Cortes. 
 Lavilla Alsina: No habrá indulto para presos sociales  :   
 La revisión del Código Penal-añadió- podría equivaler al indulto. 
 ABC.    09/02/1978.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

CORTES

LAVILLA ALSINA: NO HABRÁ INDULTO PARA PRESOS SOCIALES

«La revisión del Código Penal —añadió— podría equivaler al

indultó»

El ministro de Justicia, Landelino Lavilla Alsína, compareció ayer ante 1» Comisión de Establecimientos

Penitenciarlos del Senado, que preside el senador Iflteias Corral, del Grupo Mixto, para realizar un

informe en relación con 1» reforma penitenciaria. La Comisión se reunió a puerta cerrada y al término de

la reunión el ministro declaró a los periodistas que el indulto para los presos sociales no se iba a dar, ya

une con la, revisión general del Código Penal pensaba que podría equivaler al indulto.

Sobre la, concentración de presos de la C. O. P. E.: L., en el penal del Dueso, el ministro dije :quq era

lógico que, ante los motines aue se estaban produciendo, los presos, más significativos fuesen recluidos

conjuntamente. También señaló el ministro Que no tenia conocimiento de que se hubiesen producido

malos tratos en los establecimiento penitenciarios.

Según pudo saber Efe. el ministro intervino ante la Comisión durante cas( una~ hora, exponiendo cuál era

la posición del Ministerio en relación non una reforma: a fondo de la ley General Penitenciarla,

Durante su intervención, el ministro reconoció que con los motines que se. habían producido a -lo largo

del año había 12 cárceles inservibles, unas 24 completamente destrozadas, y-aproximadamente 30 en las

que había que hacer una gran reforma.

Dijo que durante 1978; la Administración iba a gastarse 2.900 millones da pesetas para reparar los

deterioros de los establecimientos penitenciarios. De estos 2.900 .millones —añadió— hay que completar

hasta un monto de 10.500 millones de pesetas en un plazo de cuatro años. Según, las declaraciones del

señor Lavilla, : el año pasado se gastaron 1.500 millones de pe. setas.

Tras la Intervención del ministro, y según datos recogidos por Efe: al finalizar la reunión, se sucedieron

durante casi dos horas presuntas de distintos senadores. El señor Bandrés, del grupo vasco, realizó un»

Invitación al ministro para visitar las cárceles y poder así examinar de cerca la situación.

El senador Xirinachs, del grupo Entesa deis Catalans, hizo una pregunta en relación con que se estaba

reprimiendo a los presos con más conciencia cívica, mientra* que en cierta forma se premiaba a los que

mostraban menos actitudes para la convivencia ciudadana. También aportó al ministro un reglamento

confeccionado por los presos de Barcelona para la convivencia en las cárceles.

Por su parte, Alonso del Real, del grupo socialista, dijo que durante la Investigación realizada por la

Ponencia en los establecimientos penitenciarios se habían encontrado con obstáculos para conocer la

realidad de la situación. Indicó al ministro que parecía que los informes que el señor Lavilla tenía sobre la

situación «eran muy malos».

El senador de Entesa Pedro Portabella preguntó al ministro sobre el tema del indulto, y le pidió que

informase a la Prensa sobre el mismo.

En respuesta a las preguntas de los senadores, y según fuentes oficiosas consultadas por Efe al finalizar la

reunión, el ministro reconoció que existía en las cárceles censura de correspondencia, motivada por ´los

últimos incidentes. Sobre la censura, de Prensa, sobre las diversas publicaciones que entraban en los

establecimientos penitenciarios, dijo que podía haber existido.

Tras la intervención del ministro, figuraban en el orden del día de la reunión de la Comisión el informa de

la Ponencia sobre la situación en las cárceles españolas y la elección de una segunda Ponencia. La

Comisión acordó que el informa no debería ser entregado hasta que la Ponencia no realizase una visita al

penal del Dueso, para informar sobre los últimos incidentes. Por este motivo, la reunión de la Comisión

quedó aplazada hasta la realización de esta visita, así como se aplazó la elección de la segunda Ponencia.

SITUACIÓN EN LAS CARCELES.—Da forma oficiosa, la Ponencia primera facilitó el informe que

tenía preparado sobre ¡a investigación llevada a cabo en. los establecimientos penitenciarlos.

En dicho informe, la Ponencia estima que, actualmente, «en la mayoría, de los establecimientos

penitenciarios, .por razones diversas, no se cumple las exigencia» mínimas de la Declaración Universal de

los Derechos Huníanos>.

Dice también, que, por medio de su segunda Ponencia, la. Comisión estudie las medidas a adoptar para,

una reforma en profundidad en la institución penitenciarla y, al mismo tiempo, recabe del Gobierno la

puesta en práctica, con carácter urgente, de las medidas contempladas en la modificación del Reglamento

de establecimientos penitenciarios.

El informe, que tiene una extensión de cinco folios, dice que el interno se encuentra en unos condiciones

de vida que tienden a agudizar su marginación social, y que el origen de la situación conflictiva actual

está motivado «por considerarse los reclusos discriminados con relación a los beneficiados por la amnistía

política».

DEFECTOS. Señala también el informe como condiciones que presentan defectos en los establecimientos

penitenciarlos: la falta generalizada en la práctica de una observación, clasificación y tratamiento

racionales y científicas, en función de las características de los internos; ruptura del interno con el medio

exterior; Imposibilidad de relaciones afectivas a todos los niveles; desconexión y dificultad de acceso a

los medios de comunicación; que no existe en los establecimientos un sistema de enseñanza y de

formación profesional acorde con los derechos del ciudadano; carencia, tanto de medios como de

dedicación profesional, en. la asistencia sanitaría.

El Interno —añade el informe— se siento desasistido en su defensa judícial, y se ha comprobado la

excesiva prolongación en el tiempo (en algun caso hasta cuatro años de la situación de preventivos en

espera de juicio. Añade también el informe que las relacionen entre los internos y los funcionarios son

conflictivas, y en lo que concierne a los establecimientos dedicados al internamiento de mujeres, se

detecta la conveniencia de que sean atendidos por el Cuerpo de funcionarios Femeninos.

 

< Volver