de cerrar esta edición,

de una cadena de atentados contra las fuerzas de orden público registrada hoy en Madrid. Los tres policías

armados muertos son don Antonio Fernández Ferreiro, don Agustín Ginés Navarro y don Joaquín Alonso

Bajo. Todos han fallecido entre las 10,30 de la mañana y las 13, respectivamente.

El policía armado don Antonio Fernández, de veintidós años de edad, fue atacado a las nueve y veinte

minutos de la mañana, cuando prestaba servicio habitual de vigilancia ante la sucursal del Banco Español

de Crédito, de la calle Marqués de Corbera (barrio de La Elipa). Según informa Europa Press, fue atacado

por dos individuos de unos treinta años de edad, estatura media y vestidos con prendas marrones, quienes

efectuaron varios disparos con armas no identificadas contra el policía armado. Al parecer, uno de los

disparos alcanzó al agente en la boca.

Por parte de la agencia Pyresa, testigos presénciales afirman que los agresores del policía penetraron en la

sucursal de Banesto por una puerta trasera (en la calle de San Maximilianos disparando al señor

Fernández a bocajarro.

Don Antonio Fernández Ferreiro pertenecía a la promoción de las F.P.A. del pasado mes de abril, y

este era el primer servicio que prestaba en esta sucursal bancaria

Diez minutos después de este asesinato» a las nueve y treinta de la mañana caía herido a balazos otro

número de la Policía Armada junto a la estación de Chamartín, en las inmediaciones de la calle Agustín

de Foxá. Según testigos presenciales, e! P.A. circulaba por la calle y fue atacado impunemente. La

agencia Pyresa informa que a las diez de la mañana un enorme coágulo de sangre relataba el crimen a la

puerta de la Caja de Ahorros sita en la citada calle, donde pudiera estar prestando servicio el policía

asesinado "(las versiones al respecto son contradictorias).

En cualquier caso, empleados de dicha Caja de Ahorros han informado a Pyresa que sólo escucharon la

detonación de uno o dos disparos. Según la misma agencia de noticias, el empleado de una báscula

municipal pública próxima al lugar de los hechos ha informado que vio escapar a dos individuos de unos

veinticinco años de edad, uno de los cuales empuñaba una pistola. Según la misma fuente, dirigieron la

huida hacia la estación de Chamartín.

Siguiendo el relato de la misma agencia, una señorita, empleada en una farmacia próxima al lugar del

crimen, afirma que los dos atacantes subieron a un vehículo "R-12", •tipo ranchera (azul o verde),

estacionado en Agustín de Foxá, junto a un solar. Noticias sin confirmar afirman que el policía asesinado

pertenecía a la Agrupación de Caballería, se llamaba Miguel Castilla, tenía unos treinta y cinco años de

edad, era natural de Vitigudino, estaba casado y era padre de una niña de veinte meses.

Por otra parte, hacia las nueve y media de la mañana un automóvil en el que circulaban cuatro personas

(quizá «a "Seat 127") se detuvo a la puerta del Banco Occidental, en la calle Valmojado, número 277,

junto al Metro de Aluche. Una de las personas ocupantes del coche descendió del mismo, penetró en la

agencia bancaria y disparó dos veces contra el policía, de vigilancia, quien estaba recostado contra el

mostrador y recibió los impactos por la espalda y en la cabeza. Murió en el acto.

Cabe la posibilidad, a la hora de imprimir estas informaciones, que los atentados hayan sido realizados

por un mismo comando.

Finalmente, en la avenida del Mediterráneo, el policía armado don Agustín Ginés Navarro, quien prestaba

servicio ante una sucursal de Banesto, sita en el número 17 de dicha avenida, también ha sido muerto a

tiros por un comando no identificado.

En estos momentos nos indican que el policía armado don Miguel Castilla Martín, quien prestaba servicio

en Agustín de Foxá (Caja de Ahorros), se encuentra en grave estado, tras sufrir otra agresión armada.

¿De qué nos sirve condenar hoy una vez más la ciega violencia de estos asesinos que pretendan empañar

de sangre lo que debería ser una fecha de unidad y de esperanza? Alto a esta espiral de violencia

inacabable. Basta de criminales atentados contra los defensores del orden. Esta misma mañana, el

pueblo ha demostrado sus deseos de unidad y su confianza en un futuro de convivencia, libertad y paz.

No debe haber tregua en la lucha contra el terrorismo, que atenta no contra un Gobierno o un régimen,

sino contra los cimientos mismos de la sociedad. España es un país moderno y civilizado: la respuesta a la

violencia asesina debe ser a un tiempo enérgica y ejemplar, sin ánimo de venganza, sino con definitivo e

inflexible espíritu de justicia.

• A la hora de cerrar esta edición recibimos innumerables testimonios de condolencia por la, muerte de los

policías y ´de enérgica condena por los atentados. Las llamadas proceden de personas do toda condición

social y de todos los sectores políticos e ideológicos del país.

Tres policías asesinados en Madrid

 

< Volver