Querella del Ayuntamiento de Miraflores contra las constructoras de la presa     
 
 Ya.    26/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Querella del Ayuntamiento de Miraflores contra las constructores de la presa

• Además pide responsabilidades civiles e indemnización por los 70 millones de pesetas salidos de las

arcas municipales para el proyecto

• Si no se soluciona el problema antes del verano, el agua tendrá que ser transportada en camiones

cisterna

La presa de Miraflores, desde su primer embalse, falló. Se hicieron algunas composturas, pero los fallos

se sucedieron. Hubo intervención de la Comisión Provincial de Servicios Técnicos, promotora del

proyecto; se hicieron estudios y promesas de que la presa, con algunos arreglos, quedaría servible para el

abastecimiento de agua.

El Ayuntamiento de Miraflores no tuvo otra alternativa que la de aportar 70 millones de pesetas al

proyecto y mantenerse al margen de la situación porque escapaba a su competencia administrativa,

aunque los problemas de falta de agua—como ocurriera el verano pasado—repercutieron directamente en

el seno municipal. La presa sigue ahí, prácticamente inservible, incluso amenazante, con el fantasma de

un verano que se aproxima y que puede plantear idénticos o más graves problemas de abastecimiento que

el pasado.

EL AYUNTAMIENTO ROMPE EL SILENCIO

El Ayuntamiento se ha decidido a tomar drásticas soluciones y ha presentado una querella contra las

constructoras que ejecutaron el proyecto de la presa; Además piensa pedir responsabilidades civiles e

indemnización por esos 70 millones salidos, con penas y esfuerzos, de las arcas municipales, como

aportación al proyecto.

Don José Miguel Lorente, alcalde de Miraflores, nos habla de que un proyecto que costó la respetable

cifra de 90 millones de pesetas no ha servido para nada. La reparación costaría 140 millones. El propio

Gobierno Civil debería haber exigido responsabilidades a las empresas constructoras de la presa, pero en

vista de que no lo ha hecho, el Ayuntamiento toma la iniciativa. Piensan los habitantes del pueblo que

esos 140 millones que importe la reparación e la presa deberían aportarlos las empresas que o realizaron

la obra en las debidas condiciones.

 

< Volver