Autor: Guerra, Antonio. 
 Decepción en la prisión de Córdoba. 
 Amnistía, demasiado lenta     
 
 Diario 16.    24/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Decepción en la prisión de Córdoba

Amnistía, demasiado lenta

CORDOBA, 24 (Enviado especial D16). Aunque sin perder la esperanza, en vista de la confianza que

tienen puesta en la lucha del pueblo vasco, los presos políticos que se encuentran en la cárcel de Córdoba

están perdiendo el optimismo sobre una inmediata excarcelación.

La causa de la decepción se debe, entre otras razones, al telegrama que ha recibido de su padre Iñaqui

Orbeta Berriatúa, en el que se afirma que la Audiencia Nacional no puede tramitar la puesta en libertad en

tanto no reciba de la jurisdicción militar los procesos de los condenados, "trasvase" que al parecer puede

retrasarse indefinidamente.

Esta fue la explicación que dio a D16 el abogado cordobés Rafael Saraza Padilla, en vista de la

imposibilidad de los periodistas a acceder a los reclusos.

Saraza Padilla pertenece al equipo de Juan María Bandrés desde hace ocho años y ha sido el encargado de

resolver los problemas jurídicos que han tenido los presos vascos en la prisión de Córdoba.

Se teme nueva maniobra

Los presos están "muy desanimados", explica el abogado. "La idea general es que esto puede ser una

nueva maniobra del Gobierno para apuntarse a su favor una campaña propagandística sin que la amnistía

sea todo lo amplia que se ha pregonado a bombo y platillo."

El abogado de los presos vascos en Córdoba afirma que la impresión de los eta-rras es que todo puede

obedecer a un montaje para paralizar la lucha del pueblo vasco.

"Queremos hacer constar —ha manifestado textualmente uno de los presos— que sí para el Aberri-Eguna

no estamos en libertad todos los presos vascos, absolutamente todos, habrá mucha violencia en el País

Vasco. Y los únicos responsables serán los que, una vez más. han confundido al pueblo con promesas

incumplidas."

Por su parte, Sara/a Padilla explicaba a D16 cómo los presos, decepcionados e indignados, llegan incluso

a pensar que pueden ser utilizados como rehenes de cara a las elecciones.

"El montaje puede consistir, según me han explicado, en retenerlos hasta que se acercen las elecciones y

negociar su libertad "inmediata" a cambio de que no se produzcan disturbios en e! País Vasco. La idea

puede parecer descabellada, pero ya empiezan a tener argumentos a su favor en vista de que su puesta en

libertad se prolonga sin demasiado sentido", afirma Saraza Padilla.

"Hay que tener en cuenta —advierte, no obstante, el abogado— que los esquemas de los que estamos en

la calle no son los mismos de quienes llevan tantos años privados de libertad."

A juicio de Sara/a Padilla, los que más problemas pueden crear a la hora de la aplicación de la amnistía

pueden ser Dorronsoro Ceberio. Onaindia Nachiondo, Izko de la Iglesia y Uñarte Romero. No obstante,

añade, el Gobierno tiene en sus manos resolver estos problemas, sí así lo desea, ya que las medidas de

ampliación de gracia le otorgan resortes para conceder la libertad prácticamente en todos los casos.

Antonio Guerra

 

< Volver