Rotas las negociaciones entre los abogados mediadores y los presos     
 
 Informaciones.    21/07/1977.  Páginas: 2. Párrafos: 8. 

21 de julio de 1977

INFORMACIONES

Rotas las negociaciones entre los abogados mediadores y los presos

MADRID, 21 (INFORMACIONES).

AL mediodía de ayer quedaron definitivamente rotas las negociaciones que cuatro abogados madrileños

llevaban a cabo como mediadores entre las autoridades de la prisión y los ochocientos presos que

permanecen amotinados en la cárcel de Caramanchel, según manifestaron ayer los abogados don Manuel

Hernández Rodero, don Luis Figueroa Cuenca, doña Pilar Fernández García y doña Ana Isabel Silva

durante una rueda de Prensa.

En el transcurso de la misma, los abogados relataron con todo detenimiento las gestiones realizadas, así

como algunos pormenores de las mismas y los motivos por los que han quedado, al menos en lo que a sai

intervención se refiere, definitivamente rotas.

Los primeros contactos de estos abogados con los presos se realizaron en la tarde del martes día 19, tras

presentarse como posibles mediadores a las autoridades que se encontraban en la prisión en aquellos

momentos. Según han manifestado, pretendían ser «correas de transmisión entre ambas partes».

AUXILIOS MÉDICOS

Tras solicitar a las autoridades lo requerido por los amotinados, el equipo médico de la prisión se negó en

principio a ascender al lugar donde se encontraban los heridos, pero ante la posibilidad de que fueran

avisados otros doctores, accedieron, siendo acompañados por los dos abogados, quienes, al parecer,

facilitaron el acceso de los mismos y acercaron lo más posible a los heridos, de los que «uno presentaba

un impacto de una pelota de goma en el costado y tenía tres costillas rotas».

Al parecer, numerosos amotinados presentan heridas de incisiones en las venas, y durante la visita de los

abogados requirieron la presencia de su compañero de la COPEL Daniel Pons, que fue, junto con otros

cuatro presos, el que ocupó la rotonda de la prisión el pasado día 18 y que posteriormente daría lugar al

motín masivo de los reclusos de Carabanchel.

Las negociaciones entre los abogados y las autoridades, entre las que se encontraban el gobernador civil,

los directores generales de Seguridad y de Instituciones Penitenciarias, el comisario de El Carmen y

mandos de la Policía Armada, se concluyó con la concesión de una prórroga, que finalizó ayer a las doce

de la mañana, sin la actuación de las fuerzas del orden.

PETICIONES DE LOS PRESOS

Los temas bases de las negociaciones versaban sobre tres puntos concretos: la seguridad física de los

presos, en caso de desistir de su actitud; una relación de los trasladados y sus lugares de destino, y por

último, la inexistencia de sanciones al finalizar el conflicto.

Una vez conseguida la tregua basta el día siguiente, las negociaciones se rompieron tras la negativa por

parte de las autoridades de la prisión a que los abogados volvieran a penetrar en el recinto y entablar

nuevos contactos con una representación de los presos, que, por su parte, mencionaban a gritos a sus

familiares, estacionados a las afueras de la prisión, que todo se iba a arreglar y que estaban esperando la

llegada de los abogados.

En el transcurso de la rueda de Prensa, los abogados recalcaron la voluntad negociadora de las fuerzas del

orden y, por el contrario, las dificultades que pusieron a su gestión los funcionarios de prisiones.

Según los letrados, la solución al conflicto pasó a manos del Ministerio del Interior, tras haberse roto

definitivamente los contactos negociadores.

En otro momento de la rueda de Prensa fue entregado a los periodistas un manuscrito que fue lanzado

desde una de las terrazas el mismo día que comenzara el conflicto. Su autor es Daniel Pons.

 

< Volver