El conflicto de la prisión de Crabanchel. 
 Duros enfrentamientos entre la policia y manifestantes  :   
 Anoche fueron trasladados los últimos amotinados. 
 Informaciones.    21/07/1977.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 25. 

21 de julio de 1977

INFORMACIONES

Pág. 2

EL CONFLICTO DE LA PRISIÓN DE CARABANCHEL

DUROS ENFRENAMIENTOS ENTRE LA POLICÍA Y MANIFESTANTES

ANOCHE FUERON TRASLADADOS LOS ÚLTIMOS NO AMOTINADOS

MADRID, 21 (INFORMACIONES).

EL conflicto de la cárcel de Carabanchel, en la que permanecen amotinados unos ochocientos presos, ha

entrado, a raíz de los acontecimientos de ayer, en una etapa de suspense, por cuanto si bien parecía

posible que en el transcurso de la última tregua abierta anoche podían desarrollarse contactos para llevar a

un final pacifico el conflicto, por otra parte se desconocía cuál sería la actitud de las autoridades.

Según fuentes cercanas a la prisión, el Ministerio de Justicia ha expresado que los hechos pasan a la

directa competencia del Ministerio del Interior aunque, por el momento se descarta la posibilidad de un

desalojo de los amotinados por la fuerza, pues a últimas horas de la noche se especulaba con la existencia

de una nueva tregua por parte de las autoridades.

Fuentes de la COPEL han señalado que se han entablado contactos con algunos partidos políticos a fin de

que intercedan ante el Ministerio del Interior para un desenlace pacífico, apuntándose la posibilidad de

que el tema fuera presentado para su debate en las Cortes.

TRASLADO DE PRESOS

A lo largo de toda la tarde de ayer se experimentó un gran movimiento de fuerzas de la Guardia Civil, que

procedieron al traslado de los presos no amotinados a otras cárceles del país, previa presentación a las

puertas de la prisión de varias listas, en las que se especificaba la identidad y destino de los reclusos

trasladados. También fue notorio el movimiento de fuerzas antidisturbios de la Policía Armada, así como

de furgones con caballos de las mismas fuerzas. Según parece, sobre las once y media de la noche

salieron los últimos presos no amotinados con destino, principalmente, a Santoña y Guadalajara.

Se desconoce la extensión del presunto nuevo plazo dado a los amontonados para que desistan de su

actitud, pero, al parecer, las reservas de alimento se han agotado y también las de agua, aunque, según

comentarios de los familiares de los presos, han conseguido un abastecimiento de agua con la rotura de

una de las tuberías de la prisión, hecho que, hasta el momento, no ha podido ser confirmado.

En cuanto al recluso Pedro Caral, que fue ingresado en la residencia 1.° de Octubre, según ha podido

saber INFORMACIONES, se encuentra en estado grave, aunque se confía en su recuperación. Asimismo,

continúan las especulaciones sobre los heridos que permanecen en las azoteas de la prisión y que en su

mayoría lo son por haberse producido incisiones en las venas.

Los amotinados, a través de gritos, y en el transcurso de las entrevistas mantenidas con los abogados, han

señalado que no piensan bajar de las terrazas hasta que sean aceptadas sus reivindicaciones.

MANIFESTACIONES DE APOYO

A partir de las nueve de la noche de ayer fueron concentrándose en los alrededores de la prisión de

Carabanchel y en las calles adyacentes numerosas personas, en su mayoría jóvenes, que profirieron gritos

de apoyo a los presos amotinados e insultos contra las fuerzas de orden público. Un grupo de varios

centenares de manifestantes se concentraron junto a la prisión y fueron dispersados por las fuerzas

antidisturbios de la Policía, haciendo uso de bombas de humo y, en ocasiones, de fuego de ametralladora.

Los momentos de mayor tensión se produjeron sobre las diez y media de la noche en las cercanías de la

estación del Metro de Aluche, donde los manifestantes increparon a las fuerzas del orden con botellas,

palos y tiradores, actuando la Policía con gran dureza.

Entre los manifestantes se encontraban numerosos familiares de los amotinados que, insistentemente,

proferían gritos de crítica a la actuación policial y de petición de "amnistía y libertad".

