Con los incidentes de Barcelona y la oleada de autolesiones en Vizacaya. 
 Vuelve la violencia a las cárceles     
 
 Pueblo.    30/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 20. 

Con ios incidentes de Barcelona y la oleada de auto lesiones en Vizcaya

VUELVE LA A US CÁRCELES

Los reclusos comunes intentan forzar con estos actos violentos la consecución de una amnistía que les

beneficie expresamente

El clima de tensión que desde hace varios días se viene registrando en las cárceles españolas alcanzó su

punto más critico el pasado sábado en Barcelona, donde los reclusos de la Modelo provocaron un

violentísimo motín, a consecuencia del cual resultaron heridas 13 personas: dos policías, dos funcionarios

del centro penitenciario y nueve reclusos (tres de estos últimos fueron ingresados en el hospital, siendo su

pronóstico "grave"). También el malestar ha subido de tono en Vizcaya, donde cabe destacar que en las

últimas horas han sido hospitalizados, por auto lesiones, 20 reclusos más, con lo que asciende ya a 39 el

número de ellos hospitalizados par las mismas causas. Como se sabe, estos actos violentos responden a

una campaña organizada en los centros penitenciarios españoles en señal de protesta por la ley de

Amnistía aprobada recientemente en el Parlamento, la cual no beneficia a los reclusos sociales.

Con respecto a los incidentes registrados en Barcelona, la Jefatura Superior de Policía ha hecho pública

una nota en la que, además de facilitar el número de heridos, se dice textualmente.

«Alrededor de las 20,45 horas del sábado un grupo de reclusos del centro penitenciario de detención de

hombres de Barcelona provocaron un motín, dando gritos de «amnistía» y -libertad», arrastrando al resto

de los internados, que se encontraban fuera de las reídas por el horario de su régimen, a participar en el

levantamiento, acumulando en las entradas de las galerías colchonetas, ropas y otros enseres, a los que

prendieron fuego con el fin de interceptar el paso.

Las fuerzas de la Guardia Civil que prestaban servicio en el centro, al percatarse de lo que estaba

sucediendo, alertaron a los funcionarios de prisiones, adoptando los mismos las medidas oportunas.

Seguidamente los amotinados trataron de romper venas y tabiques para comunicar todas las galerías,

desplazándose paulatina, mente a los pisos superiores e incluso al tejado del establecimiento, desde donde

arrojaron ladrillos y otros objetos contundentes a los miembros de la fuerza pública y bomberos que

habían hecho acto de presencia en el lugar de los hechos a los pocos minutos de haberse iniciado los

mismos, obstaculizando con su conducta las actividades encaminadas a sofocar el incendio.

Como quiera que la prisión se había quedado sin luz eléctrica, con el auxilio de. reflectores especiales de

la Policía Armada y la intervención de sus fuerzas, que ante la persistente y agresiva actitud de los

reclusos se vio obligada a efectuar disparos de pelotas de goma y lanzar botes de humo, se logró dominar

parcialmente la situación, permitiendo la acción de los bomberos, que consiguieron apagar el incendio.

Tras la ocupación por la Policía Armada de la planta baja dé todo el recinto se consiguió reducir a parte

de los amotinados, continuando el resto en la zona superior del edificio, aunque controlados ya por las

fuerzas del orden, por lo que decidieron designar una comisión que dialogó con el director de la prisión,

quedando restablecida totalmente la normalidad en el centro penitenciario a las 1.45 horas.»

A LA SALIDA DEL CINE

Concretando aún más !a versión de la Policía, según ha podido saber la agencia Cifra, el motín se inició

cuando los reclusos salían de !a sala del cine, después de haber presenciado una película. Dado que esa

circunstancia obligaba a abrir todas las galerías a un mismo tiempo, fue entonces cuando un grupo

minoritario empezó a dar gritos y a insubordinarse. Casi al mismo tiempo que esto sucedía. Sos reclusos

de la quinta galería sacaron los colchones de las celdas y les prendieron fuego (se calcula que los

colchones utilizados a tal efecto sobrepasan el número de 600). Otros reclusos salieron entonces a ios

patios y al taller para hacerse con cristales, ladrillos y otros objetos contundentes, que luego fueron

lanzados contra la fuerza publica cuando esta entro en la prisión para reducirles. En uno de los pabellones

afectados ¡os reclusos se subieron al tejado y dieron gritos de «amnistía», «libertad para los presos» y

otros relativos a la COPEL (Coordinadora de Presos en Lucha).

A las nueve de la tarde, y en vista de que el motín se endurecía por momentos, hizo acto de presencia la

fuerza publica mediante un impresionante despliegue. También acudieron al recinto penitenciario los

bomberos, quienes en un principio no pudieron llevar a cabo su intención de sofocar el incendio por

impedírselo ¡os propios reclusos.

