Autor: Roldán, Gregorio. 
 Los reclusos hablan de posibles muertos y represalias. 
 Carabanchel: La guerra no ha terminado     
 
 Diario 16.    29/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 21. 

Los reclusos hablan de posibles muertos y represalias

Carabanchel: La guerra no ha terminado

Gregorio Roldán

MADRID, 29 (D16).—La guerra de Carabanchel todavía no ha terminado. "Numerosas incógnitas

quedan aún por despejar", manifestaron a DI6 varios de los presos que vivieron y participaron

intensamente en el conflicto que duró cuatro días.

Mientras unos hablan de la posibi1idad de "varios muertos que han sido ocultados", otros se refieren "a

las represalias que, al término del motín, desataron las Fuerzas del Orden Público".

Sangre, sudor y botes de humo

El conflicto empezó el día 18, hacia las doce de la mañana- Pese a que estaba programado para el día 22.

fue adelantado por una serie de circunstancias, principalmente por la precaución de que no trascendiese a

los medios de la prisión lo que sé estaba tramando.

A los ocho primeros reclusos, miembros de COPEL, qne utilizando una cnerda treparon hasta la azolea de

la tercera galería, se unieron los del reformatorio y parte de las galenas quinta y sexta. Estaba previsto

asimismo el asalto al economato, que más tarde se llevaría a cabo. "Lo pensamos — confiesan los

reclusos— porque sabíamos que tendríamos que permanecer allí más de cuatro días. En realidad,

erábamos preparados para más de dos semanas. Lo que ocurre es que no suponíamos que nos iban a cortar

el agua."

"El día 19 —añaden—, con el agua cortada, varios de nosotros nos vimos en la obligación de bajar al

patio. Entonces, los antidisturbios nos obligaron a echarnos contra el suelo, con las manos en la nuca y

nos empezaron a dar violentamente con las culatas de los fusiles. Después tuvimos que permanecer en el

suelo durante más de ocho horas."

Las puñaladas de Pedro Haro

De pero Haro Pavón, funcionario que, según los reclusos, se caracteriza por dar terribles palizas, con

guantes, y cuya especialidad son las celdas de castigo, dijeron: "Estuvo condenado a un año y cincuenta

mil pesetas de multa por causar lesiones a uno de los internos, que tardó en recuperarse algo más de cien

días. En el primer día de los hechos apuñaló a Enrique Rielo Oto, de dieciocho años, tratando de impedir

que éste subiera a las azoteas."

Uno de los testigos presenciales relató a D16: "Subíamos a la terraza y »e interpuso el funcionario.

Llevaba un cuchillo de cocina con el que, en principio,, trató de amedrentarnos y posteriormente le

apuñaló."

División entre loa funcionarios

"Unos 30 funcionarios, aproximadamente, ayudaban a los antidisturbios, desde el cuerpo de guardia, a

tirarnos piedras y botellas —confiesan algunos de los amotinados—. Algunos de ellos hicieron uso de sus

armas de fuego."

Los reclusos, manifestaron que hubo otros funcionarios que, bajo coacción les entregaron las llaves con

las que pudieron acceder a las terrazas. "No se podían oponer. Eramos cuatrocientos y estaban muy

asustados".

Creemos que hay varios muertos

"Saturnino —declara uno de los entrevistados— bajó a por agua el día diecinueve, hacia las doce y media.

En ese mismo momento escuchamos varios disparos. Luego el silencio, No hemos vuelto a saber nada de

él y nosotros pensamos que lo mataron y después lo mantuvieron oculto."

Dicen que bajaron otros también. A ver si podían subir comida, pero fueron cocidos por las Fuerzas

Antidisturbios y reprimidos violentamente. "S. Giménez se encapó de la celda al dia siguiente. Le

cogieron, y estuvo boca abajo durante ocho horas. Después subió temblando, con fiebre, y con

hematomas en la cabeza y en la cara."

El momento más difícil

"El día 18, hacia las nueve y media de la tárele, fue el momento más difícil. En ese tiempo un helicóptero

de las Fuerzas dea Orden inició una descarga de botes de humo, a pocos metros de las terrazas donde nos

encontrábamos. Tuvimos que tirarnos sobre el suelo y permanecer así durante bastante tiempo. Las balas

nos silbaban por encima de la cabeza."

"Quien diga que no se dispararon balas de verdad, miente. Carlos Giménez Mateo fue herido en una

pierna por impacto de bala auténtica. Además —prosiguen—, hay agujeros en las paredes que lo delatan

claramente."

Afirman los reclusos, recién salidos de la prisión de Carabanchel, que los presos heridos oscilan entre 25

y 30.

"Esperamos que se nos dé a conocer la, cifra y relación exacta de los trasladados, para saber dónde están

algunos compañeros de los que hasta ahora no tenemos noticias y que pensamos pueden estar muertos."

Comunicado de partidos políticos

Varios partidos de la izquierda, entre los que no se hallan el PCE ni el PSOE, han stiscrito un comunicado

en e] que piden: Reforma profunda de la legislación penaJ vigente y abolición de las leyes y

jurisdicciones especiales, democratización del aparato de la administración de Justicia, desaparición del

actual sistema penitenciario y concesión de un indulto general como paso previo pura la reforma

solicitada. Piden, finalmente, la legalización inmediata de la Asociación de Familiares y Amigos de

Presos y reconocimiento de COPEL como organización de los presos. Dicho comunicado fue firmado por

PSP, FPS, MC, LCB, ORT, PTE, LC, AC, PCT, OIC, TJC y OCE-BR.

Hablan los abogados

Los abogados de la comisión negociadora puntualizaron a D16 que no estaban de acuerdo con las

declaraciones del gobernados civil de Madrid, señor Rosón.

"El gobernador civil —explican— parece ignorar cómo se rompieron las negociaciones. Fue debido a que

el director general de Instituciones Penitenciarias se negó a que hablásemos con los interlocutores válidos

y a que la bajada de los reclusos se hiciera —tal y como nos habían prometido— sin violencia y ante la

presencia de los abogados."

"Creemos sinceramente que el director general —del que hemos pedido su inmediata dimisión—obstruyó

la buena marcha de las negociaciones. "

Manifestaron también que durante su estancia en las terrazas, el día 20 desde las nueve hasta las doce, las

Fuerzas del Orden Público realizaron algunos disparos con balas de goma, pese a la tregua que

anteriormente se - había acordado.

"Una de las consecuencias fundamentales de este conflicto general —aclaran ios abogados— es que la

sociedad ha podido tomar conciencia del problema de los presos. La gente puede pensar ahora que tanto

los cortes de venas como otros actos parecidos, no son hechos triviales e inconscientes, sino que

representan la única forma de lucha y protesta que está a su alcance."

Los abogados hicieron alusión al temor que albergan los resultados de la próxima reunión de la Junta de

Régimen (integrada por el director del centro, el subdirector, el cura, el médico y un psicólogo) que

deliberará el día 1 en torno a la aplicación de sanciones, como consecuencia del conflicto de Carabanchel.

"No creemos —culminaron— que los presos cejen en su lucha, en tanto no se atiendan sus Justas

reivindicaciones."

 

< Volver