Más tarde, otro grupo de manifestantes prendió fuego en las cercanías de la prisión en dos puntos

distintos, uno muy cercano a una central eléctrica y otro junto al pinar que se encuentra frente a la fachada

principal de la prisión. La dificultad de acceso para los automóviles de bomberos, al haber sido cortado el

tráfico rodado en los alrededores de la prisión, hizo que el fuego llegase a alcanzar granes

proporciones, poniendo en peligro algunas viviendas cercanas.

A lo largo de toda la noche se sucedieron las carreras y cargas de la Policía, hasta que, sobre las once y

media de la noche, pudo restablecerse la calma.

CONTINÚAN LOS MOTINES EN DISTINTAS CÁRCELES DEL PAÍS

Numerosos centros penitenciarios han entrado en conflictividad a raíz del amotinamiento de sus reclusos

en apoyo de sus compañeros de la cárcel de Carabanchel.

Las prisiones de Murcia, Burgos, Badajoz, Las Palmas, Valencia, Barcelona, Santa Cruz de Tenerife,

Granada, Puerto de Santamaría, Sevilla, Zaragoza y la femenina de Yeserías, de Madrid, se encuentran

reforzadas de vigilancia a raíz del amotinamiento de sus reclusos en defensa de la amnistía general.

Aunque en algunos de los centros, al parecer, se ha restablecido la calma tras la intervención de las

autoridades penitenciarias, cue han llegado a un acuerdo con los respectivos reclusos, continúan en otras

las negociaciones, sin que, hasta el momento, hayan llegado a buen término.

Entre otras, parece ser que se ha restablecido la normalidad en las cárceles de Sevilla, Puerto de

Santamaría y Barcelona, mientras continúan los conflictos en otras.

A últimas horas de la tarde de ayer continuaban amotinados un número aproximado de 130 reclusos de la

prisión de Burgos. En Murcia, el número de reclusos que ocupan las azoteas de la prisión se estima en 50,

y 270 en Las Palmas, donde los amotinados reclaman la presencia de los medios informativos y profieren

gritos de critica contra la discriminación que se ha efectuado con los presos canarios.

Sobre las doce de la mañana de ayer finalizó el motín de cerca de ochenta presos comunes que hablan

exteriorizado su protesta subiéndose al tejado de uno de los pabellones de la prisión de Valladolid. Los

presos tomaron esta postura el pasado martes.

El hecho de que los presos accediesen a deponer su postura parece estar relacionado con un acuerdo con

la dirección de la cárcel, aunque se desconoce su alcance. Otro de los motivos podría haber sido la falta

de víveres y agua, aparte del fuerte sol que tuvieron que soportar durante su estancia en el tejado.

En Almería, medio estrenar de reclusos comunes permanecieron durante dos horas en la terraza de la

prisión provincial solicitando amnistía. Poco después de las diez se reintegraron pacíficamente a sus

celdas, tras negociar con las autoridades de la prisión.

Los reclusos de la prisión de Badajoz también se han amotinado, y una treintena de ellos, tras escalar las

paredes de una galería, ocuparon el tejado de un lateral del edificio desde las nueve de la noche del martes

y continuaron en la misma situación en el día de ayer, tras haber pasado toda la noche en ese lugar

lanzando gritos de "amnistía y libertad".

En Burgos, poco después de las nueve de la mañana de ayer, unos setenta reclusos del centro de

cumplimiento penitenciario, armados de palos y cuchillos, ocuparon el tejado del establecimiento.

En Las Palmas, 270 presos, de un total de 400, se amotinaron a primeras horas de la mañana de ayer en

los tejados de la prisión provincial.

En todos los casos la vigilancia de los centros fus reforzada, pero limitándose la fuerza pública a la

custodia de los edificios y alrededores. La tónica de todos los conflictos continúa siendo, no obstante la de

una voluntad negociadora y la a absoluta, reserva oir parte de las fuerzas del orden, que, en ninguna

ocasión, han intentado desalojar por la fuerza a los reclusos.

 

< Volver