ORDEN DE NO GOLPEAR A NADIE

Sobre la actuación de las fuerzas del orden, el director del centro penitenciario explicó a Cifra que habían

llegado at mando de un teniente coronel que «dio la orden explícita de no golpear a nadie más que cuando

fuera absoluta y totalmente necesario». «La mejor prueba de que la Policía intentó en todo momento

emplearse sin más contundencia que la necesaria .es que ninguno de los lesionados lo fue "por la fuerza

pública», declaró el señor Zalacaín.

También según el director del centro, algunos reclusos intentaron penetrar en las celdas ocupadas por ios

detenidos como presuntos implicados en el atentado contra la revista «El Papus», cuya estancia en esta

prisión había provocado en días pasados la indignación de los presos comunes, por lo que no salían al

patio con los demás. Según la misma fuente, los ultraderechistas tuvieron que protegerse colocando los

somieres de las camas junto a las puertas de las celdas. En los forcejeos resultó golpeado en un brazo

Gómez. Benet. el ultraderechista más significado de los detenidos, quien no quiso salir de la prisión para

ser atendido clínicamente.

Aunque los destrozos causados en el centro penitenciario Fueron de elevada consideración, los reclusos,

una vez restablecida la normalidad, fueron trasladados de nuevo a las celdas, donde tardarán en

recibir visitas y paquetes, según se comunicó ayer a los abogados y familiares, que al enterarse de les

incidentes habían acudido a la puerta principal de la prisión. Ahí les fue facilitada por un oficial de la

Policía una lista de ios heridos, que fue colocada en un árbol para que pudiera ser leída por quienes fueran

llegando. Como quiera que la preocupación de los familiares persistía y aun cuando en numerosas

ocasiones se repitió que no serian autorizadas las visitas, hizo acto de presencia una unidad de la Policía

Armada montada a caballo, con lo que los presentes no dudaron en retirarse.

Es de destacar en el conflicto las gestiones realizadas por los diputados catalanes Rodolfo Guerra (PSC) y

Solé Barbera (PSUC), el primero de los cuales se había entrevistado previamente con el presidente de la

Generalidad, Josep Tarradellas, quien manifestó que nada podía hacer por carecer de jurisdicción al

respecto.

VIZCAYA.

MAS AUTOLESIONES

Prácticamente también solucionado en el País Vasco el problema de ¡os presos políticos (sólo permanece

retenido en Martutene un militante de ETA), siguen registrándose, y ahora con mayor intensidad, casos de

auto lesiones entre los reclusos sociales, que en la mayoría de ios casos recurren a tragarse objetos

extraños o cortarse las venas.

En las últimas horas, como ya anunciarnos al principio de la crónica, tuvieron que ser ingresados en

centros sanitarios de Bilbao otros veinte reclusos, con los que son ya 39 Jos que permanecen

hospitalizados a raíz de la intensa campaña que se está llevando a cabo en la prisión de Basauri en favor

de una amnistía general.

Como quiera que es en esta zona del país donde se llevan a cabo más frecuentemente estos actos

violentos, quizá sea por ello por lo que los senadores vascos hayan confiado al también parlamentario

Juan María Ban drés, la redacción de un proyecto de ley conteniendo medidas de gracia para los reclusos

sociales, el cual, como ya anuncio PUEBLO, está a punto de ser presentado a la Cámara Alta para su

estudio. Es de destacar que este proyecto había creado entre la población reclusa un ambiente de

optimismo que este fin de semana, sin embargo, se ha venido abajo.

MARTUTENE MUY VIGILADA

Patrullas especiales y numerosas fuerzas de la Policía Armada vigilaban ayer las inmediaciones de la

prisión provincial de Martutene, en San Sebastian, en evitación de posibles incidentes como el registrado

en la cárcel de Barcelona.

Según ha podido saber Cifra de fuentes seguras, hasta últimas horas de la noche no se produjo ningún

incidente en el interior a pesar de la, especial vigilancia de la zona.

SEVILLA: ABIERTA UNA INVESTIGACIÓN JUDICIAL

Según informa el diario «Nueva Andalucía» ha sido abierta una investigación judicial con motivo de los

incidentes ocurridos el pasado 19 de septiembre en la prisión de Sevilla y con motivo de los cuales se

registró un intento de suicidio colectivo, teniendo que ser hospitalizados cuatro reclusos.

En relación con el raso se habría abierto expediente al director de ¡a prisión, quien tomó medidas

disciplinarias contra diversos funcionarios de la prisión que se negaron a tomar determinadas actitudes

contra los cuatro presos citados. Según «Nueva Andalucía-, e| director y el administrador de la prisión

habrían tomado esas medidas personalmente, siendo ésta, ¡a causa del expediente incoado al primero de

ellos.

 

< Volver