Autor: Contreras, Lorenzo. 
 Iniciada la Guerra de las setenta y dos horas. 
 La amnistía total, bajo el signo de la transacción y el compromiso     
 
 Informaciones.    05/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

INICIADA LA «GUERRA DE LAS SETENTA Y DOS HORAS»

La amnistía "total", bajo el signo de la transacción y el compromiso

Por lorenzo CONTRERAS

MADRID, S.

LOS grapos», los asesinos de Bulto y de Ybarra, los autores de la matanza de Atocha, los antiguos

miembros de la Unión Militar Democrática y los militantes del Ejército republicano pueden hallarse entre

los casos que con mayor índice de probabilidad quedarán al margen de la amnistía «total» cuya discusión

ha dado comiendo en las Cortes.

Amnistía para los militares, amnistía laboral y examen de las exclusiones pretendidas contra quienes

actuaron con «ánimo desestabilizador o de lucro» hasta el 15 de junio de 1977, han sido los tres grandes

problemas estudiados por la comisión de parlamentarias de ¡os partidos (Alianza Popular exceptuada),

que iniciaron ayer (tienen setenta y dos horas) la tarea de unificar criterios para elaborar una ley conjunta

sobre el tema más directamente relacionado con la reconciliación de todos los españolea. Importa destacar

que se perfila un «arreglo» no exento de notables transacciones. Importa también subrayar que la U. C.D.,

es decir, el partido gobernante, está haciendo cuanto puede para resistir a las presiones de la oposición de

izquierdas, sobre todo en lo que concierne a la delicada cuestión de los efectos de la amnistía sobre los

miembros de la extinta Unión Militar Democrática y sobre los posibles derechos reconocidos a quienes

militaron en las filas del Ejército de la República. La tendencia que en este terreno se adivina es la de

hacer bascular sobre la «solución» de los derechos pasivos todos los esfuerzos, obviando las grandes

cuestiones político-profesionales involucradas en el planteamiento. Este es el propósito de la U. C. D., y.

por tanto, del Gobierno. AI hablar de U. C. D. conviene apuntar que no existen en su seno criterios

unánimes y que la linea dura viene representada por el ministro de Justicia. Landelino Lavilla,

representado en la comisión negociadora por su subsecretario, Juan Antonio Ortega Diaz-Ambrona. «El

Alcázar», en su primera página de ayer, resaltaba la «inconsecuencia de U. C,D.» al asumir, aunque sólo

sea a remolque de la oposición y a su manera, el asunto de la amnistía, y aprovechaba de paso la

oportunidad de poner en escorzo que «ostensiblemente daña al espíritu menos sensible que la U. C. D. de

Suárez proponga la amnistía y un ministro del Gobierno piense que su concesión crea un clima de

impunidad negativa para la convivencia»,

CASTELLANO: «ESPÍRITU DE COLABORACIÓN»

Mientras el vespertino madrileño explota estas contradicciones, ¡os representantes de U. C.D señores

Arias Salgado, Martín Oviedo y Ortega Díaz-Ambrona, ofrecen hoy por hoy la imagen de haber

subrayado frente al resto de la comisión las dificultades que implican las actitudes que ante el problema

adoptan los llamados «poderes fácticos», En medio de la controversia, que no ha ofrecido síntomas de ser

airada, alguien llegó a manifestar la conveniencia de que la democratización alcance a todos los rangos de

la estructura estatal para que la democracia no nazca muerta. Al final de la primera reunión, iniciada a las

siete de la tarde y terminada al filo de las once de la noche, el socialista Pablo Castellano, en calidad de

portavoz, brindó unas declaraciones de urgencia en las que trató de convencer a los periodistas de que

«todos los reunidos hemos discutido con firmeza, pero con espíritu de colaboración». En otro momento

ha expresado la esperanza de que se llegue a «un solo proyecto», objetivo evidente si se piensa que una

división del Parlamento entre partidarios de una amnistía completa y de una amnistía restringida sería

tanto como trasladar a las llamadas Cortes constituyentes el germen de una discrepancia peligrosa que

remontaría a distintos criterios sobre cómo superar las consecuencias de la guerra civil en su prolongación

franquista.

PUNTOS «ORILLADOS,,

Pablo Castellano reconoció que durante la reunión ha habido «puntos orillados., que, sin embargo, no

entrañan «diferencias insalvables». Aclaró que esas diferencias están relacionadas con los efectos de la

amnistía «en algunos supuestos», y no ocultó, lógicamente, que entre esos supuestos figura la cuestión de

los militares. Sin embargo, puso énfasis en otro tema importante: el de la amnistía laboral, que —dijo—

«fue objeto de especial consideracion*.

En cuanto a la amnistía para los agentes que abusaron de su «investidura», admitió que la medida debe

abarcar a todos.

La fecha aceptada como límite para la aplicación de aquélla «s la del 15 de Junio de 1977 a las

veinticuatro horas.

La reunión continuará esta tarde.

LAS VOCES CONVOCADAS

Las comisionados han sido, por la minoría vasco-catalana, Roca Junyent, Arzallus y Uriarte; por el grupo

comunista, Ignacio Gallego, Camacho y Jaime Sartorius (no diputado, pero asistente en su condición de

secretario de actas) ; por el grupo mixto, Donato Fuejo y Joaquín Navarro; por la Ú. C. D., los ya citados

anteriormente; por el grupo socialista, Fernández Viagas y Pablo Castellano. Estuvo también presente el

ex comandante Busquéis, militante y diputado del P.S.O.E.

Los reunidos acordaron invitar a los responsables parlamentarios de Alianza Popular para que envíen una

representación a la sesión que esta tarde continúa en el palacio legislativo.

En el fondo del problema planteado no late tan sólo la preocupación por solventar la liquidación del

pasado politico, sino que aparecen más o menos insinuados intereses concretos de partidos y sectores.

Una urdimbre de pactos y compromisos podría determinar los resultados finales.

Obvio es decir que la batalla de la amnistía presagia en cierto modo la lucha por •el Poder futuro.

LA AMNISTÍA LABORAL

La discutible fórmula propuesta en el texto de U.C.D. sobre ios «desestabilizadores» isa quedado

pendiente de nuevo estudio. El repaso de los textos hoy enfrentados, analizándolos comparativamente,

figura entre los acuerdos iniciales. La U.C.D.. según alguna «filtración», se mostraría propicia a concretar

el arco que comprenden los llamados «delitos de opinión.. Y en lo relativo a La amnistía laboral, las

centrales han empezado a movilizar opiniones. «Los trabajadores y los sindicados —dice un comunicado

de la Confederación Sindical dé Comisiones Obreras— no comprenderíamos y nos opondríamos

enérgicamente a que a la hora de tomar esta medida histórica para nuestro país se dejara fuera a los que

más han sufrido las consecuencias de la represión. Los partidos y el Parlamento no pueden olvidar que si

es grave la cárcel y el exilio, igualmente lo es el despido.»

 

< Volver